Pulsos magnéticos iónicos inducidos contra el cáncer

¿Tiene el cáncer su origen en un nivel extremamente bajo de energía en el interior de la célula siendo ello lo que provoca un funcionamiento metabólico erróneo, la posibilidad de muerte celular y, como respuesta, la multiplicación desenfrenada para sobrevivir? Tal es al menos lo que sostiene el investigador Panos T. Pappas miembro del Consejo Asesor de nuestra revista- y los casos tratados con el Papimi -un aparato capaz de producir pulsos magnéticos iónicosdel que ya hemos hablado- parecen darle la razón. El Papimi aumenta la potencia transmembrana de las células hacia un estado saludable de -70 milivoltios en el que las células cancerígenas consideran “innecesario” dividirse para sobrevivir al tiempo que mejoran el funcionamiento del sistema inmune.

Este reportaje aparece en
72
Mayo 2005
Ver número