El coral marino, eficaz para reequilibrar el pH del organismo


La acidificación que cada vez más personas sufren a causa de una deficiente alimentación y de los tóxicos del entorno está provocando múltiples patologías. Un problema que el organismo intenta a menudo resolver utilizando para contrarrestarlo el calcio de los huesos lo que en buena parte explica que en España haya ya dos millones y medio de personas con osteoporosis. De ahí que se entienda oportuno ingerir calcio y se recomiende para ello el consumo de leche sin tener en cuenta que ésta acidifica el organismo. De hecho quienes consumen muchos lácteos suelen terminar teniendo osteoporosis, entre otras muchas patologías. Pues bien, un reciente estudio demuestra que el calcio de coral marino fósil puede ser la solución ya que su composición es idéntica a la del líquido extracelular y por tanto ayuda a regular el pH interno, nutrir y oxigenar las células y participar en la recuperación correcta de las funciones del cuerpo y la psique. Además de ser una excelente fuente de minerales.

Hace ahora dos años explicamos que la desinformación hace que cientos de millones de personas consuman a diario leche animal –sobre todo de vaca- y productos derivados –nata, mantequilla, natillas, queso, requesón, helados, batidos, tartas, pasteles y un largo etcétera- en el convencimiento no ya de que ello es bueno para la salud sino poco menos que imprescindible, especialmente por su aportación en calcio, mineral alcalinizante y vital para el mantenimiento de los huesos. Cuando hoy se sabe, por el contrario, que la leche animal es perjudicial, algo que explicó en estas mismas páginas hace casi seis años José Ramón Llorente, presidente de la Sociedad Españolade Nutrición Ortomolecular y miembro de nuestro Consejo Asesor, en un artículo que con el título¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano?publicamos en el nº 84 (puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com). Como igualmente lo explicamos en el video que hicimos sobre este tema y que ha sido visto ya por más de ¡150.000 personas! según datos de Youtube (dura 8 minutos y puede visualizarlo en www.dsalud.com/index.php?pagina=video_06). Lo malo es que ello llevó a muchas personas a sustituirla por otros tipos de “leche” y tuvimos luego que publicar otro artículo sobre los riesgos que igualmente representa el consumo de la llamada “leche de soja” que apareció en el nº 121 con el título La leche de soja y los productos elaborados con soja sin fermentar no son aconsejables.

Y es que si la leche animal fuera de hecho buena para mantener la salud, especialmente la de los huesos, ¿cómo se explica que sea en Estados Unidos, país en el que más leche y productos derivados se consume, donde hay más incidencia de osteoporosis? ¿Y cómo se explica que los niños que se acostumbraron a tomar varios vasos de leche al día terminen teniendo al crecer las arterias en peores condiciones que los que no lo hicieron? ¿Y por qué los chinos, que apenas consumen leche de vaca -ni sus derivados-, tienen los índices de osteoporosis más bajos del mundo?

En aquel artículo fuimos muy claros: todo indica queel consumo de leche –y sus derivados- no sólo no previene la osteoporosis sino que la provoca porque acidifica el organismo. Y cuando esa acidificación es grande éste termina recurriendo al calcio de los huesos para contrarrestarlo. Al igual que acidifican otros alimentos, muy especialmente la carne, los embutidos, la margarina, la mantequilla, el queso, los cereales refinados y la harina blanca -y por tanto el pan, los pasteles, las tartas, etc-, el azúcar –y todo producto azucarado-, el café, el alcohol, las gaseosas, refrescos y colas –especialmente las que llevan gas-, el vinagre, el chocolate o la mostaza así como todos los alimentos fritos y diversos medicamentos de uso común (como el omeprazol).

Además el consumo de leche –a cuya lactosa es intolerantepor cierto el 32% de la población- se ha asociado ya en numerosos trabajos de investigación al estreñimiento, las úlceras pépticas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, las fístulas y fisuras anales, la incontinencia urinaria, la migraña, las infecciones de oídos y garganta, la sinusitis, distintas reacciones alérgicas, la fatiga crónica, la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, los trastornos del sueño, el asma, el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, la diabetes tipo I, la enfermedad de Crohn, la acidosis láctica severa, el aumento del riesgo de preeclampsiaen mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños, las patologíascoronarias, la esclerosis múltiple, la infertilidad femenina,los linfomas y los cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos.

En cuanto al calcio debe saberse que juega un papel fundamental en prácticamente todas las funciones metabólicas. Desde permitir la contracción y relajación de la musculatura hasta la regulación del latir del corazón pasando por la transmisión de los impulsos nerviosos. El calcio interviene directamente en la nutrición celular, favorece la creación de nuevas células, participa en la síntesis de las proteínas y ayuda a controlar la presión arterial. Es además imprescindible para la salud de los huesos, dientes, músculos, el sistema nervioso, el endocrino, etc. Interviene asimismo en la replicación del ADN, tarea primordial de todas las reparaciones que se producen en el organismo y que sólo acaece en un substrato de calcio. Es más, investigaciones recientes apuntan que bajos niveles del mismo aceleran el proceso de envejecimiento ya que más calcio implica más oxígeno en el cuerpo. Y se sabe que su déficit puede dar lugar a osteomalacia, calambres musculares, raquitismo, hemorragias y alteraciones cardíacas además de a la osteoporosis.

Lo singular es que se trata del mineral más abundante en el organismo pero casi todo está depositado en huesos y dientes. Que es de donde tiene que extraerlo el cuerpo para afrontar una acidificación demasiado intensa y por eso en tal caso conviene ingerir suplementos y prevenir una descalcificación del esqueleto. Eso sí, evitando una ingesta superior a 2.000 mg de calcio al día puesto que un exceso puede provocar hipercalcemia, hipercalciuria o la formación de cálculos renales y no ingiriéndolo en caso de sufrir éstos o una insuficiencia cardíaca que se esté tratando con digitálicos. Por otra parte el calcio en forma de suplementos no debe ser ingerido solo sino acompañado de magnesio en la proporción adecuada para prevenir que se deposite en los tejidos blandos y haya una entrada excesiva en las células. Es más, también necesita ser ingerido –siempre con el equilibrio adecuado- junto a las vitaminas A, C, D y F y los minerales hierro, fósforo y manganeso. Sin olvidar sobre todo la vitamina K2 o Menaquinona-7 (llamada de forma abreviadaMK-7) que no sólo favorece la absorción del calcio por los huesos sino que evita que se deposite en los cartílagos y en las arterias como en su día explicamos en el artículo que con el títuloLa vitamina K2 favorece la absorción del calcio evitando que se deposite en cartílagos y arterias publicamos en el nº 112 y puede leerse en nuestra web: www.dsalud.com). En suma, los suplementos de calcio que no lleven simultáneamente las vitaminas y minerales citados –salvo que se consuman aparte conjuntamente- no son a nuestro juicio recomendables.

Además el calcio realmente asimilable por nuestro organismo es aportado en cantidad más que suficiente por las espinacas, el brécol, las coles de bruselas,los nabos, la col seca, el repollo, las berzas, los grelos, las acelgas, las espinacas, las legumbres, las alubias secas, los cacahuetes, las nueces, los cereales, las semillas de sésamo, las pipas de girasol y las sardinas, anchoas y boquerones pequeños que se ingieren con sus espinas por lo que eliminar de la alimentación la leche animal difícilmente puede provocar carencia de este mineral. Al contrario, quienes eliminan la leche animal de sus vidas –sobre todo si complementan ortomolecularmente su dieta- muy raramente presentan osteoporosis.

En todo caso debe tenerse en cuenta que el calcio, para poder absorberse a nivel intestinal cuando se ingiere como suplemento, debe estar en forma iónica. Y si es mediante la alimentación tener en cuenta quesu mayor o menor absorción depende de diversos factores -como en su día explicó José Ramón Llorente- que son estos:

-Debe llegar al intestino como nutriente hidrosoluble o no será absorbido.

-Necesita un medio ácido en el intestino para su correcta absorción ya que de no ser así el calcio y el fósforo formarán fosfato de calcio -que es insoluble y no absorbible- pudiendo favorecer la formación de depósitos en los tejidos blandos.

-La absorción del calcio se ve afectada cuando se ingiere demasiada grasa, chocolate y espinacas (por el ácido oxálico que contienen), alimentos ricos en fósforo (porque producen fosfatos) y cereales y leguminosas (por su ácido fítico).

-Debe ingerirse con proteínas para asegurar su transporte a través de la barrera intestinal.

Conviene asimismo recordar que la hormona paratoidea, la calcitonina y la vitamina D son indispensables para el equilibrio entre el calcio del hueso y el de la sangre.

LA OSTEOPOROSIS EN ESPAÑA

Cabe agregar que el problema más habitual de un déficit de calcio es la osteoporosisu osteopenia. Y va a más en todo el mundo. Sobre todo en los países donde más leche se consume. En España hay ya de hecho dos millones de mujeres y medio millón de hombres que la sufren. Y eso indica ante todo que su organismo está acidificado y, normalmente, intoxicado; un problema que suele agravar el sedentarismo. Por lo que toda persona con osteoporosis lo que debe hacer ante todo es desintoxicarse a fondo, eliminar de su dieta los alimentos, bebidas y fármacos acidificantes, dejar el tabaco, respirar aire puro, beber mucha agua de calidad, hacer ejercicio suave, dormir suficientemente, tomar adecuadamente el sol, evitar las radiaciones electromagnéticas artificiales y suplir las posibles carencias de vitaminas, minerales y oligoelementos.

¿Y cómo? Hace ahora ocho años –en el nº 60- publicamos un artículo titulado Calcio de coral marino: útil en numerosas patologías –puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com– en el que contamos que en el coral Sango podía estar la solución. De hecho este singular coral contiene todos los minerales alcalinizantes –el calcio, el magnesio, el sodio y el potasio- así como otros 69 minerales y oligoelementos; y en una proporción similar a la de nuestra sangre. Tiene pues 73 de los 84 minerales y oligoelementos que conforman el cuerpo humano. Estando demostrado que su ingesta alcaliniza -y por ende ayuda a oxigenar- los líquidos y tejidos del organismo en un tiempo relativamente corto. ¿La razón? Que los minerales que contiene son orgánicos y por consiguiente fácilmente absorbidos por el organismo ya que se transforman en iónicos al contacto con el agua. Por eso su ingesta no provoca estreñimiento y no da lugar a depósitos que se pudieran convertir en cálculos renales o biliares como ocurre con los suplementos de calcio sintéticos que, por otra parte, el organismo no asimila. Cabe añadir que también actúa como un excelente antioxidante -al favorecer la eliminación de la ,basura metabólica- y retarda la aparición de los signos de envejecimiento prematuro. En suma, el calcio de coral marino es una excelente manera de aportar al organismo calcio y otros minerales esenciales en forma iónica y orgánica. Así lo reconoce por ejemplo la Calcium Research Society(Sociedad para la Investigación del Calcio).

Agregaremos por si alguien pone en duda la brutal contaminación que sufren nuestros organismos –lo que lleva a acidificarlos- quejamás ha sido testadala seguridad para la saluddel 86% de los 2.500 productos químicos más utilizados(aunque se usan más de 100.000 desconociéndose del 95% sus posibles efectos negativos). Algo que ya en el nº 63 denunciamos publicando un extenso artículo titulado ¿Podrá la industria química seguir contaminándonos impunemente? que puede leer en nuestra web: www.dsalud.com.

UN ESTUDIO DE SUMO INTERÉS

En cualquier caso todo esto lo saben –o deberían saberlo- quienes leen de forma habitual nuestra revista. Lo que es novedoso es el estudio que acaba de terminar –y al que hemos tenido acceso- la doctora Isabel Fernández –directora de la Clínica de Ginecología y Obstetricia y de la Clínica de Medicina Integrativa del Instituto para la Salud Go&Fer  (goandfer.com) además de experta en Nutrición Ortomolecular y Homeopatía y primera ginecóloga española en participar con Colaboración Cochrane en el contexto de la Medicina Basada en la Evidencia-  en el que se ha constatado la eficacia del coral marino para alcalinizar el organismo y ayudar en caso de osteoporosis tras tratar a diez mujeres. Bueno, concretamente deuna especie de coral marino llamado sangoque rodea las islas japonesas de Okinawa y en España se comercializa como Coral Natural. Porque al contrario de lo que sucede con el calcio mineral tradicional -que primero debe ser metabolizado por el cuerpo para ser utilizado- el orgánico e ionizado del coral marino es absorbido por las células prácticamente en su totalidad a los pocos minutos de ingerirlo. Se trata pues de un ensayo efectuado con pocas mujeres pero a las que se ha hecho un seguimiento intenso. Ella misma nos lo explicaría:

-El objetivo del estudio fue controlar el metabolismo mineral de un grupo de mujeres en fase menopáusica como marcador de salud ósea y metabólica. Para lo cual pedimos permiso a diez mujeres en esa situación que acudían a la revisión ginecológica rutinaria anual con la Dra. Isabel Fernández.

-¿De qué manera?

-Primero encargamos analíticas de sangre y orina de todas ellas para conocer los marcadores bioquímicos de control osteoarticular y metabólicos. Como el cociente piridinolina-desoxipiridinolina I creatinina, el nivel de magnesio y fósforo en la orina, los niveles de CTX, NTX, fosfatasa alcalina ósea, osteocalcina, insulina, TSH, colesterol total, HDL, LDL y triglicéridos. Es decir, los principales marcadores de sangre y de orina de reabsorción ósea.Lo que nos permitió ya valorarsi presentaban riesgo de osteoporosis. Y luego les tomamos una muestra de tejido capilar (pelo) de la nuca para pedir un Mineralogramao Análisis Mineral Tisular que se valorara luego con el Hair Metabolic System (HMS) del que ustedes hablaron recientemente por cierto en la revista. Porque ello permite saber en buena medida lo que pasa a nivel intracelular en el organismo ya que está constatado que el contenido promedio de minerales del mismo refleja con bastante exactitud los valores medios a nivel intracelular de los órganos del cuerpo.

-Suponemos que se refiere usted al artículo que con el títuloCómo conocer mejor el estado de nuestro organismo publicamos recientemente en el nº 145…

-En efecto.

-Pues en tal caso recordemos que ese análisis de pelo permite conocer la proporción calcio-fósforo y por ende el estado general del sistema nervioso autónomo, la de calcio-potasio y por ello el estado general de la función tiroidea, la de calcio-magnesio y saber así si hay o no alteración en los mecanismos de regulación de la glucosa en sangre, resistencia a la insulina o riesgo de padecer diabetes mellitus, la de sodio-magnesio y por tanto la eficacia de las hormonas suprarrenales, la de sodio-potasio para saber cómo está la llamada bomba sodio-potasio, la de hierro-cobre y por consiguiente el estado general del sistema inmune, la de zinc-cobre y de ahí el equilibrio estrógenos-progesterona y la de calcio-sodio que nos habla de la tensión arterial. Bien, continúe…

-Luego sólo nos quedó determinar si existía en ellas alguna lesión ósea mediante densitometrías y pruebas bioquímicas que determinaran la velocidad de la posible pérdida de masa ósea.Algo para lo que nos basamos en un artículo muy interesante del doctor J. Fraiz Álvarez que se publicó en 1995 en la revista españolaQuímica Clínicaen el cual se valoró el cociente piridinolina-desoxipiridinolina I creatinina en la osteoporosis femenina tanto en mujeres pre-menopáusicas como post-menopáusicas. De hecho desde entonces se acepta ese cociente para valorar un proceso de resorción ósea.Optamos pues por él ya queotros marcadores séricos, como los de la osteocalcina (BGP), la fosfatasa ácida y la beta-crosslaps (â-CTX) en suero y orina han mostrado una eficiencia diagnóstica baja. Asimismo valoramos los niveles de la isoenzima ósea de la fosfatasa alcalina (FAO), el pro-péptido aminoterminal del pro-colágeno tipo I (PINP) en suero y el telopéptido aminoterminal del colágeno tipo I (NTX) en orina porque sí son marcadores fiables.

-Cuáles fueron los resultados?

-Comprobamos que todas ellas, sin excepción, se hallaban a nivel celular en situación de estrés, en fase de agotamiento, con el páncreas, la tiroides y la vitalidad celular muy deteriorados. Con un claro desequilibrio mineral.El calcio a nivel intracelular por ejemplo era excesivo. Lo mismo que el magnesio a nivel intracelular. Así lo indican al menos los trabajos de Larry Wilson del que ya hablaron ustedes hace poco en un artículo al explicar qué es un mineralograma. Según explica éste la proporción de sodio-potasio y la concentración de calcio, magnesio, sodio y potasio son los que permiten valorar si hay o no estrés celular.

-Y una vez en su poder esos datos….

-Una vez conocidos todos esos parámetros las pedimos que ingirieran 4 gramos diarios de Coral Natural (producto de 100% Natural con un contenido de 400 mg de calcio por cada comprimido de un gramo) durante tres meses. Dos comprimidos por la mañana y otros dos por la noche. Lo que nueve hicieron pero no así la décima al haber sufrido estreñimiento.

-Inferimos que les hicieron entonces nuevos análisis transcurridos esos tres meses para comparar los datos…

-Obviamente. Y pudimos constatar con los datos del mineralograma que las nueve que tomaron el Coral Natural habían mejorado de forma espectacular. Las proporciones entre minerales se habían normalizado.

-¿Puede ser más explícita?

-La proporción calcio-fosforo mejoró de media nada menos que un 20%. La proporción patológica calcio -magnesio -que mide el riesgo de diabetes- se normalizó. Lo mismo que la de calcio- potasio que es la que permite conocer el estado de la función tiroidea. Y la de calcio-sodio que está relacionada con la tensión arterial. En suma, el riesgo de padecer osteoporosis, diabetes, problemas arteriales, tiroideos y pancreáticos disminuyeron. Por otra parte, el sistema nervioso parasimpático dejo de ser predominante equilibrándose con el sistema nervioso simpático, la función tiroidea mejoró notablemente y la función suprarrenal, que era patológica, se normalizó. En suma, hubo una activación metabólica con unas funciones tiroidea y suprarrenal más eficientes a nivel intracelular como señalan las gráficas.

En suma, los datos del mineralograma indicaron que el nivel de estrés celular había pasado cuanto menos de fase de agotamiento a fase de resistencia. Los minerales se habían compensado y, consecuentemente, el pH tisular se había alcalinizado.

-¿Y qué diferencias más significativas encontraron en los análisis de sangre y orina?

-Bueno, debo aclarar antes que como en los análisis iniciales el nivel de vitamina D en sangre estaba bajo en 9 de las 10 voluntarias y era el mes de junio se las administró también vitamina D3; al finalizar el estudio en todas ellas el nivel era ya correcto.

Por lo que se refiere a los niveles en sangre de calcio, magnesio y fósforo debo decir que no hubo apenas cambios. Pero sí en la orina; en ella el calcio había subido en20 mg/ly el magnesioen 50 mg/l. Lo que sugiere una expulsión de esos minerales a nivel intracelular donde estaban atrapados de manera patológica. Algo que explica la mejora de la vitalidad celular.

Asimismo, la pérdida de piridinolina en orina bajó 20 nmol/l y la creatininay la desoxipiridinolina un 15 nmol/l. Lo que es muy favorable ya que se trata de marcadores de la velocidad de pérdida ósea. E igual pasó con el NTX en orina que bajó 10 nMBCE/n.
Finalmente el nivel de triglicéridos en sangre bajó de media 25 mg/dl confirmando los buenos resultados metabólicos apuntados en el mineralograma.

-¿Y cuál es su conclusión?

-Que la ingesta de Coral Natural equilibra el organismo de una manera tan llamativa que estoy sorprendida. Sinceramente, no me esperaba un resultado tan espectacular. Porque no sólo previene y es útil en casos de osteoporosis. Es que al desacidificar el organismo éste mejora a nivel global de manera muy significativa.

-Suponemos que siempre que quien lo ingiera lleve una vida y alimentación sanas…

-Evidentemente.

 -Una última pregunta: ¿hasta qué punto es eficaz el calcio de coral marino para prevenir problemas cuando se acerca la menopausia que es lo que usted con su trabajo se planteó estudiar?

-Durante la menopausia el cuerpo de la mujer produce cada vez menos cantidad de hormonas lo que en algunos casos puede provocar un envejecimiento prematuro que explica el deterioro a nivel biológico en el que se encontraban esas mujeres .Por eso su cuerpo estaba expulsando piridinolina y desoxipiridolina -que son proteínas muy importantes para nuestro sistema osteoarticular- y acumulando calcio a nivel intracelular no biodisponible lo cual es un signo de envejecimiento y colapso metabólico.

El exceso de acidez que padecemos hoy a consecuencia del actual tipo de vida, los hábitos tóxicos y el estrés cotidiano hacen que el proceso de drenaje de las toxinas no sea eficiente y ello provoque -entre otras cosas- un acúmulo patógeno de las mismas, una mala intercomunicación celular y una gran oxidación. Bueno, pues el aporte de minerales equilibrados que supone la ingesta de coral marino –al menos el del productoCoral Natural que es el yo he testado y que, a diferencia de otros productos de coral marino, no contiene ningún tipo de aditivo- ayuda a desacidificar el organismo, recuperar sus ritmos biológicos y producir más energía. Porque eso es lo que reflejan los resultados de nuestro estudio ya que en los datos se constata una clara activación metabólica, una función tiroidea más eficiente, la activación suprarrenal -a nivel intracelular-, un aumento de la vitalidad celular y, en suma, cómo el organismo funciona mejor. Lo que sin duda hará que el organismo no tenga que extraer calcio de los huesos para equilibrar su pH y, con el tiempo, ello pueda dar lugar a osteoporosis y otras patologías.

José Antonio Campoy
 

Este reportaje aparece en
147
Marzo 2012
Ver número