El Congreso norteamericano quiere que el contenido de los cigarrillos sea controlado

Ahora depende de la decisión del Senado
La agencia estadounidense del medicamento (la conocida FDA) ha logrado -por 326 votos a favor y 102 en contra- que el Congreso estadounidense la faculte legalmente para controlar el contenido de los cigarrillos y, entre otras cosas, se puedan endurecer aún más las advertencias sobre sus peligros y se controle la publicidad prohibiendo las campañas dirigidas a los jóvenes. Una iniciativa que se tomó tras la reclamación efectuada en ese sentido desde The New England Journal of Medicine. Si la ley se aprueba finalmente las compañías tabaqueras se verán obligadas a revelar de forma detallada todos los ingredientes que añaden al tabaco, hoy secretos. El Gobierno de George Bush ya ha anunciado que intentaráimpedirlo con la estúpida alegación de que la FDA ya tiene bastante con regular las terapias y los medicamentos.