Schering-Plough admite que mintió al Gobierno norteamericano

Se ha declarado culpable del delito de conspiración

La multinacional farmacéutica Schering-Plough se ha declarado culpable del delito de conspiración al mentir al Gobierno norteamericano para intentar que se cerrara la investigación que se estaba realizando sobre sus prácticas delictivas. Y ha llegado al acuerdo de pagar 340 millones de euros para ello.
La empresa estaba acusada de sobornar a muchos médicos para que prescribieran sus fármacos, algunos para usos que ni siquiera estaban aprobados por la FDA. Entre los medicamentos por los que pagaba están Temodar –uno de esos fármacos para tratar el cáncer que no curan nada- y el Intron A –que dicen sirve en casos de hepatitis-. Se sabe que daba 500 dólares a cada médico que conseguía que un paciente se pusiera a tratamiento con ellos. También estaba acusada de fraude al sistema de salud público estadounidense por los precios de los productos Claritin RediTabs -para la alergia- y K-Dur –para el estómago.
En suma, una vez más se demuestra que las grandes multinacionales farmacéuticas resuelven sus delitos con dinero. Ningún responsable es procesado. Aunque tales delitos hayan podido causar daños graves o incluso la muerte de muchas personas.