CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 104 / ABRIL / 2008

Estimado Sr. Campoy: hace un par de números leí en la revista un interesante reportaje sobre las propiedades antimicrobianas de la plata coloidal y confieso que quedé impresionado por lo que se decía en el texto así que decidí ponerme en contacto con diferentes laboratorios para conseguirla. Y es en este punto donde requiero su ayuda ya que, por lo que he sabido, hay laboratorios que producen plata coloidal por electrolisis y otros que la obtienen mediante otros procesos. En suma, quiero saber si hay diferencia, en cuanto a eficacia terapéutica, entre uno y otro tipo de plata coloidal. En espera de sus noticias le saluda

Jorge Rodríguez
San Lorenzo de El Escorial (Madrid)

La eficacia terapéutica es la misma. Lo que cambia es la forma de obtenerla. En el texto al que se refiere -que publicamos en el nº 102- hablábamos de la obtenida por electrolisis –es decir, mediante la intervención de electricidad- de plata pura en agua destilada. Por ese método se obtiene un líquido que contiene plata coloidal en suspensión lista para consumir (en la dosis que le indique un profesional de la salud). Eso sí, deberá asegurarse de que se comercializa en frascos de vidrio, única forma de la que la plata se mantenga en suspensión. Sin embargo, hay laboratorios –es el caso en España de Argenol– que fabrican plata coloidal mediante un proceso no electrolítico que se hace partiendo del nitrato de plata al que luego se agregan una serie de proteínas -siendo ello lo que aporta color a la disolución- sometiendo luego todo ello a una serie de procesos laboriosos. Solo que esas nanopartículas de plata no están en suspensión porque al no haberse obtenido por electrolisis no están eléctricamente cargadas y de ahí que no sea imprescindible conservarlas en vidrio. Dicho esto y aunque no lo pregunta aprovechamos para explicar por qué a personas que se han aplicado plata coloidal en la piel ésta se les vuelve azul. Verá, es muy importante distinguir entre plata coloidal (suspensión de partículas de plata metálica) y plata iónica (disolución de iones de plata procedente de sales del metal) porque aunque ambas son bactericidas la plata iónica puede en efecto provocar la aparición de manchas azules, fenómeno que se conoce como Argiria. La razón es que la plata coloidal está constituida por pequeñas partículas de plata metálica al igual que la plata iónica pero en este segundo caso se trata de iones, es decir, de átomos de plata que han perdido un electrón quedando con carga positiva. Iones que pueden pasar a la sangre y al entrar en contacto con la luz del sol reducirse a plata metálica produciendo la Argiria. Por el contrario, las partículas de plata metálica de la plata coloidal pasan a través del tracto digestivo sin que exista esa posibilidad ya que como todo metal noble es insoluble en líquidos orgánicos por lo que termina eliminándose por completo a través de las heces. En suma, la plata coloidal –que es a la que dedicamos nuestro reportaje- es inocua; la plata iónica, en cambio, puede producir Argiria.


Apreciado Sr. Campoy: ante todo enhorabuena por su valentía y la encomiable labor que está Ud. ejerciendo en el campo de la verdad sobre la medicina holística. Gracias de corazón por ayudarnos a tantos a abrir bien los ojos acerca de nuestra salud. Les conozco desde hace cuatro años, estoy suscrita y he regalado varias suscripciones más intentando divulgar lo más posible su publicación. Mi pregunta es sobre la plata coloidal cuyo reportaje me fascinó en el último número. Al intentar ampliar información en Internet me encontré con una página de la Sra. Rodriguez Coutiño, investigadora mexicana que asegura que la plata coloidal es potencialmente cancerígena además de dañina para el riñón y la piel. Dicha información está además fechada recientemente. Les agradecería esclarecieran esto. Muchísimas gracias.

Ana R.M.J.
Puzol (Valencia)

Tiene usted razón. Lo dice. Pero lo que no dice esa investigadora en su trabajo es qué tipo de plata utilizó realmente. Y todo indica que no usó plata coloidal sino plata iónica o polvo de plata. En la respuesta a nuestra carta anterior está la respuesta: la plata coloidal auténtica es inocua.


Hola: he leído el reportaje sobre la peligrosidad de las ondas Wi-Fi y quisiera plantearles varias dudas pues tengo instalado en mi domicilio -como tantos otros usuarios de Internet- un router inalámbrico que está conectado las 24 horas del día ya que mi teléfono fijo funciona también a través de él al ser la línea digital. Pues bien:
1) ¿Pueden ser también peligrosas para la salud las ondas de los router inalámbricos domésticos o son de muy baja intensidad?
2) ¿Es mejor volver al router tradicional con cable y quitar el inalámbrico en casa?
3) ¿Influye en la posible peligrosidad de las ondas la cercanía, es decir, si está colocado el router inalámbrico más o menos cerca de las personas o eso da igual? Lo pregunto porque yo lo tengo instalado en la toma de teléfono que tengo junto a la cama donde duermo por lo que al acostarme estoy a apenas un metro de distancia toda la noche.
4) Si el router inalámbrico está conectado las 24 horas, ¿emite ondas electromagnéticas esas 24 horas o sólo cuando uno se conecta y navega por Internet?
Mi preocupación aumenta dado que soy profesor y mi centro -un instituto- está instalando tecnologías Wi-Fi con lo que por las mañanas estaré expuesto a ondas en el trabajo y el resto del día en mi propia casa. A lo que hay que añadir las ondas de los vecinos que también llegan a mi domicilio. Sé que lo de quitar la tecnología inalámbrica en mi centro de trabajo es mucho más problemático pues no depende de mí pero quiero saberlo. Añadiré que he realizado ya este tipo de consulta en otros dos sitios y me han contestado:
1) Que no está demostrado que perjudiquen pero que cambie de sitio el router doméstico.
2) Que este tipo de ondas son tan bajas que no perjudican a la salud (Asociación Española contra el Cáncer).
No sé si las respuestas son interesadas y partidistas o correctas. Les ruego me den su opinión. Gracias y un saludo.

Raimundo Morales
(Almería)

Hemos dedicado un extenso artículo hace poco a este asunto ya que salió en el número 97 con el título ¿Es peligrosa la tecnología Wi-Fi? Y fuimos muy claros. Sí, las ondas Wi-Fi de los aparatos son potencialmente peligrosas. Por tanto, conéctese mejor por cable. Y sí: influye la cercanía. Cuanto más cerca se está de la fuente peor. Solo que en el caso de los móviles la fuente más peligrosa es el propio aparato como también hemos explicado. En cuanto al router emitirá ondas siempre que esté encendido aunque usted no esté trabajando en el ordenador y no lo aproveche. Y lo de tenerlo al lado de la cama nos parece pésimo. Mire: un simple radiodespertador en la mesilla de noche es peligroso. Lo dijimos en la sección Casa Sana que apareció en el nº 13 con el título Contaminación eléctrica en el hogar así como en el Curso de Salud Integral que publicamos a poco de aparecer la revista. Y lo hemos recordado luego varias veces en esta misma sección. Sólo nos resta añadir que puede usted creer si lo prefiere a los fabricantes de esos aparatos, al Ministerio de Sanidad, al de Industria y hasta a la Asociación Española contra el Cáncer. Pero nuestra opinión es ésa.


Estimado Sr. Director: han ponderado ustedes en la revista las propiedades de las Sales de Schüssler pero leyendo un número anterior observo algo que no me cuadra. Si se trata de sales inorgánicas -como las que hay en el agua sin destilar- y se supone que éstas no pueden ser absorbidas realmente más que por las plantas, ¿como va el cuerpo humano a absorberlas y los minerales dirigirse a los órganos que los necesitan? ¿Se debe quizás a que están diluidas homeopáticamente y no hay rastro real –físico- de ellas (no quedando siquiera ni microgramos)? Por otra parte, ¿recomiendan alguna marca en concreto? Y hablando de otra cosa: ¿el Ocoxin y el Viusid pueden ser usados por personas no diagnosticadas de cáncer como medida de prevención? ¿Carecería también entonces de efectos secundarios? ¿Puede su consumo habitual subir la tensión arterial debido al ácido glicirrínico que contienen? Es más, ¿no es algo elevada la dosis de zinc para tomarla durante períodos de tiempo prolongados (por posible depresión del sistema inmunitario)? Gracias.

José López

Los minerales son inorgánicos, es decir, carecen de átomos de carbono. Y no hay ninguna sustancia en la naturaleza que pueda ser asimilada por las células si no está compuesta por moléculas de carbono. De hecho sólo hay una molécula mineral inorgánica que produce notables reacciones en el organismo y es el cloruro sódico, es decir, la sal común. Pero actúa a nivel extracelular, no endocelular. Fuera de la célula. Y su acción no es precisamente positiva. Los minerales, para poder ser asimilados por el cuerpo, necesitan ser trasformados primero en orgánicos y esa labor sólo la llevan a cabo en la naturaleza los vegetales. Son los únicos capaces de absorber los minerales inorgánicos y trasformarlos en moléculas orgánicas –es decir, dotarlas de átomos de carbono- y, por tanto, asimilables por los organismos animales, incluyéndonos los humanos. Por eso los minerales del agua, como tantas veces hemos dicho, no se asimilan, no proporcionan nutrientes a las células. De ahí que las Sales de Schüssler sólo sean eficaces si su origen es vegetal o animal, nunca mineral. Y el problema es que hoy la mayoría de las que se comercializan son inorgánicas, aunque sen a dosis homeopáticas. Y, por consiguiente, carecen de las propiedades terapéuticas que se le suponen. En cuanto a si puede tomarse Viusid+Ocoxin como preventivo la respuesta es afirmativa. No sólo para prevenir el cáncer sino cualquier patología asociada a un exceso de radicales libres ya que se trata de un potente antioxidante. Sin efectos secundarios. Solo que en tal caso conviene rebajar la dosis; por ejemplo, a la mitad. No sube la tensión porque la cantidad de ácido glicirrínico que contiene en realidad es pequeña ya que la razón de su eficacia no está en ello sino en la potencia que logra el proceso de activación molecular al que son sometidos los productos de Laboratorios Catalysis. En cuanto a la dosis de zinc tampoco es preocupante pues ha sido ampliamente estudiada. Es verdad que se trata de un metal pesado –es el caso de todo elemento químico que posee un peso atómico comprendido entre 63.55 (Cu) y 200.59 (Hg) y con un peso específico superior a 4 (g cm-3)- pero lo que hace tóxicos a los metales pesados no son sus características esenciales sino las concentraciones en las que pueden presentarse, y casi más importante aún, el tipo de especie que forman en un determinado medio. Ingerir ese producto no sólo no deprime el sistema inmune sino que hacerlo eleva de forma notable las defensas.


Estimados amigos: os leo desde el número uno y desde el principio conecté con vuestra forma de ver las cosas. Y la verdad es que me habéis sido de utilidad en varias ocasiones. Pues bien, he leído atentamente los artículos sobre el silicio orgánico y las Sales de Schüssler y de ellos deduzco su conveniencia en mi caso pues, entre otras cosas, tengo polio desde niño y mi pierna izquierda está descalcificada por falta de uso al tiempo que el resto de articulaciones se hallan sobrecargadas por apoyar todo el peso del cuerpo en una sola pierna y en las manos. Resumiendo, me había decidido a tomar el silicio cuando leí lo de las sales. Y ahora mi duda es si el silicio orgánico y el silicio de las Sales de Schüssler son compatibles, intercambiables o sinérgicas. Quiero decir, ¿puedo tomar ambas o debo decantarme por una opción? Supongo que no hay problema en tomar ambas porque según los artículos el organismo elimina cualquier exceso, pero, ¿por qué pagar dos veces si además sólo aprovecharía lo de uno? Otra cuestión es cómo saber qué silicio utilizar. En sus páginas he encontrado, que recuerde, al menos dos anuncios de silicio: uno del “auténtico silicio orgánico G5” de su inventor y otro que no sé si será de la misma calidad pero que se anuncia en www.siliciog5.com. Todo ello sin contar las innumerables páginas de Internet que venden silicio. Yo creo que mientras sea orgánico no hay problema en el tipo de silicio que se tome. De la historia de Le Ribault infiero que desde la primera generación era útil así que, si acaso, será cuestión de dosis y/o tiempo. Pero realmente me gustaría que me orientarais porque hay importantes diferencias de precio y, no sé ya si tantas, de calidad. Por otro lado, en cuanto a las radiaciones electromagnéticas habéis hablado muchas veces de ellas y de sus perjuicios pero no recuerdo ningún artículo sobre los aparatos que nos venden y que supuestamente nos protegen de ellas. En vuestras páginas he visto varias veces algún anuncio de diferentes productos. Y ahora en un diario malagueño un artículo sobre otros dos “nuevos” productos. Mi problema -y supongo que el de muchos como yo- es que no tenemos forma de saber cuál de esos productos funciona de verdad o si son un timo. Si normalmente no notamos las radiaciones, ¿cómo notar que no nos afectan? Por eso creo que sería interesante que analizarais el tema y nos orientarais. No sé si tanto como recomendar un producto concreto pero al menos indicarnos en qué debemos fijarnos para tener ciertas garantías. Necesito que alguien me asesore. ¿Podréis hacerlo vosotros? Gracias.

Manuel Joaquín

Si a causa de la polio tiene descalcificación lo suyo es seguir un tratamiento ortomolecular más amplio, no tomar sólo silicio. Le vendría bien también, por ejemplo, productos ricos en calcio biodisponible como el Coral Care. Nuestro consejo es que se ponga en manos de un especialista en Medicina Ortomolecular porque es muy fácil romper los delicados equilibrios minerales del organismo. El exceso de un mineral suele dar lugar al déficit de otro. Ingerir pues alguno sin asesoramiento tiene sus riesgos. En cuanto a cuál adquirir nosotros no podemos entrar en eso pero nos consta que en España la patente del Silicio Orgánico elaborado por Le Ribaut la tiene la empresa Silicium España que desde hace varios años se anuncia en la revista y es –eso sí podemos afirmarlo- de excelente calidad. Por lo que respecta a los aparatos que se venden afirmando que protegen de las radiaciones nos es imposible valorarlo. Eso requeriría una investigación muy costosa en laboratorio que nosotros no podemos sufragar, especialmente ahora que cada vez hay más. Son quienes los fabrican quienes deben justificar lo que afirman. Y la Administración corroborarlo. Lamentamos no poder ayudarle en ese sentido. ¡Ya nos gustaría!


Sr. Campoy: soy lectora de la revista desde hace algunos meses así como seguidora ahora de La Dieta Definitiva ya que compré el libro. Verá, tengo 37 años y desde hace 15 siento dolores musculares en diferentes partes del cuerpo -de forma permanente, tanto de día como de noche- así como sensaciones extrañas (sobre todo picores y ardores). Cuando no tengo un síntoma tengo otro. Es como si formara parte de mí. Después de acudir a diferentes especialistas y obtener distintos diagnósticos -como neurosis y fibromialgia- un psiquiatra me dice ahora que se trata de una alteración en la zona parietal del cerebro -donde se analiza la sensibilidad de todo el cuerpo- y que se trata de una hipersensibilidad nerviosa llamada Trastorno Somatomorfo. Y ello sin hacerme ningún TAC. Así que me recetó Prozac. Acudí entonces al Dr. Cacabelos en La Coruña y éste me hizo unas pruebas analíticas muy completas pero los resultados fueron normales detectándoseme sólo una pequeña deficiencia de hierro. Según el TAC no había alteraciones significativas y lo único que me podían causar era depresión y ansiedad. Tras hacerme la prueba de intolerancia alimenticia el Dr. Cacabelos me dijo que los alimentos a los que era intolerante eran pocos y no justificaban mis síntomas. Estoy tomando vitamina B12, ácido fólico y Ginkgo Biloba. Y se que tengo hipersensibilidad al móvil. Hace algún tiempo, cuando escuchaba el sonido de unas llaves, sentía un cosquilleo en la piel o picor. Siento mucho los cambios de temperatura, sobre todo el frío, que influye en los síntomas mencionados. En fin, me gustaría que me dieseis alguna información sobre mi problema así como qué tratamiento o terapia me pudiera funcionar. Por ejemplo, si me iría bien la terapia sofrónica o si habría alguna posibilidad de intervención quirúrgica para corregir esta alteración. Gracias por vuestra atención y confianza ya que hacéis una muy buena labor. La medicina convencional no tiene soluciones para todo -por no decir para nada-, sólo para tapar los problemas sin buscar las causas. En espera de vuestras noticias os saluda afectuosamente.

Esther Casado
Hospitalet de LLobregat (Barcelona)

Si en la Clínica Euroespes no le han detectado ninguna patología, los análisis son normales y las intolerancias alimentarias no son la causa de sus problemas habrá que plantearse la búsqueda en otro ámbito. Sin obviar que las vitaminas que le han recetado y el Ginkgo Biloba son específicas para mejorar la función cerebral, sin duda algo alterada porque de lo contrario no se lo habrían prescrito. Le sugerimos someterse a un chequeo bioenergético con cualquiera de los aparatos de los que tantas veces hemos hablado: Mora, Quantum-SCIO, Quantec, Oberon, etc. Es posible que le permita detectar la causa. También le sugerimos un tratamiento ortomolecular. Y que lea en nuestra web (www.dsalud.com) todo lo publicado sobre fibromialgia en los números 34, 35, 61, 66 y 81. Especialmente la entrevista que en este último número hicimos al doctor Johann Andreas Bauer que alivia el dolor crónico de muchos pacientes de fibromialgia en apenas hora y media eliminando quirúrgicamente -con anestesia local- el exceso de colágeno que obstruye los canales energéticos del cuerpo, comprime los tejidos y genera el dolor. Trabaja en Suiza pero atiende en español los lunes de 16.00 a 18.00 en el teléfono 00 390 815 15 74 70. No sería mala idea además que se aplicara diariamente en las zonas doloridas silicio orgánico en forma de gel mediante masajes y tomara durante unos meses Aceite de Krill o Lyprinol así como Coral Care.


Hola. Mi nombre es Mónica, tengo 33 años y desde hace 7 más o menos vengo padeciendo mucha rigidez en la parte alta de la espalda. Estoy siempre contracturada, haga lo que haga. He ido al quiropráctico y al osteópata. Y, en fin, he probado todo lo que he podido sin resultado. Pero lo peor es que tengo vértigos, una sensación de inestabilidad increíble y, para colmo, me han dado taquicardias paroxísticas supraventriculares. Me hicieron la ablación con radiofrecuencias mediante un cateterismo pero desde entonces no paro de tener extrasístoles y me molesta muchísimo en cuanto a los vértigos. Los especialistas en corazón -ya me han visto tres- dicen que es normal y que se me pasará con el tiempo. ¿Hay alguna forma de solucionar esto? He preguntado por la terapia de ventosas pulsadas aquí en Barcelona pero sólo la visita con el médico cuesta 200 euros y el tratamiento ni me lo quiero imaginar. ¿Por qué será que las personas que no ganamos 2.000 euros al mes no tenemos derecho a algunas terapias? ¿Nadie lo ha pensado? ¿Hay alguna solución más económica? Para que tengáis más datos os diré que también tengo candidiasis crónica y hago una dieta ortomolecular pero sin demasiado resultado. Y ahora permitidme que os plantee otra cuestión: ¿es posible curarse de un trastorno bipolar? ¿De qué forma sin tener que tomar el arsenal de medicamentos que dan para ello? Tengo una amiga con este problema desde hace años y quiere probar otro tipo de terapia o solución. Muchas gracias por vuestra atención y os felicito por la revista. Me encanta. Espero con desesperación algún tipo de respuesta. Gracias.

Mónica
(Barcelona)

La verdad es que no creemos que en su caso proceda darle unas simples sugerencias. Es mejor que consulte con el Dr. Taher Abbas (93 456 96 34). Lea en nuestra web –www.dsalud.com– la entrevista que le hicimos en el nº 93 para entender y valorar las razones. En cuanto al Trastorno Bipolar hemos dado nuestra opinión varias veces en esta misma sección. La última en el número 95. Entre pues usted –o su amiga- en la sección de Cartas al Director, escriba Bipolar y pinche en Buscar hasta llegar a la respuesta que le interese.


Estimados amigos: ante todo quiero daros las gracias porque la revista me ha abierto la mente en cuanto a las concepciones de salud y medicina. Y precisamente eso me lleva a haceros una consulta: ¿qué os parece mejor? ¿Estudiar Medicina o formarse en Naturopatía, Homeopatía, Medicina Tradicional China, Flores de Bach, etc.? ¿Es realmente más completa la anatomía y fisiología de la carrera de Medicina que la de Naturopatía? La verdad es que no se qué hacer porque no quiero estudiar durante 6 años una carrera para luego tener que dedicar varios años más a estudiar las mal llamadas medicinas alternativas. Obviamente sé que un médico está socialmente mejor reconocido. En todo caso, si os decantaseis por lo segundo, vosotros que estáis más en contacto con ese mundo, ¿qué escuela o centro de medicina natural os merece más confianza? ¿Cuál tiene el programa más completo a vuestro juicio? Ruego indicación o consejo en estos puntos. Espero que podáis darme vuestra opinión porque supongo que estas preguntas se las harán muchísimos lectores de la revista. Gracias de antemano.

Daniel Sanguino

Mientras la enseñanza de las llamadas medicinas alternativas o complementarias no esté bien estructurada y sus estudios reconocidos nuestro consejo es que estudie usted Medicina a la vez que se forma en las demás maneras de entender la salud y la enfermedad. El único problema es que pondrá usted muy nerviosos a sus profesores porque no tendrán respuesta a muchas de sus preguntas. Pero eso a nosotros más que un reto nos parece un estupendo aliciente. Los profesores universitarios no están acostumbrados –al menos en las facultades de Medicina- a que los alumnos cuestionen sus “verdades”. En suma, aprenderá usted… y de paso probablemente les enseñe a ellos. ¿No le seduce la idea?


Hola, ¿qué tal? En primer lugar quiero felicitarles por el trabajo que realizan porque gracias a ello muchos hemos podido saber que existen alternativas a la medicina convencional y puntos de vista diferentes. Bien, mi hijo de 5 años sufrió hace 9 meses una mastoiditis que se manifestó después de 15 días en los que el niño tenía dolor de oído, algún día algo de fiebre -no más de 38º- y aunque aparentemente no tenía infección una mañana se levantó con «la oreja despegada de la cabeza». Tras una semana con antibiótico por vía intravenosa y otra semana más por vía oral el cuadro remitió. Sin embargo, pasados 6 meses el niño comenzó a manifestar síntomas similares y aunque el pediatra no observaba un cuadro grave le recetó nuevamente, ante mi insistencia, antibiótico (tengo también una hija de 13 años a la que nunca he dado medicación alguna y al niño sólo en esas dos ocasiones; de hecho ninguno de los dos está vacunado). El caso es que mi hijo se recuperó pero los médicos me aconsejaron que le hiciera drenajes en ambos oídos. De momento no he aceptado ya que en la terapia de balance electromagnético a la que le llevo se me aconsejó desparasitar el intestino del niño. La verdad es que no ha vuelto a tener problemas y tiene un estado bueno. Come mejor y se mantiene bastante regular. Por algunas informaciones que tengo sé que hay personas que son propensas a los parásitos intestinales y deberían desparasitarse cada cierto tiempo pero la medicación es fuerte y estamos hablando de un niño. ¿Hay alguna manera natural o menos agresiva de mantener a estos animalitos controlados? ¿Hay algún estudio que relacione estas cuestiones? Muchas gracias.

Pilar F. Miguelez

Son bastante numerosos los parásitos que dan lugar a patologías que luego los médicos tratan con fármacos y, por tanto, resultan inútiles. Afectando incluso al cerebro. Y la verdad es que aun no hemos hablado de ello por lo que lo vamos a hacer de inmediato. Nuestro consejo es que si su hijo se encuentra bien no lo someta a nada innecesario. Ahora bien, aunque la llamada mastoiditis se debe generalmente a una infección microbiana -siendo los principales patógenos responsables algunos neumococos, estreptococos estafilococos, pseudomonas, bacterias gram (-) y otros- también ciertos hongos y virus pueden ser responsables. Afortunadamente en el caso de su hijo los antibióticos parecen haber funcionado por lo que todo indica que se trataba de bacterias. En cualquier caso, lo mejor es prevenir posibles recaídas. Le sugerimos dar a su hijo un par de dientes de ajo diarios (busque cómo hacer que lo ingiera sin negarse por el sabor); quizás macerados en aceite de oliva virgen extra. Y si le gusta que chupe los clásicos palolús (son ricos en ácido glicirrínico). Y, finalmente, plantearse darle plata coloidal un mes (eso sí, asegúrese de que es coloidal).


Sr. Director: decía Quevedo que “donde no hay justicia es peligroso tener razón ya que los imbéciles son mayoría”. Y sé bien que es así porque soy abogado y procurador. Pues bien, me gustaría contar a sus lectores que como profesor de la Universidad John F. Kennedy de Buenos Aires (Argentina) he dado clases de cinco asignaturas, entre ellas Ejercicio y Administración Farmacéutica. La última vez a más de 50 alumnos excelentes, inquisitivos y ávidos de adquirir conocimientos. Y mi misión, además de enseñarles la legislación farmacéutica, era explicarles cómo es esta actividad comercialmente. Así que como trabajo práctico les propuse averiguar –se eligió al azar- el coste de un descongestivo nasal en gotas, una droga basada en la nafazolina que lleva en el mercado más de 40 años. Pues bien, consultado en nuestro país el proveedor más importante de drogas para la industria farmacéutica nos dio un precio por frasco de 3 centavos de peso (es decir, unos 0,0065 céntimos de euro; para entendernos, menos de una peseta). Y como el precio de venta al público era de 11,25 pesos -2,40 euros- es obvio que la ganancia por frasco era del 37.500 %. Algo que no tiene parangón con ninguna actividad lícita. Bueno, pues resultó que por esa época fui invitado a acudir –se celebró el 5 de junio del 2007- al Anexo de la Cámara de Diputados de la Nación donde se celebraron unas jornadas sobre Ética y Medicamentos a las que asistieron legisladores, funcionarios gremialistas, farmacéuticos, representantes de las cámaras farmacéuticas -que supuestamente no habían sido invitadas pero allí estaban-, etc. Y como una vez finalizada la jornada el que quisiera podía preguntar o exponer lo que le pareciera oportuno aproveché para hacerlo y dirigiéndome a los miembros de las Cámaras de Industria -a los que tenía a pocos metros- conté lo averiguado y les recordé el drama de la accesibilidad de muchas personas a los fármacos y de cómo mueren por ello muchos compatriotas, en particular niños, buena parte de ellos muy pequeños. Y que me parecía inmoral una ganancia del 37.500 % en un producto. Agregué que se trataba de un escándalo y que el estado debía y podía solucionarlo en lugar de hacerse el distraído. Bueno, pues debo decir que la respuesta a mis palabras no se hizo esperar: a los pocos días me citaron mi decano -el Dr. Capon Filas- y la Directora de Farmacia –Magariños- y tras un discurso kafkiano e hiriente me quitaron la cátedra. Añadiré que no me arrepiento de lo que hice. No puedo ser cómplice de tamaño despropósito.

Eduardo Marcelo Cocca
(Buenos Aires)

Lamentamos sinceramente lo que le ha sucedido y lo publicamos porque su caso es ilustrativo de hasta qué punto carece de ética la gran industria farmacéutica. Lo hemos dicho muchas veces: controlan las facultades de Medicina, los colegios médicos, los ministerios de Sanidad y los grandes medios de comunicación. Y al que molesta… se le aparta.


Estas cartas aparecen en
104
Abril 2008
Ver número