Un grupo de científicos investiga qué hay tras la muerte 

Qué hay después de la muerte es una pregunta que al menos una vez en la vida nos hacemos todos. Especialmente desde que algunas personas a las que se declaró clínicamente muertas “volvieron” asegurando que recordaban lo experimentado.
Bien, pues eso es precisamente lo que un grupo de expertos en Neurología del Hospital General de Southampton (Inglaterra) ha estado investigando con el fin de intentar encontrar alguna explicación a las vivencias narradas. Y afirman haber encontrado pruebas que sugieren que existe cierto grado de consciencia después de que el cerebro haya dejado de funcionar.
Durante su estudio, los neurólogos entrevistaron a 63 pacientes que habían sobrevivido a infartos. De ellos, 56 no habían pasado por un periodo de inconsciencia sino que, efectivamente, se les había diagnosticado muerte clínica.
Sin embargo, siete de estos últimos afirman tener memoria de lo que ocurrió, y cuatro de ellos contaron a los científicos sus experiencias. Todos coincidieron en sentimientos de paz y gozo, que el tiempo pasaba rápido, una sensación de pesadez y abandono del cuerpo. También aseguraron haber visto una luz brillante que llevaba a la entrada de “otro mundo”, como también haberse encontrado con un ser místico que les llevaba al “punto del que no hay retorno”.
Lo extraño de estos casos para la mentalidad científica, es que ninguno de estos pacientes habían recibido niveles de oxígeno bajos, según se cree, circunstancia responsable de algunas de las llamadas experiencias “cercanas a la muerte”. Para el equipo británico, pudiera ser que la mente o la consciencia fuera independiente del cerebro, aunque evidentemente, sobre estas cuestiones sólo caben especulaciones.