Para mejorar la memoria nada como una siesta

Según científicos israelíes

¿Quiere mejorar su memoria a largo plazo? Pues nada mejor que echarse una siesta de ¡hora y media! después de comer. Y no crea que quienes tal cosa afirman son españoles o iberoamericanos: ¡son israelíes! Concretamente científicos del Centro para la Investigación del Cerebro y el Comportamiento de la Universidad de Haifa que en colaboración con el Laboratorio del Sueño del Centro Médico Sheba de Tel Aviv e investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Montreal (Canadá) han efectuado un trabajo que acaba de aparecer en Nature Neuroscience.
Para llegar a esa conclusión los investigadores trabajaron con dos grupos que debían realizar determinados ejercicios a uno de los cuales se les permitió dormir una hora tras enseñarles lo que debían hacer al despertar mientras el otro permanecía despierto. Pues bien, los miembros del grupo que se echó la siesta mostraron mejores aptitudes. En cambio, cuando los ejercicios se hacían tras dormir ambos grupos toda la noche las diferencias eran inexistentes. Un segundo experimento revelaría que la consolidación de la memoria se acelera además con el sueño.  Los investigadores no saben por qué eso es así. Se han limitado a constatar que sucede.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte entendemos que una breve siesta o cabezadita en un lugar confortable después de almorzar –entre veinte y treinta minutos- es sin duda una buena medida pero hacerlo más tiempo no es tan positivo. Y es que de siestas los españoles sabemos algo más que otros pueblos.