Utilidad de la Ozonoterapia en cáncer y otras patologías

Que las autoridades sanitarias procuran amedrentar a todo aquel que se distinga en la investigación y difusión de propuestas cuando éstas suponen un riesgo para el gran negocio de los tratamientos convencionales -muy especialmente en el ámbito del cáncer- es algo tan poco conocido por la sociedad como cierto. De hecho tal es el caso del Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo a quien en su momento sancionó el Servicio Gallego de Salud por practicar la ozonoterapia sin haber solicitado la “compatibilidad” de su práctica siendo médico de familia. En el fondo un “aviso” a todos quienes se atrevan a tratar enfermos de cáncer con métodos distintos a los “oficiales”. Pues bien, repasamos de nuevo con él las enormes posibilidades del ozono en el tratamiento diversas patologías, cáncer incluido.

Sumarios:

El ozono es un potente germicida capaz de acabar con multitud de bacterias, virus y hongos patógenos actuando 3.000 veces más rápido que la lejía.

Resulta indignante la cerrazón y la soberbia de quienes niegan la enorme utilidad de la Ozonoterapia en multitud de enfermedades.

La Ozonoterapia es útil en toda patología en la que haya fenómenos oxidativos, degenerativos, inmunológicos, infecciosos o tumorales.

“Actualmente me centro en investigar la utilidad del ozono a nivel intraperitoneal en cáncer además de en Odontología –nos diría el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo- y estudio asimismo la utilidad de agregar ozono a diversos productos de higiene personal”.

“Casi todos los médicos -explica el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo- acaban hoy la carrera creyendo que la Ozonoterapia debe ser, en el mejor de los casos, una herramienta de segundo o tercer orden. Craso error. Afortunadamente no ocurre así en todo el mundo”.

“Todo enfermo de cáncer -afirma el Dr. Pérez Olmedo- debería recibir al menos un ciclo con ozono intraperitoneal ¡desde el primer día de diagnóstico!

El Dr. Pérez Olmedo asegura que el ozono oxigena mejor los tejidos, desinflama, genera interferón gamma, TNF alfa y otros eicosanoides “buenos” y activa sistemas enzimáticos antioxidantes como la superóxido dismutasa, la catalasa y el sistema glutation peroxidasa.

“No albergo la más mínima duda de que el uso del ozono se impondrá antes o después -afirma el Dr. Juan Carlos Pérez Olmedo- porque es una poderosa herramienta terapéutica que permite tratar eficazmente muchas patologías”.

El uso del ozono en clínicas y hospitales ahorraría numerosas intervenciones quirúrgicas generando además grandes ahorros en fármacos y consultas.

Este reportaje aparece en
161
Junio 2013
Ver número