Muchos cánceres los causa una alimentación incorrecta

 

Dos nuevos estudios vuelven a confirmar la estrecha relación que existe entre la alimentación y los cánceres de colon y próstata. De ahí que los científicos insistan en la necesidad de comer equilibradamente evitando el exceso de calorías, las carnes rojas y los alimentos refinados.
Uno de los estudios demuestra que las mujeres con alto consumo de grasas, pan blanco, postres y azúcares son más propensas a padecer cáncer de colon que las que se abstienen de ello e ingieren habitualmente frutas, verduras, pescado y cereales integrales.
El segundo que los hombres que consumen más de 2.600 calorías diarias -independientemente de su procedencia (grasas, proteínas o carbohidratos)- tienen hasta cuatro veces más probabilidad de desarrollar cáncer de próstata.
Bienvenidos estos estudios. Hace unos cuantos años los expertos negaban la relación entre cáncer y alimentación en las mismas revistas científicas que ahora lo reconocen. Recomendamos al lector interesado en este asunto que lea el libro de nuestro director “La Dieta Definitiva” ya que no es sólo una obra didáctica fácil de leer y entender que ayuda a adelgazar a todo el mundo –sin excepción- sino probablemente el tratado de Nutrición de carácter divulgativo más completo que pueda encontrar.