Nuevo dispositivo para detectar bacterias

Aunque a los médicos no se les ha explicado existen desde hace años bases de datos con las frecuencias a las que vibran los distintos microbios patógenos –parásitos, virus, bacterias y hongos- y aparatos que no solo las captan identificando así cuál infecta a un ser humano –o a un animal- sino que pueden destruirse emitiendo con ellos las contra-frecuencias adecuadas. Lo hemos explicado ampliamente en la revista como el lector puede comprobar leyendo en nuestra web –www.dsalud.com– los reportajes que hemos dedicado a varios de ellos: el MORA, el Quantum-SCIO, el Quantec, el Oberon, el Sistema NutriEnergetics (NES)… Bueno, pues ahora Nature Nanotechnology se hace eco de la invención de un aparato del tamaño de una caja de cerillas desarrollado por Giovanni Dietler, Sandor Kasas y Giovanni Longo –equipo de físicos de la École Polytechnique Fédérale de Lausanne (Suiza)- que permite detectar en un par de minutos si un antibiótico funciona porque detecta usando un láser si las bacterias con él atacadas mueren o no. Es decir, si la frecuencia no se capta es que han muerto. Solo que para lograr eso hace falta al parecer extraer una muestra que analizar in vitro. Un sinsentido ya que aunque se asume que los microbios tienen su propia vibración y pueden así detectarse –y eso sí es un gran avance para las aún cerradas mentes de muchos médicos- el aparato se da a conocer porque solo pretende saberse con él si el antibiótico funciona; es decir, se sigue considerando necesario. Cuando la verdad es que no se necesita porque como ya hemos dicho basta emitir contra-frecuencias para eliminarlos. Es más, en su día ya explicamos que la doctora Hulda R. Clark descubrió que emitiendo en el organismo una corriente eléctrica de 9 voltios a una frecuencia de 32.000 Hz se elimina cualquier tipo de patógeno y eso es lo que hace el dispositivo que desarrolló y se conoce como Varizapper.