Eficaz terapia con ácido ribonucleico (ARN) en enfermedades reumáticas y degenerativas

A mediados del pasado siglo el profesor alemán H. Dyckerhoff diseñó una terapia que permite aprovechar el Ácido Ribonucleico (ARN) de órganos específicos de ganado junto con ácido ribonucleico de levadura para tratar enfermedades degenerativas como las osteoarticulares. Demostrando que usado exógenamente –incluso en órganos específicos- permite reactivar así como normalizar el sistema de regeneración celular. Pues bien, el Dr. George Stommel estuvo recientemente en Madrid explicando sus posibilidades en enfermedades crónicas y degenerativas y nos lo ha explicado. Hablamos de una terapia que tiene tras de sí cuatro décadas de investigación y está autorizada hace tiempo en Alemania.

Cada vez mayor número de personas padece problemas osteoarticulares, especialmente entre las mujeres que superan los 50 años. Al punto de que se estima que en el 2015 constituyan la mayor fuente de gastos del sistema sanitario superando a las enfermedades cardiovasculares y al cáncer. Claro que los tratamientos médicos tienen como simple objetivo ayudar a aguantar el dolor de las articulaciones afectadas mediante analgésicos y antiinflamatorios -cuyos serios efectos secundarios son bien conocidos- que se complementan con ejercicios, fisioterapia y rehabilitación así como con el uso de bastones, férulas y prótesis que se implantan quirúrgicamente. Siendo todo ello enormemente costoso… y muy lucrativo para algunos.

Cuando lo inteligente pasa por plantearse qué está provocando la degeneración del cartílago y el hueso para evitarlo y hoy todo indica que la causa puede estar en un déficit nutricional, una infección microbiana, una acidificación del organismo, un exceso de ácido úrico y amoniaco o la ingesta de alimentos que producen intolerancia y acidificación como laleche y sus derivados, las carnes rojas, las grasas saturadas animales –y eso incluye los embutidos-, los huevos, el azúcar y los hidratos de carbono refinados,el alcohol, el café y el tabaco. Por tanto lo primero que procede es desintoxicar el organismo, seguir una dieta adecuada, someterse a un tratamiento ortomolecular y reequilibrar energéticamente el organismo.

Y luego, si ello no funciona, plantearse la posibilidad de someterse a una terapia con Ácido Ribonucleico (ARN), prácticamente desconocida en nuestro país a pesar de que productos elaborados con él cuentan con más de 40 años de experiencia clínica y están plenamente autorizados en un país tan meticuloso en sus controles sanitarios como Alemania. Pues bien, hace unas semanas se celebró en el Colegio de Médicos de Madridel X Encuentro Internacional en Técnicas Antienvejecimientoy en él estuvo el doctor Georg Stommel, director médico de Dyckerhoff Pharma, presentando unos tratamientos con ácidos ribonucleicos activos que según afirma permiten tratar todas las enfermedades crónicas y degenerativas. Bautizado como Regeneresen se trata de un método que desarrolló el profesor H. Dyckerhoff hace ya más de 40 años.

Los ARN pueden ayudar mucho –nos explicaría el Dr. Stommel- en un campo bastante amplio de enfermedades degenerativas que incluye artrosis, artritis e inflamaciones severas. Depende del estado de la patología y de la edad del enfermo pero mejora siempre la calidad de vida y su objetivo es regenerar o recuperar los cartílagos y el tejido conectivo. El reumatismo es una enfermedad sistémica y por tanto podemos tratar todo el sistema que está afectado con los Regeneresen, no solamente un órgano o un cartílago”.

EL ARN, MENSAJERO DEL ADN 

El Ácido Ribonucleico (ARN o RNA según su nombre en inglés) es un ácido nucleico formado por una macromoléculas llamadas nucleótidos que está presente tanto en las células simples o eucariotas como en las células más complejas o procariotas. Y es la molécula que dirige las etapas intermedias de la síntesis de proteínas. Aunque el ADN celular contiene la información necesita del ARN para transferirla y sea posible sintetizar las proteínas que precisa toda célula para desarrollarse y cumplir sus funciones.

En los procesos degenerativos –nos explicaría Stommel- existe siempre un trastorno del ARN mensajero encargado de la síntesis de proteínas en el interior de las células. El ARN es la sustancia más importante en la cadena de síntesis. Hoy sabemos que en todos los pasos necesarios para que se produzca la síntesis de proteínas el inductor es el RNA, que es capaz de modular el metabolismo de una parte dañada completamente”.

En el libro Loss and Restoration of Regenerative capacity in tissues and organs of animals de L. V. Polezhaev preparado bajo la supervisión de los Institutos Nacionales de la Salud estadounidenses y publicado por The National Library of Medicine podemos leer: “En los últimos años han aparecido datos que muestran que a fin de restaurar un número de funciones perdidas en los seres humanos como consecuencia de la atrofia o degeneración de los tejidos de ciertos órganos pueden utilizarse con éxito preparados de ARN de órganos específicos (Dyckerhoff y Gauss 1965). Preparados que no tienen propiedades antigénicas y no son tóxicos (Goossens y Gastrap, 1960). Su administración a personas sordas permite la restauración completa de la audición mientras la administración de un complejo de ARN a las personas de edad ayuda a aumentar su contenido de hemoglobina en un 17% contribuyendo a su rejuvenecimiento”.

Y añade el texto: “Una breve revisión y comparación entre nuestros datos y los de la literatura llevan a las siguientes conclusiones:

1) Es posible restaurar la alteración o pérdida de las funciones del cuerpo animal y humano -sin pérdida de los órganos respectivos- cambiando el estado de los tejidos y células en esos órganos o en otros componentes y sistemas del organismo asociados a ellos.

2) Esta restauración se puede lograr por medios a través de los cuales se puede restaurar la capacidad perdida de regeneración de órganos y tejidos, es decir, medios que mejoren la destrucción y la desdiferenciación de los tejidos.

El método aplicado para la restauración de la capacidad de regeneración de órganos en los animales es aplicable a un grupo muy amplio de casos de pérdida y restauración de funciones cuando no hay pérdida de los respectivos órganos y tejidos”.

Cabe agregar que de los resultados obtenidos hasta ahora en el campo de la experimentación con ARN por distintos grupos de investigadores –como Grabowska, Kanehisa, Dobrzelewski, Kell oKalb con sus respectivos colaboradores- parecen desprenderse tres conclusiones sobre la terapia:

1) El ARN total, al igual que las fracciones de diferente longitud de cadena, es capaz de propagar la síntesis de proteína cuando se añade externamente.

2) La adición de ARN exógeno es efectiva en organismos vivos lo cual demuestra que el ARN externo es capaz de penetrar células intactas.

3) El grado de efectividad del ARN exógeno está en gran parte determinado por su especificidad. Docenas de experimentos han demostrado que la mayoría de los efectos del ARN son órgano-específicos.

El efecto del ARN es órgano-específico –señala Stommel-. Siempre se utiliza ARN de órganos equivalentes: vértebra, disco, cartílago, sinovia, timo, etc. Si por ejemplo la síntesis en el hígado está afectada, y se le aporta al organismo ARN de hígado el efecto es mucho mayor que si el ARN que se le aplica al paciente es de otro órgano. Hay que tener en cuenta que la función de las proteínas es la misma en el órgano con independencia de su origen, hígado-hígado, riñón-riñón. La diferencia del ARN en nuestro cuerpo, por ejemplo entre corazón e hígado o entre hígado e intestino grueso es más grande que la diferencia entre el ARN humano y el del órgano correspondiente bovino. Ahí está la clave de de la superespecificidad. Si una enzima tiene la orden de producir colágeno tiene que tener la fórmula exacta y ésta se la proporciona el ARN”. Dicho en términos más coloquiales lo que el ARN órgano-específico aporta a la célula o tejido dañado es el “cuaderno de instrucciones” de un adecuado funcionamiento del órgano que la edad o un daño determinado le han hecho perder.

La acción del Regeneresen en las diferentes etapas del metabolismo celular como un todo –añadiría Stommel- resulta en una mayor estimulación de la actividad de una célula patológicamente deprimida y en apoyo a la regeneración de los tejidos afectados. Contamos con 50 años de experiencia, miles y miles de casos clínicos que tenemos grabados y miles de médicos que llevan utilizando estos productos en todo el mundo”.

MEDICAMENTO APROBADO EN ALEMANIA

Debemos añadir que la materia prima utilizada para la obtención del ARN son células bovinas procedentes de animales recién nacidos y criados en Nueva Zelanda que viven en un entorno de agricultura ecológica extensiva en estado semisalvaje y gozan del certificado que acredita que no padecen encefalopatía espongiforme bovina. En cuanto al proceso de separación y sacrificio está supervisado por veterinarios especializados. Una vez sacrificado el animal se separa el material orgánico que interesa congelándose con nieve carbónica. Cuando el transporte llega desde Nueva Zelanda hasta el laboratorio de Alemania todo está ya preparado para que a su recepción el ciclo de congelación no se interrumpa. A continuación se eleva la temperatura hasta los 20 grados bajo cero y a partir de ahí el material comienza a ser elaborado. Se inicia el proceso de extracción y purificación del ARN. El proceso de extracción, que dura dos semanas, es manual y concluye con la obtención de una sal seca que se coloca en una solución en ampollas, se esteriliza y queda listo para inyectar. En Alemania tiene pues la consideración de medicamento.

Es un medicamento –remarca Stommel-. Bueno, 52 diferentes productos registrados como medicamentos que han pasado las fases de investigación correspondientes hasta su aprobación. Cada producción, además, antes de llegar al mercado ha pasado por los correspondientes controles de las autoridades sanitarias alemanas. Y es un medicamento aunque no esté subvencionado en la actualidad por la sanidad pública. En Alemania tenemos seguros sanitarios privados que hasta el 2004 incluyeron los tratamientos con ARN de Regeneresen.Y también se cubrían casos particulares en los que el médico atestiguaba que el tratamiento era necesario para el paciente pero en el 2004 el Gobierno alemán decidió que todos los medicamentos no registrados en la lista oficial tampoco podían ser cubiertos por los seguros privados. Actualmente el médico tiene una lista de 500 o 600 medicamentos que puede recetar pero todo producto que no esté incluido en la lista carece de subvención. La decisión de cuál está y cuál no depende de un grupo de médicos que una vez al año decide los productos van a ser subvencionados. El problema es que son médicos convencionales que no tienen ni idea de lo que es la medicina biológica y ni siquiera se toman el trabajo de buscar información sobre ella. Creo por tanto que la decisión fue producto de la presión de la industria farmacéutica”.

La terapia de ARN se aplica mediante inyección intramuscular. Y puede aplicarse por vía sistémica un sólo producto derivado de un solo órgano y para un solo órgano o compuestos especiales. En el caso de las artrosis periféricas, degeneración vertebral y osteoporosis, por ejemplo, se recomienda el Osteochondrin S que contiene ácidos ribonucleicos de cartílago intervertebral, cartílago, líquido sinovial y placenta junto a ácido ribonucleico de levadura. Precisamente en la IX Conferencia Internacionalde Inflamofarmacología celebrada en el Queens College de Cambridge en el 2008 se presentaron dos de los últimos estudios sobre el producto. Uno de ellos demostraba su eficacia en el alivio del dolor y la funcionalidad en la osteoartritis de rodilla; y el segundo confirmaba su capacidad para inhibir la degradación del hueso y el cartílago inducida por las citoquinas. “El ácido ribonucleico delOsteochondrin –señala este segundo estudio- tiene efectos protectores contra la destrucción del cartílago provocada por dos citoquinas proinflamatorias predominantes que son responsables de la destrucción de la articulación en osteoartritis. Esto sugiere que Osteochondrin puede proteger contra el daño articular en la osteoartritis”.

EXPERIENCIA ESPAÑOLA 

Su experiencia en Alemania donde obtuvo el título de Heilpraktiker-titulación oficial en ese país de los profesionales de la salud natural y a donde acude a menudo en busca de nuevos conocimientos- hacen de Julio Alonso -director del Centro de Terapias Naturales Itaka de Madrid y miembro del Consejo Asesor de Discovery DSALUD- uno de los mayores conocedores de esta terapia en nuestro país. Y obviamente aprovechamos preguntarle por ella.

-¿Cuál es su experiencia con ARN?

Durante diez años utilicé el ARN sólo para tratar problemas en el aparato locomotor. Y obtuve muy buenos resultados en las patologías articulares al combinar la terapia con los demás métodos de la medicina biológica: masajes, Nutrición, Acupuntura, Neuralterapia… Porque todas las enfermedades reumáticas pueden ser tratadas con ARN salvo la artritis úrica y la gota. En las afecciones articulares está especialmente indicado el Osteochondrin S, una combinación de ARNs –ARN de discos intervertebrales fetales, sinovia, cartílago, placenta y levadura- aunque en casos extremos no es suficiente. Cuando el dolor es intenso hay que completar el tratamiento con ARN de vértebra más ARN de médula espinal para el nervio.

Ahora bien, desde hace dos años, tras ampliar mi formación con unos seminarios celebrados en Alemania, trato también otro tipo de patologías -como las neurológicas- con muy buenos resultados. He tratado asimismo varios brotes de esclerosis múltiple muy serios con respuestas óptimas. La fibromialgia y la fatiga crónica también responden rápidamente. Y en las enfermedades degenerativas nerviosas se obtiene un resultado notable. Permite además ayudar a la prevención de la demencia senil, del alzheimer. Su utilidad alcanza igualmente a la pérdida de memoria y a la sordera. Hay un preparado especial de ARN, el AU4 (ARN de tracto auditivo, nervio auditivo, centro auditivo, oído interno y levadura) que es específico para todos los daños en el oído. Y una manera inespecífica de aplicar los ARN es poner la combinación RN 13 (ARN de paredes arteriales, corteza cerebral, corazón hipófisis, hipotálamo, hígado, bazo, corteza adrenal, riñón, ovario, placenta, tálamo y levadura) que se le puede poner a todo el mundo. Una o dos cajas -tres ampollas a la semana- y cualquier persona pasa a sentirse mejor, revitalizado y literalmente rejuvenecido.

-Llama la atención la especificidad del tratamiento: ARN de vértebra para vértebra, de disco vertebral para disco vertebral, de sinovia para sinovia…

-La especificidad de órgano es anterior a la especificidad de especie. El hígado igual a hígado, sea de humano o sea de cerdo, es anterior a la diferenciación hombre-cerdo u hombre-vaca, anterior en la formación de la ontogenia. De todas maneras en el caso del ARN ni siquiera hay ese problema porque está completamente purificado.

-¿Cuál es su estrategia a la hora de aplicar a un paciente la terapia?

-Yo mando primero aminoácidos libres, una fórmula de aminoácidos orales -de 90 a 98% anabólicos- para estar seguro de que no hay ninguna carencia de proteínas y aminoácidos. Si faltan proteínas se corre el riesgo de que el cuerpo se “coma” el RNA como si fuera el de un filete de ternera lo que neutralizaría el efecto deseado con el ARN órgano-específico. La gente que normalmente come carne no tiene tanto ese problema pero sí las personas vegetarianas con una dieta muy justa en ARN o las personas mayores que ya no sintetizan bien las proteínas. Y no podemos recomendarles alegremente el consumo de proteínas animales porque éstos están muy contaminados por las hormonas, por los antibióticos o porque simplemente a veces el organismo las asimila mal. Además no son solamente anabólicas sino que contienen una gran cantidad de residuos que tienen que ser eliminados por vía renal y detoxificados por vía hepática. Las proteínas de tipo anabólico sintetizadas químicamente en este momento no cargan el hígado, no suponen una tarea extra para el riñón y cubren todas las necesidades.
Después creo necesario suplementar la dieta con alimentos ricos en ARN porque eso permite ahorrar inyecciones. El alimento número uno más importante y que en sí mismo se puede decir que es un rejuvenecedor por el ARN que contiene -más vitaminas, más aminoácidos, más fitohormonas…- es el polen de abejas. Pero sólo se debería consumir polen avalado por el sello de una autoridad europea que nos indique que las abejas fueron tratadas de forma biológica. Si se cumple ese requisito el polen puede ser el alimento número uno para aportar ácidos nucleicos de buena calidad que tienen un efecto revitalizador y rejuvenecedor. Si alguien se quiere hacer una cura de ARN inespecífico basta con tomar una cucharilla de polen dos veces al día durante mes o mes y medio, tratamiento completamente contraindicado para las personas con alergia a los derivados de las abejas y para las personas muy alérgicas al polen.

En general la dieta vegetariana tiene muchos alimentos ricos en ácidos nucleicos. Los huevos ecológicos son también muy ricos en ellos porque tienen todo; son rejuvenecedores y revitalizadores porque tienen toda la gama de ácidos nucleicos. Y la carne de ternera ecológica. Pero para el consumo de estos productos hay que considerar previamente el estado de salud general del paciente.

-¿Qué otros productos ayudan a mejorar la absorción de ARN?

Es muy importante que a la vez que se pone el ARN la dieta sea rica en glutatión porque es una enzima fundamental en numerosos procesos. Hay pues que consumir alimentos ricos a la vez en ácidos nucleicos y glutatión. Como los espárragos, sean verdes o blancos. La famosa cura de espárragos para los reumáticos es realmente eficaz por esa razón. Recuérdese que el glutatión es uno de los más potentes antioxidantes que existen. Por último cabe señalar que el ARN, sea inyectable o se obtenga a través de los alimentos mencionados, se desaconseja si el ácido úrico está alto. Si el riñón no está sano hay que hacer una cura preparatoria. Por eso no se debe emprender la cura de ARN sin haber hecho antes dieta y haber limpiado el organismo con infusiones; en suma, sin acondicionar el organismo para que haya un máximo aprovechamiento.

-¿Y realmente mejora la calidad de vida de los pacientes con padecimientos osteoarticulares serios esta terapia casi desconocida en España?

-Rotundamente, sí. Mejora la calidad de vida de los pacientes que padecen enfermedades degenerativas. Y alivia el dolor. Ahora bien, debo decir que el ARN es un aspecto de la terapia muy importante pero no es la única forma de regenerar. En algunos casos puede resultar más práctico aplicar en lugar del ARN o en combinación con el ARN la terapia citoplasmática que nos permite inyectar directamente en el sitio del daño. Son componentes celulares, también originales de animales neonatos o fetales que contienen ARN pero también ADN, aminoácidos y enzimas. Estos preparados, que también se comercializan en Alemania, están muy purificados y pasan todo tipo de controles sanitarios. Combinando las dos terapias se obtienen resultados más rápidos. También hay algunas formas de inmunoterapia o microinmunoterapia biológica que pueden combinar bien con el ARN. Una es la Inmunoterapia Dosis Inductora IDI que son fragmentos propios del sistema inmune homeopatizados. Y la otra la Serofitoterapia de Thomas, los serocitoles, que son inmunoglobulinas organoespecíficas que tienen también efectos tróficos regeneradores. Se obtienen inyectando un órgano “x” a un caballo, el caballo hace anticuerpos y el laboratorio -que está en Suiza- extrae los anticuerpos del caballo y los dosifica en supositorios o en gotas. Excepcionalmente se pueden inyectar en puntos de acupuntura y supone otra combinación eficaz con el ARN. Se aplican estrictamente por vía intracutánea o subcutánea, nunca intramuscular; está radicalmente prohibido de forma intravenosa. Sólo en la piel o debajo de la piel y mediante una aplicación muy pequeña.

-¿Con la terapia de ARN se obtienen resultados rápidos?

-Dada la dificultad que los ARN tienen para llegar al cartílago -la parte más importante del proceso- la respuesta no es inmediata por lo que mientras es conveniente tratar el dolor y la inflamación usando la Terapia Neural, la Acupuntura, la Electroterapia u otras técnicas inocuas. Y después esperar a que actúe el ARN que tiene un efecto más lento pero mucho más duradero y profundo. Es importante saber que no existe riesgo de alergia ni de un proceso de rechazo sistémico. En 50 años de experiencia con el producto no se conoce ningún caso de shock anafiláctico a diferencia de otros productos que sí dejan cierto margen para las alergias.

-¿Tiene algún tipo de incompatibilidad con otros tratamientos?

En generalson compatibles con todos los métodos de tratamiento natural y cuando es imprescindible se combinan también con los fármacos químicos aunque las sulfamidas, antibióticos, corticoides, etc., le restan eficacia al tratamiento.
Es todo. Agradecimos a Julio Alonso su amabilidad y le dejamos que siguiera atendiendo a sus pacientes. Solo nos queda decir que el Ministerio de Sanidad español no tiene autorizada la comercialización de los productos Regeneresen elaborados con ARN pero de acuerdo con la reglamentación europea todo médico puede recomendar el producto a sus pacientes y sugerir a éstos que lo adquieran en Alemania.

Francisco San Martin

Este reportaje aparece en
124
Febrero 2010
Ver número