El gobierno norteamericano acusa a las tabacaleras de mentir durante 50 años sobre los efectos negativos del tabaco

Las reclama 280.000 millones de dólares por los daños y perjuicios causados

El gobierno norteamericano acusó formalmente el pasado mes de septiembre a las principales tabacaleras estadounidenses de mentir durante 50 años a la opinión pública sobre los efectos del tabaco en la salud y las reclama 280.000 millones de dólares por los daños y perjuicios causados. Entre las empresas acusadas están Philip Morris USA; RJ Reynolds, Liggett; Lorillard Tobacco y Brown and Williamson. Si los jueces fallasen a favor del gobierno supondría la bancarrota de las tabacaleras denunciadas. Según los abogados del Gobierno fue en una reunión que mantuvieron los ejecutivos de la industria del tabaco en el hotel Plaza de Nueva York en 1953 cuando se adoptaron las estrategias para promover el consumo de los cigarrillos sin decir la verdad sobre sus efectos nocivos en la salud. La decisión la tomará la juez federal Gladys Kessler una vez se celebren las audiencias previas (se prevé que duren más de seis meses). Este caso se inició en 1999 durante el Gobierno de Bill Clinton y se abrió basándose en una ley especial promulgada en su día para combatir a los grupos mafiosos.