Utilidad de la N-acetilcisteína en numerosas patologías

Sintetizada hace ya seis décadas la N-acetilcisteína fue utilizada inicialmente como expectorante pero pronto se descubrió que es además antioxidante, antiinflamatoria y detoxificante al potenciar la generación interna de glutatión. De ahí que hoy se proponga su consumo para tratar dolencias muy diversas, desde infecciones microbianas hasta trastornos psiquiátricos y dermatológicos pasando por la artrosis y la osteoporosis. Eso sí, a las dosis adecuadas y sin que los suplementos que lo llevan contengan aditivos tóxicos tan inconcebiblemente usados por la industria como el dióxido de titanio.

Este reportaje aparece en
252
Octubre 2021
Ver número
Última revista
Último número Octubre 2021 de la revista mensual Discovery DSalud
252 | Octubre 2021
Cartas al director Editorial Ver número