UN CIENTÍFICO ESCOCÉS ASEGURA QUE EL VERDADERO DESCUBRIDOR DE LA ASPIRINA FUE UN JUDÍO 

 

El Dr. Walter Sneader, científico escocés de la Universidad de Strathclyde, experto en historia de descubrimientos de fármacos, aseguró en la conferencia anual que celebró recientemente en Edimburgo la Real Sociedad Británica de Química que el verdadero descubridor de la famosa aspirina no fue Félix Hoffman sino su supervisor en la misma compañía Bayer, un científico judío llamado Arthur Eichengrun.
Al parecer Eichengrun estuvo amenazado por los nazis y pasó más de 14 meses en un campo de concentración, muriendo un mes después de que pudiera reclamar su invento, en 1949.
Según la nueva visión de la historia de la aspirina, Felix Hoffmann sintetizó aspirina pura o ácido acetilsalicílico en 1897 pero fue bajo la supervisión de Eichengrun. Hoffmann reclamó el descubrimiento en 1934 cuando los nazis controlaban Alemania y Eichengrun corría el peligro de perder su propia compañía.
A partir del análisis de las notas de laboratorio de Hoffmann, el Dr. Sneader ha comprobado que el químico había adaptado métodos que previamente había desarrollado el Dr. Eichengrun para hacer otro fármaco derivado de la aspirina más agradable al paladar. Además, según el Dr. Sneader, Eichengrun fue el padre de otros descubrimientos químicos, lo que le da aún más credibilidad.