CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 103 / MARZO / 2008

Sr. Director: nunca leo periodicuchos de esos que regalan. Es más, nunca compro ni siquiera de los otros aunque a veces leo alguno en el bar aun sabiendo que son pro-quimioterapia y anti-todo lo que se contraponga a ésta como en el caso del planteamiento de Antonio Brú. Los leo sólo para ver “qué es lo que les interesa decir estos días”. Pues bien, el lunes fui a desayunar, vi uno de esos diarios gratuitos y “algo” me atrajo a leerlo. El Campo Morfogenético debe existir pues si no, ¿por qué me lancé a leer esa publicación de nulo prestigio si en una situación normal nunca lo haría? Y digo esto porque soy oncólogo y se hablaba de cáncer afirmando en un titular a todo trapo: “El 55% de los enfermos de cáncer logra curarse. La vacuna contra el papiloma y la investigación en genética han sido las claves del último año”. Parece como si esa vacunita hubiera sido la clave de algo. Y es falso. Esa vacuna no es la clave de nada. Por lo menos no se ha demostrado aun en cuanto a tratamiento del cáncer. Luego, ¿por qué esa aseveración? ¿Qué pretenden? Evidentemente ese periodicucho no es una publicación de “prestigio” -como dicen los prebostes de la Oncología cuando quieren echar por tierra algo verdaderamente científico- pero la leen todos a diferencia de los artículos científicos de Brú que ellos no quieren leer. Aunque al menos se dice una gran verdad en ese titular: el 55% de los enfermos logra curar”se”. Y a vuelta de página… “La frase”: ¡Señores, la frase del día! ¿El protagonista? Ramón Colomer, presidente de la Sociedad Española “de Oncología”. Supongo que se refieren a la de “Oncología Médica”. Ese señor debe ser un científico indudable. Sin él seguro que el cáncer no sería tan bien tratado ahora. Por algo le habrán hecho presidente de esa sociedad. Pero puntualicemos: si fuera la sociedad de Oncología en general incluiría a cirujanos, radioterapeutas y patólogos, no sólo a los oncólogos médicos. Y señores: si el tratamiento del cáncer es multidisciplinar, ¿por qué esa obsesión de que parezca que sólo pueden tratar la enfermedad los oncólogos “médicos”? Y digo más: si la Oncología Médica sólo sirve prácticamente para administrar tratamientos paliativos, ¿por qué no se incluye la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) dentro de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL)? ¡Es que no lo entiendo!. Busqué en Internet “Ramón Colomer Bosch” y no encontré su currículum. Bueno, tampoco tenía porqué. Eso sí, tiene mucho que ver con un descubrimiento sobre el omega 3 y el aceite de oliva. “Parece que ‘ayuda’ en el tratamiento del cáncer”. Yo lo recomiendo ya hace tiempo. Para mí está claro que ayuda. Luego encuentro algo más: es un alto cargo de un importante centro oncológico privado. Pero sigamos con “La frase”: “Curamos –afirma- más cánceres que los que no curamos”. Mire, Sr. Colomer, yo dejé la Oncología “médica” porque no cura ningún cáncer. Y si algún oncólogo “médico” cura el cáncer que me diga cómo y me pondré a curar tantos cánceres como él. A lo mejor hasta tiene algún paciente curado (quizás de linfoma o testicular porque dudo que sea de pulmón, mama o colon usando quimioterapia). En mi opinión se trata pues de una frase artificiosa (sinónimos: capciosa, engañosa, malintencionada, falsa…). Recordemos por contra los antónimos de artificioso: noble, recto, honesto, espontáneo, natural, real, genuino, y verdadero. Y es que los que nos dedicamos a la medicina natural sabemos bien que nadie “cura”: “se” cura el paciente… si “puede, quiere y le dejan”. Maravillado pues por tan buena noticia me dirigí a la página indicada y leí el pseudocientífico artículo donde se repite el mismo titular aunque en vez de poner “logra curarse” ponen “se cura”. En suma, podemos resumir que “dicen lo que quieren”. El artículo empieza diciendo: “La cuenta es sencilla”. Y luego explican lo maravilloso del sistema actual. Pero yo digo: sí, la cuenta es sencilla (y extraigo los datos del propio artículo): si ahora superan el cáncer al parecer más personas que antes –el 55%-, ¿cómo es que la proporción de fallecimientos ha aumentado el 1,2% en un año? Colomer se limita a decir que eso “no es significativo” pero lo cierto es que la incidencia aumenta mucho y no “algo”. Me encuentro luego otra frase de risa de Pere Gascón, miembro del Comité Científico de la SEOM: “Si el tumor es pequeño la cirugía por sí sola es incluso curativa”. Cuando lo que debió decir es: “Los que se curan generalmente son sólo los tratados con cirugía”. Y otra más que da vergüenza: “Colomer señala la inclusión de la vacuna contra el virus del papiloma humano –causante del cáncer de cuello de útero-…” Añadiendo: “Ello permitirá no ya detectar casos precoces sino no detectarlos directamente”. O sea, según este eminente científico esa vacuna va a erradicar el cáncer de cérvix. ¡Toma ya! ¡Eso es ciencia! ¡Me encanta! Gascón también señala que “nunca se habían conseguido tantos conocimientos sobre el cáncer como ahora”. Lo que ya me deja super-tranquilo. Si tengo cáncer acudiré a mi oncólogo “médico”, por supuesto. Y luego aderezan el articulito con la historia de una ciudadana no sólo curada de dos cánceres sino a la que la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) -la misma que se puso en contra de Brú- le dio un curso con el que se reinsertó al trabajo. En definitiva, los medios de comunicación, dirigidos por quienes tienen el dinero, defienden, promocionan y dicen lo que les da la gana. No se dice todo, no se dice objetivamente y se dice como se quiere y cuando les apetece o les interesa. Por lo que va siendo hora ya de hablar claro. Los periódicos no son publicaciones donde se debiera hablar de Medicina porque están al servicio de otros intereses. Que yo sepa el Virus del Papiloma Humano (VPH) es sólo un “factor de riesgo” y no una etiología demostrada de cáncer de cérvix ni de cáncer de nada. Cada vez me queda más claro que el negocio derivará ahora hacia las vacunitas. Mientras, nos siguen queriendo hacer creer que los ridículos y cuestionables avances en el tratamiento del cáncer -que para ellos son enormes- se deben a la investigación actual y que, por tanto, los fármacos que respalda dicha investigación están completamente justificados a pesar de su alto precio. Y de esos fármacos que pareciera como que curan algo se habla también en ese articulito nombrándose varios que no comento porque no curan nada. Obviamente ni en ese artículo ni en los artículos oficiales se habla de descubrimientos como los de los doctores Salvador Capistrán, Joaquín Amat y Ryke Geerd Hamer o los de Antonio Brú y D. Fernando Chacón. En fin, me pregunto quién redactará esos artículos tan bien hechos. Porque hay que reconocer que la redacción es excelente y consiguen hacer creer siempre lo que ellos quieren que “se entienda”. Mas les valdría sin embargo a los prebostes de la Oncología tener más humildad y dedicar un poco de su tiempo a leer ciencia (como las recopilaciones científicas de Heinrich Kremer basadas en el Nobel Otto Warburg o los trabajos de Hamer, por poner sólo dos ejemplos) en vez de ir a tanto simposio de presentación de fármacos que no curan. Menos mal que ya hay también información veraz al alcance de todos.

Javier Herráez
Oncólogo. Médico “auto-evaginado” del sistema


Sr. Director: me pongo en contacto con usted para exponerle un caso de Mielitis Trasversa Aguda. La paciente, después de ser ingresada por ausencia de sensibilidad en el 90% del cuerpo -en ocasiones hasta del 99%-, llegó a perder la movilidad de piernas y brazos durante la estancia en el hospital. De ello ya se recuperó pero las secuelas la impiden en ocasiones realizar su vida cotidiana por la sensación de acorchamiento en las extremidades y en el cinturón abdominal. La hipersensibilidad hace que el roce de la ropa sea incómodo y cualquier situación de tensión agudiza estos síntomas. Se imaginará que ante esta situación -como en tantas otras, ya incontables- la medicina convencional no ofrece tratamiento que acabe con tanto sufrimiento y por eso me dirijo a usted ya que yo experimenté una mejoría inmensa con el Bio-Bac, tan recomendado para el cáncer por ustedes y del que por ahora estoy recuperada. No se si para este caso habrá algo tan efectivo pero confiamos en que pueda existir ya que el Neurontin sólo le alivia levemente el dolor de piernas y el Lorazepam Normon le ayuda a dormir pero creándole gran adicción cuando no lo toma. Gracias. !Un saludo!

María del Mar Giménez Martín

Los médicos dan el nombre de Mielitis Transversa Aguda a una inflamación de la médula espinal que afecta a los nervios sensitivos y motores bloqueando los impulsos nerviosos ascendentes y descendentes por lo que la misma puede resultar -temporal o permanentemente- bloqueada en uno o más segmentos. Se cree que puede deberse a infecciones bacterianas o víricas o a la ingesta de ciertas sustancias tóxicas como el monóxido de carbono, el plomo y el arsénico ya que las tres pueden lesionar las vainas mielínicas, los axones y las neuronas. Llega a producir necrosis y deficiencias neurológicas graves, a veces irreversibles. Y se manifiesta con cierta frecuencia tanto en personas diagnosticadas de esclerosis múltiple como en adictas a drogas por vía intravenosa -como la heroína o las anfetaminas- pero también tras haber sufrido el sarampión o una neumonía. De ahí que otros sugieran que se trata de una reacción alérgica, es decir, de una enfermedad autoinmune. Y ante tantas dudas la mayoría de los especialistas se dedican a descartar posibilidades haciendo a los enfermos todo tipo de pruebas: radiografía, punción lumbar para extraer líquido cefalorraquídeo, Tomografía Axial Computerizada (TAC), Resonancia Magnética (RM), Mielografía, análisis de sangre… Terminando casi siempre por recomendar la ingesta de corticosteroides a dosis altas asociados con inmunosupresores como la ciclofosfamida o el clorabuncil así como analgésicos y tranquilizantes. En pocas palabras, tiene usted razón: no saben qué hacer porque no se conoce con seguridad la causa. Dicho lo cual vamos a sugerirle a la persona de la que nos habla varias cosas que, por supuesto, puede atender o no. Ante todo, asegúrese de que no hay comprensión de la arteria vertebral. Paralelamente haga una cura de desintoxicación inmediata sometiéndose a la vez a una quelación intravenosa con EDTA para eliminar posibles metales pesados del organismo (lea en el nº 100 la información sobre ello). Debe asimismo hacerse un test para saber si es alérgica o intolerante –no es lo mismo- a algún alimento para eliminar lo que le perjudica. Luego puede hacer un semiayuno consumiendo sólo frutas y verduras durante un par de semanas o seguir La Dieta Definitiva –opte usted por una u otra opción- pero independientemente de la que elija tómese todos los días un gazpacho (sin vinagre) donde debe haber necesariamente cuatro dientes de ajo crudo recién cortados, media cebolla grande, un pimiento rojo y una cucharada de aceite de linaza (lino). Con el fin de eliminar el mayor número de microbios patógenos presentes tome además plata coloidal y/o extracto de semillas de pomelo (siga las indicaciones que aparecen en los propios productos). E ingiera asimismo un suplemento multivitamínico potente elaborado con ingredientes naturales además de tomar Lyprinol a diario (esto es muy importante). Muy probablemente mejore.


Sr. Director: le mando esta nota con la sana intención de ayudar a una de las lectoras de la revista que al parecer sufre esclerodermia y a la que los compañeros a los que ha acudido no han acertado a atender adecuadamente. La verdad es que a pesar de que choco a diario con la ineptitud, la corrupción, el cinismo y la negligencia del sistema médico-farmacéutico no me acostumbro al triste panorama de ver a cientos de miles de pacientes condenados a una vida horrible simplemente porque para unos pocos su bolsillo vale más que la vida de la mayoría. Verá, la esclerodermia es una enfermedad autoinmune que ataca los tejidos. En primera instancia esclerosa la piel pero puede ir afectando los órganos internos y generar trastornos de mucha gravedad. Las causas son desconocidas y suele afectar sobre todo a las personas jóvenes. Y como en todas las enfermedades autoinmunes el estrés y las infecciones predisponen a una mayor incidencia de crisis por lo que deberían evitarse en la medida posible. Algunos de los síntomas que ponen de manifiesto el inicio de esta enfermedad son palidez, dedos de las manos y pies azulados o enrojecidos por el frío o el calor, dolor, rigidez e inflamación de los dedos y articulaciones, la característica esclerosación de la piel, cara tensa con aspecto de máscara, problemas para tragar, trastornos digestivos, pérdida de peso, inconvenientes para respirar y ardor o picazón en los ojos, entre otros. Y cuando se le diagnostica a alguien esclerodermia la respuesta del médico suele ser casi siempre la misma: “Tendrá usted que acostumbrarse a esta enfermedad”. Y luego se limita a brindarle una serie de tratamientos sintomáticos que realmente sirven para muy poco: antinflamatorios no esteroideos (AINES), corticosteroides, antiácidos, medicamentos para la presión arterial, los problemas renales y la mejora de la respiración… Diciéndole luego al enfermo que además debería estar agradecido porque sólo le ha afectado a la piel ¡pero ocultándole generalmente que si sigue el tratamiento convencional seguramente lo pasará muy mal! Pues bien, sí hay respuesta efectiva para esta enfermedad. A continuación brindamos algunas alternativas posibles:
-La ingesta de ácidos grasos omega-3. Se trata de sustancias inmunorreguladoras por excelencia. Algunas investigaciones sostienen que diez gramos de aceite de pescado de mar o de Krill (fuente por excelencia de los omega-3) pueden detener por completo una enfermedad autoinmune. Luego, una vez alcanzado ese objetivo, basta una dosis de mantenimiento de tres gramos. Hay también fuentes vegetales de omega 3 como el lino y la Chía pero deben administrarse de forma complementaria a las de origen marino porque la calidad y biodisponibilidad de éstos es mayor.
-Ácidos grasos omega-6. Son el complemento ideal de los omega 3 y su fuente por excelencia es el aceite de onagra, rico en ácido gamalinoleico. Se aconsejan seis cápsulas diarias de medio gramo.
Antioxidantes. Debe ingerirse un suplemento que incluya sobre todo vitaminas naturales C y E, betacaroteno, bioflavonoides, zinc, selenio y coenzima Q10.
La razón de este tratamiento es doble: por un lado, los nutrientes mencionados aportan beneficio al curso de la enfermedad y ayudan a volverla más benigna. Y, por otro, los antioxidantes protegen los ácidos grasos omega.
-Cartílago de tiburón. Los polisacáridos presentes en el cartílago de tiburón son un complemento ideal de los ácidos grasos omega-3 y 6 para modular la inmunidad. Y aunque la dosis debe indicarla un profesional se suele recomendar un tratamiento de choque no inferior a seis gramos diarios consumidos en dos o tres tomas antes de las comidas.
-MSM (Metilsulfolimetano). Se trata de un compuesto natural azufrado cuyos beneficios para regular la inmunidad son incontestables. Se suelen recomendar dosis de choque de hasta dos gramos e ir disminuyendo hasta los 200 o 500 mg. diarios. Además del uso interno es de gran valor como aplicación externa. Sus efectos terapéuticos propiamente dichos se potencian en sinergia con otros componentes ya que una de sus virtudes es ayudar a los demás principios activos a penetrar a través de la barrera de la piel. En este sentido es ideal en fórmulas que contengan aloe vera, antioxidantes o rosa mosqueta, sustancias todas de gran beneficio en la esclerodermia. Los alimentos que aportan dosis interesantes de MSM son el ajo, la cebolla y los espárragos pero en caso de padecer esclerodermia conviene recurrir a una fuente complementaria. Además hay que evitar ingerir grasas saturadas e hidrogenadas e ingerir en cambio aceites vírgenes de primera presión en frío. En fin, la dieta debe ser similar a la que sugiero en mi libro Esclerosis Múltiple: su tratamiento según una visión física, psicológica y espiritual’ (Ed. Obelisco) ya que ambas enfermedades tienen características comunes. Termino indicando que lo que de ningún modo hay que hacer es caer en la absurda trampa de la inmunosupresión ya que cualquier infección, por pequeña que sea, predispone a una nueva crisis. Las defensas pues tienen que ser fortalecidas, siempre de forma natural con sustancias que a su vez actúen como poderosos antiinflamatorios; por ejemplo, ajo, limón, própolis, uña de gato o pau d’arco. Me extiendo sobre este tema en mi libro Estimula tu inmunidad natural (Ed. Obelisco). Mi último consejo a quienes padecen la enfermedad es que la afronten con actitud positiva y abierta utilizando siempre recursos naturales..

Dr. Pablo de la Iglesia

Agradecemos al doctor su extensa colaboración, mantenida desde hace tantos años; incluso ahora que nos la envía desde Chile, país donde en estos momentos reside.


Sr. Director: Peter Vikesland -de la Universidad Técnica de Virginia (EEUU)- alertó de la posibilidad de que el Triclosan pudiera producir cáncer. Así lo recogió Discovery DSALUD en su número 73. Y de hecho las multinacionales en España retiraron de todos los grandes almacenes sus pastas de dientes y colutorios con Triclosan. Sin embargo, observo que en las farmacias de toda España -más de 32.000- se sigue despachando un producto dental con Triclosan. Me refiero a Lacer Oros (en pasta y colutorio). El Principio de Cautela parece que no fuese observado por Laboratorios Lacer, salvo error u omisión por mi parte. O quizás en las farmacias sea distinto que en Carrefour… Al menos no deja de ser curioso.

José Bleda Soto

La decisión de retirar cautelarmente los dentífricos con Triclosan -un antimicrobiano que también se usa para hacer jabones, detergentes, lavavajillas, colutorios (enjuagues bucales) y trapos de cocina- se debió efectivamente a un informe elaborado por investigadores de la Universidad Técnica de Virginia (EEUU) porque según éstos alertaron reacciona con la clorina presente en el agua potable y produce cloroformo que es carcinógeno. Sin embargo la industria reaccionó luego diciendo que el estudio no se había hecho concretamente sobre dentífricos y que la concentración de Triclosan en ellos es casi insignificante por lo que el posible riesgo lo sería también. Una afirmación gratuita y no demostrada que podrían haber apoyado encargando un estudio al efecto… pero no lo han hecho. Por tanto, nosotros no recomendamos usar dentífricos que lleven Triclosan pues se ha detectado ya tanto en la leche materna como en el pescado lo que demuestra su débil descomposición en el medio ambiente y su capacidad para contaminar nuestros cuerpos. Además no vemos en absoluto la necesidad de incluirlo en ninguno de los productos a los que actualmente se agrega. Dicho esto añadiremos que el Triclosan sí parece haber demostrado en cambio utilidad para tratar la malaria. Así lo afirmaron hace ahora siete años investigadores del Centro Jawaharlal Nehru para la Investigación Científica Avanzada de Bangalore (India) tras comprobar que los ratones enfermos a los que se inyectó esa sustancia se curaron. La explicación parece estar en que bloquea la producción de ácidos grasos del parásito causante de la malaria y que son esenciales para que el parásito crezca y se desarrolle. Y es que el mecanismo utilizado por los parásitos de la malaria para producir ácidos grasos es similar al de algunas plantas o bacterias pero diferente de aquél que utilizan las células del cuerpo humano con lo que se cree que puede ser posible atacar a los parásitos sin afectar a las células humanas. A pesar de lo cual los investigadores advirtieron que hacían falta más estudios para evaluar la efectividad y seguridad de su descubrimiento. No hemos vuelto a saber nada de ello.


Estimados señores: me gustó mucho el artículo sobre el aspartamo porque incluyen datos que en ningún otro medio ofrecerían. Ahora bien, cuando incluyen la opinión del Center for Science in the Public Interest (CSPI) resulta que esa entidad, tras decir que la gente -especialmente los jóvenes- no debería consumir alimentos y bebidas endulzadas con aspartamo añade que “debería cambiar a los productos azucarados con Sucralose (Splenda) y evitar todo alimento endulzado artificialmente”. Sin embargo yo tengo entendido que la sucralosa también es un producto artificial que no existe en la naturaleza. En el libro de Andreas Moritz El cáncer no es una enfermedad sino un mecanismo de supervivencia se afirma incluso que “el aspartamo y la sucralosa, una vez en el cuerpo, se descomponen y forman potentes compuestos cancerígenos”. Y en los libros Alternativas naturales al gran negocio de la salud de Kevin Trudeau y El tao de la vida sana de Daniel Reid se mantiene la misma opinión. Personalmente consumo Stevia que dicen es el mejor endulzante natural. Resulta un poco difícil de encontrar en España y creo que es un poco caro. Algo que también sucede con los productos de la doctora Clark pues dicen que en Estados Unidos es fácil encontrar el protocolo herbal de desparasitación a buen precio y no tan caro como aquí por lo que me pregunto si no existirá en España una combinación de plantas autóctonas que sean igualmente efectivas. En cuanto a la leche de cabra -aunque no consumo ningún producto lácteo- tenía entendido que es la menos mala por ser la más parecida a la leche materna pero que yo sepa no se vende ya fresca, es toda pasteurizada. Referente a este tema quería saber qué leche de cabra recomiendan para los dos primeros años de vida de un niño (por el tema de que toda es pasteurizada). Por último me gustaría saber, si es posible, su opinión sobre si procede o no dar leche de soja a los bebés y a los niños. Muchas gracias por su atención.

Sonia Belmonte Cabrera

La sucralosa es un edulcorante fabricado mediante la cloración controlada de la sacarosa o azúcar de mesa. Se extrae pues de la caña de azúcar o de la remolacha siendo entre 500 y 600 veces más dulce que el propio azúcar con la ventaja de que es estable durante la transformación a temperaturas elevadas como la cocción en horno o la pasteurización. Y de hecho es actualmente uno de los endulzantes más utilizados en el mundo (más de 4.000 alimentos, bebidas y productos nutricionales lo contienen) identificándose porque su nomenclatura es E-955. Su origen es pues natural pero es evidente que ha sufrido un proceso de trasformación química al ser elaborado. En cuanto a si en el interior del organismo al ser consumido da lugar a sustancias cancerígenas lo ignoramos. Carecemos de datos que corroboren esa afirmación. Sí sabemos, en cambio, que Stevia es un endulzante natural obtenido a partir de un arbusto originario de Paraguay y Brasil (Stevia Rebaudiana Bertoni) que ya consumían los indios guaraníes. Por lo que respecta al hecho de que los productos de desparasitación de la doctora Clark sean más caros en España no tenemos nada que decir. Suele ser normal cuando se trata de productos no comercializados de forma masiva. En cuanto a la segunda parte de esa pregunta por supuesto que hay otros métodos para desintoxicarse. Son numerosos y hemos hablado ya de algunos de ellos. Pero se tratará de un tipo de desintoxicación distinto. Nos resta decirle que la leche de cabra y oveja tienen muchos menos problemas que la de vaca pero no es buena idea tomarlas sin pasteurizar. El riesgo es demasiado alto hoy día. En cuanto a la leche de soja ya hemos dicho en otras ocasiones que es una opción pero habría que asegurarse de que el bebé o el niño no es intolerante a ella y de que no es transgénica… y eso ya no es tan sencillo hoy día.


Apreciados señores: ante todo deseo felicitarles por la labor divulgativa que realizan a través de la revista. Tuve ocasión de conocerla en su versión digital en enero de este año tras ser sometida un mes antes a una extirpación de un pequeño tumor canceroso en la mama derecha, sin complicaciones a nivel de ganglios. En ese momento estaba siendo sometida a una enorme presión médica para que siguiera los tratamientos clásicos de quimioterapia y radioterapia pero mi acupunturista me sugirió la lectura de su revista. Yo soy una persona fuerte, batalladora y de mucha iniciativa pero el diagnóstico -así lo percibí a medida que iba leyendo algunos artículos del dossier Cáncer que tienen ustedes en la web- había caído sobre mí como una losa, en sentido real y figurado. Afortunadamente esas lecturas me ayudaron a reaccionar, me puse a leer más cosas y batallé con mis médicos, mis familiares y mis amigos por haber llegado a la conclusión de la inconveniencia de esos tratamientos. Opté como decisión personal -que todos debían respetar pues era mi cuerpo y mi vida lo que estaba en juego- por una combinación en la que me ha ayudado mi médico, homeópata desde hace muchos años. Él, cuando le informé del diagnóstico, nunca me presionó ni me indujo a no aceptar esas terapias. Sólo me dijo que cualquiera que fuese mi decisión él me iba a acompañar, a ayudarme clínicamente; y así lo ha hecho. Mi tratamiento hoy es una combinación de terapia hormonal con Tamoxifeno (pienso cambiar luego de dos años a un inhibidor de la aromatasa), factores de transferencia (4 pastillas diarias de Colostrum), varias sesiones de Biorresonancia, uso frecuente de visualización (lo que apoya la Neuropsicoinmunología) y medicamentos homeopáticos antitumorales. Y como me impresionaron mucho las hipótesis del Dr. Hamer también abordé el mejoramiento de una relación madre-hijo que pudiera haber desencadenado la aparición del tumor. Mis controles mamográficos han estado bien aunque el cirujano oncólogo que me controla siempre me sale con que yo pasé del 5 % de probabilidades de reincidencia al 40 %. No voy a negar que a veces me asalta el miedo (no en balde soy matemática y algo sé de probabilidades) pero sigo luchando y confiando en que he tomado la mejor decisión. A veces siento algo extraño en el tejido de las mamas pero creo que es la traducción de mis temores a nivel físico. Lo que he hecho también, aprovechando los nexos políticos que mantengo con el Gobierno de mi país, Venezuela, es tratar de influir algo en la orientación de las investigaciones oncológicas que aquí se realizan. Me preocupa enormemente que, motivado por la gran vocación de atender las necesidades de salud de la población venezolana, nuestro Gobierno se prepara para desarrollar a unos niveles impresionantes toda la infraestructura necesaria para atender a los pacientes oncológicos en todo el país… y no son precisamente los oncólogos los que se van a oponer a ello. Eso significa, entre otras cosas, equipos de Radioterapia y Quimioterapia a montones a todo lo largo y ancho del país. Por otra parte, me he interesado mucho en los trabajos de D. Antonio Brú al que conocí a través de ustedes. He hablado con varios investigadores, físicos y matemáticos de la Universidad Central de Caracas (de la cual soy jubilada) y de la Universidad “Simón Bolívar” interesados en esas investigaciones y que han desarrollado las suyas en la misma área y nuestro Ministro de Ciencia y Tecnología nos ha aprobado la propuesta de invitar formalmente a D. Antonio Brú a Venezuela pero no hemos logrado contactarlo vía correo electrónico. Le he pedido a nuestra embajada en Madrid que nos consiga la dirección física pues queremos evitar que la comunicación oficial se pierda en la burocracia universitaria. Cualquier ayuda en ese sentido la agradecería enormemente. La invitación sería para dar charlas a estudiantes de postgrado y pregrado, charla a los investigadores de estas dos universidades y reuniones para discutir posibles intercambios académicos entre la Universidad Complutense de Madrid y las dos instituciones venezolanas que ya he mencionado. En cuanto a la revista Discovery DSALUD no se consigue en Venezuela y les planteo a ustedes la posibilidad de hacer la distribución a nivel nacional. Hay gente interesada en hacerlo. Sería buenísimo que alguno de ustedes pudiera venir a Venezuela a hacer la presentación de la revista y a una serie de actividades más pero no tengo invitación oficial que hacerles (por ahora) en ese sentido. Suelo recomendar la revista a la gente pero no a los pacientes que ya han comenzado sus tratamientos de quimioterapia o de radioterapia pues es un asunto muy delicado. Compré el libro Cáncer: qué es, qué lo causa y cómo tratarlo y me interesaron mucho todos los artículos pero debo decirles con todo respeto que lamentablemente esa orientación ha perdido confianza últimamente en Venezuela. Sería interesante pues conseguir artículos donde se convenza a la gente de la validez científica de sus terapias. Se me olvidaba decirles que actualmente trabajo en PDVSA y estoy explorando algunas posibilidades de apoyo a estas líneas alternativas de investigación pero es un camino largo. Bueno, para ser una primera comunicación ya va muy larga. Espero su respuesta. Y nuevamente gracias por existir.

Lelis Páez
(Venezuela)

Ante todo, gracias por tan amables palabras. En segundo lugar, el e-mail de Antonio Brú es antonio.bru@mat.ucm.es. Añadiremos que estamos informados de las intenciones del presidente de su país pero es inevitable que quienes le asesoran sean defensores de la Medicina convencional. Hugo Chávez será un revolucionario en el ámbito de la política pero no parece que lo sea en el ámbito de la salud. En cuanto a la necesidad de artículos que “convenzan a la gente” perdónenos pero llevamos años publicándolos y están a su disposición -como bien sabe- en el dossier Cáncer de nuestra web: www.dsalud.com. Y son artículos muy serios y documentados. En cuanto a Discovery DSALUD sí se vende en Venezuela; desde hace varios años. No tiene más que pinchar en nuestra web en el link Quiénes somos para saber la empresa que la distribuye. Por lo demás, quedamos a la espera de sus noticias.


Estas cartas aparecen en
103
Marzo 2008
Ver número