CARTAS AL DIRECTOR: NÚMERO 110 / NOVIEMBRE / 2008

Sr. Director: hace dos meses mi mujer empezó a ver borroso con el ojo derecho. Solamente le ocurría cuando leía o bien cuando estaba trabajando con el ordenador por lo que pensó que podía ser un problema de lo que vulgarmente se conoce como vista cansada. Fuimos a un óptico y éste, después de hacerle las pruebas pertinentes, sólo encontró un poco de hipermetropía que no justificaba su problema por lo que no vio necesario el uso de gafas. Pasaron los días y su problema se extendió a las personas y a todo aquello que estuviera a pocos metros de distancia. Fuimos a un oftalmólogo y le diagnosticó Pupila tónica de Adie (estamos a la espera de un TAC) ¿Qué causa esta patología? ¿Hay cura?¿Dónde puedo encontrar información clara sobre esta extraña enfermedad? Un saludo y muchas gracias de antemano.

José María García del Águila

Los médicos llaman Síndrome de Adie, Síndrome de Holmes-Adie o Pupila Tónica de Adie –que de las tres maneras se menciona en la literatura médica- al problema visual que se caracteriza por una dilatación importante de la pupila (midriasis) y la pérdida de reflejos del tendón interno (diafóresis) aunque a veces también aparecen hipermetropía, fotofobia, dificultad para leer y hasta parálisis parcial del esfínter del iris. Se considera un trastorno neurológico que altera los nervios posteriores del sistema parasimpático que inervan el ojo. Los oftalmólogos suelen por ello limitarse a sugerir a quien la sufre el uso de gafas para leer de cerca y la aplicación tres veces al día de unas gotas de pilocarpina diluida, un alcaloide obtenido de las hojas de un arbusto tropical perteneciente al género Pilocarpus que actúa a nivel del receptor muscarínico M3 y que sólo disminuye la dilatación de la pupila mejorando, por ende, la fotofobia. Y no resuelve el problema porque todo indica que ese “síndrome” no es sino consecuencia de una infección, vírica, bacteriana o fúngica. Nuestro consejo pues es que tome unas medidas muy simples: que se instile en ambos ojos directamente dos o tres gotas de suero fisiológico mezclado con limón (en la proporción de tres gotas de suero por cada gota de limón) tres veces al día. Y que se limpie a diario la zona de los ojos varias veces con un algodón empapado en plata coloidal (la de Oikos o la de Argenyl) y se instile dos o tres gotas de la misma en cada ojo al acostarse. Y, por supuesto, que siga una dieta rica en antioxidantes (sería asimismo buena idea someterse a una limpieza de hígado). Debería ser suficiente. Pero si no lo fuera –que nos extrañaría aunque el diagnóstico puede estar equivocado- dígale que siga un tratamiento ortomolecular e ingiera un gramo diario de omega-3 –antiinflamatorio-, vitaminas A, C y E, taurina -protege el cristalino-, zinc, L-lisina –eficaz frente a algunos virus que pueden dañar la estructura del cristalino-, calcio y magnesio -mejoran la microcirculación ocular-, luteína y zeaxantina –presentes en la col rizada, la berza, las espinacas y otros vegetales de hoja verde-, quercitina -flavonoide que mejora la opacidad del cristalino- y, por último, una planta, la eufrasia, realmente útil en las infecciones e inflamaciones oculares.


Querido Sr. Campoy: mis más sinceras felicitaciones por el trabajo que realizan en la revista. Mi nombre es Susana, soy de Huelva y estoy bastante desilusionada con el sistema médico actual. Y lo explico: hace alrededor de un año me diagnosticaron Tiroiditis autoinmune y mi médico se empeñó en no buscar otra causa que las meramente genéticas y prescribirme levotiroxina, algo a lo que me negué rotundamente pues soy de la opinión de que debe haber una solución más viable a la enfermedad que la de hacerte depender de una pastilla toda la vida y provocar la inutilidad del órgano. Para combatir a mi propio sistema inmune se me propuso además tomar inmunodepresores a lo que igualmente me negué por los peligros para mi salud que ello conllevaba. Pero hoy estoy desesperada porque ya son muchos meses sin encontrar respuestas a mis múltiples preguntas acerca de las enfermedades autoinmunes y de la mía en concreto. Tristemente, no he encontrado un solo médico -incluidos los naturistas- que sepa explicarme por qué tengo la Anti Tiroglobulina y el Anti TPO por las nubes. ¿Cómo podría afrontar mi enfermedad -si así puedo llamarla y siempre y cuando el diagnóstico sea el correcto- desligándome de las doctrinas tradicionales? ¿Por dónde podría empezar para iniciar un camino en el que encontrar posibilidades de curarme? ¿Puede recomendarme alguien que haya tenido éxito en esta patología?

Susana Garum

La Tiroiditis de Hashimoto o Tiroiditis autoinmune se determina porque al analizar la sangre aparecen anticuerpos antitiroideos. Y no existe tratamiento específico pero como la mayoría de quienes la padecen terminan desarrollando hipotiroidismo se les suele prescribir un tratamiento hormonal sustitutorio de por vida con los efectos secundarios que ello supone. La levotiroxina que le han recomendado es de hecho una hormona sintética similar a la hormona natural tiroxina. Y no va a resolver en absoluto su problema. La verdad es que muchas de las llamadas enfermedades autoinmunes se deben en realidad a reacciones producidas por intolerancias o alergias alimenticias por lo que debe hacerse ante todo un test para descartar de su dieta todo alimento que le pueda estar perjudicando ya que puede ser la causa o contribuir a su agravamiento. Debe asimismo consumir durante un par de semanas abundante omega-3. Le sugerimos tomar durante ese tiempo diez gramos diarios –de Aceite de Krill NKO o de Lyprinol– para luego pasar a tomar sólo tres. Evite además -por cierto, no fría nunca los alimentos- el consumo de tabaco, café, alcohol, leche y derivados, grasas saturadas, azúcares y harinas refinadas. Y prefiera las proteínas vegetales a las animales. Son asimismo útiles los cereales integrales, la levadura de cerveza, el germen de trigo y el rábano (en especial el negro). Finalmente sepa que es útil el consumo de L-tiroxina natural -en la dosis adecuada- y de MSM (Metilsulfolimetano), compuesto natural azufrado cuyos beneficios para regular la inmunidad son conocidos (entre 200 y 500 mg diarios). Hasta aquí el tratamiento natural. Debemos no obstante añadir que recientemente se ha asociado la Tiroiditis autoinmune a un virus por lo que le sugerimos para eliminarlo la ingesta de ajo, extracto de semilla de pomelo y, sobre todo, plata coloidal.


Apreciado Sr. Campoy: debo decirle que descubrí recientemente su revista aunque pienso ser a partir de ahora lector de la misma. Y la descubrí gracias a la consulta realizada a una doctora de medicina homeopática cuyos tratamientos estoy siguiendo actualmente. Resulta que en enero del 2007 se me diagnosticó Inmunodeficiencia Común Variable Adquirida (déficit en las tres IgG, IgA y IgM). Tengo 54 años y el diagnóstico se ha verificado con todo tipo de analíticas y otras pruebas. El tratamiento que se me aplica es el de “infusiones de gammaglobulinas EV” con una periodicidad de cuatro semanas y con 30 ccl.. Gammaglobulinas en 600 ccl. de suero. Todo lo comentado hasta el momento no tiene mucho de particular. Se trata de una enfermedad que aunque no es muy corriente está muy identificada… pero a pesar de ello no existe demasiada información ni investigaciones de por qué se desarrolla, normalmente entre los 40 y 50 años. Lo que sí que he encontrado muy interesante y es el motivo por el cual me dirijo a Ud. es por sus publicaciones sobre todo lo que se refiere a los campos electromagnéticos. Verá, yo trabajo desde hace 26 años en una central térmica donde se utilizan lignitos y hullas, tanto nacionales como de muchas partes del mundo (Sudáfrica, Polonia, Indonesia, Rusia…). Y paso por todas las secciones ya que pertenezco al sector de mantenimiento mecánico: caldera, turbinas, generador (145 Mgw. netos; 160 Mgw. brutos), depuración química (todo tipo de ácidos industriales para depuraciones, clorhídrico, sulfúrico, nalco, hidracina…). Y mi pregunta es obvia: ¿pueden mis condiciones de trabajo haber influido en mi estado de salud? En la central, además de campos electromagnéticos, hay emisiones de CO2, gases de combustión, partículas de carbón en suspensión de las moliendas, múltiples redes eléctricas, cambios térmicos muy importantes, proximidad y contacto durante los primeros con materiales a base de amiantos (actualmente sólo queda un amianto, amosita, en las paredes superiores de la caldera que está aislada del exterior y sólo hay que manipularla en caso de reparación). Agradeceré muchísimo cualquier información u orientación que me pueda facilitar para intentar encontrar respuestas. Saludos cordiales.

J. M.
Berga (Barcelona)

Mire usted, la Inmunodeficiencia Común Variable –también llamada Agammaglobulinemia adquirida, Agammaglobulinemia de aparición adulta e Hipogammaglobulinemia de aparición tardía– no es más que el nombre que se ha dado –a algunos médicos les encanta “bautizar” síndromes, es decir, conjuntos de síntomas- a un bajo nivel en sangre de las tres principales inmunoglobulinas (A, G y M). Déficit que hace que la persona sea más propensa a las infecciones al tener menos defensas. Y la razón principal parece estar en que si bien quienes sufren este problema tienen un número normal de linfocitos B éstos no logran madurar y convertirse en células plasmáticas capaces de producir los diferentes tipos de inmunoglobulinas y anticuerpos. Otros carecen asimismo de suficientes linfocitos T. Y algunos lo que tienen es una cantidad anormalmente alta de linfocitos T citotóxicos. ¿La causa? Oficialmente se ignora, por supuesto. Como en la inmensa mayoría de las enfermedades. ¿Y en su caso? En su caso es obvia y usted mismo la conoce. La ha descrito perfectamente: está usted brutalmente intoxicado. A nivel energético y bioquímico. Lo que es un milagro es que aún viva. Así que la decisión es suya: o sigue trabajando como hasta ahora y enferma y muere… o se marcha a otro sitio de inmediato. Luego, en un entorno adecuado, póngase en manos de un médico naturista que le trate de forma integral. Si éste le trata antes pero sigue trabajando quizás mejore pero el deterioro proseguirá y ya no habrá remedio. Tal es nuestra sincera -y brutal- opinión. Le sugerimos que lea en nuestra web- www.dsalud.com– el artículo que con el título ¡Estamos todos altamente contaminados! apareció en dos partes en los números 58 y 59. Y los numerosos artículos que hemos dedicado a los efectos de las radiaciones electromagnéticas. Será consciente de la gravedad de su situación perfectamente.


Hola. Me han diagnosticado una Lesión intraepitelial de bajo grado (SIL BJ)/CIN 1/HPV y el ginecólogo me ha dicho que para este tipo de lesiones, causadas por una infección de transmisión sexual, no hay medicación, que hay que esperar a que el cuerpo se recupere sólo pero que estas lesiones son las causantes de que a largo plazo, si no se atienden, puedan causar cáncer en el cuello del útero. Pero mi principal preocupación es que a mi pareja, al mismo tiempo, le han diagnosticado una enfermedad de transmisión sexual: Moluscum (tiene varias verruguitas en el pene y alrededores) y Condilomas. Primero aparecieron los moluscum y le recetaron Wartec en solución que le quitó algunas aunque no todas por lo que la dermatóloga le hizo un raspado. Solo que al tiempo volvieron a salir. Acudió entonces a otro dermatólogo que le dijo que él mismo se las pinchara con una aguja desinfectada y se echara Betadine. Esa segunda vez le enseñó al dermatólogo unos bultitos en el glande, diferentes a las verrugas anteriores y que antes no tenía (con forma de coliflor muy pequeña), y éste le dijo que eran condilomas. Y de nuevo le mandó Wartec en solución que acabó con el mayor de los bultitos pero aún le quedan otros tres. El problema es que esa crema le causó unas quemaduras horribles en la piel. Según los médicos que nos han atendido no hay solución para esa infección por lo que les pido su opinión. Ambos estamos muy preocupados y nos gustaría saber si existe alguna forma de ayudar a que nuestro organismo se deshaga de esos virus. Un cordial saludo,

Rosa F.

Se dice que una mujer padece una Lesión intraepitelial de bajo grado cuando en la superficie de su cervix hay una zona de aspecto anormal cuyas células, al estudiarse, tienen tamaño y forma distintas a las que debieran. Lo que no implica que sean cancerosas aunque muchos médicos las consideran precancerosas. En su caso es una lesión de “bajo grado·” y eso quiere decir que es pequeña y puede desaparecer sin hacer nada. Se sospecha que la causa es un virus, especialmente el llamado Virus del Papiloma Humano. El mismo que se supone produce los condilomas, unas verrugas pequeñas que en el caso de las mujeres se forman en la vulva, las paredes de la vagina o el cuello del útero y en el caso de los hombres en el glande y en el prepucio. Hoy se tratan con láser y cremas viricidas (entre ellas Wartec cuyo principio activo es la podofilotoxina). En cuanto al Moluscum contagiosum es una enfermedad de la piel que se manifiesta en forma de pequeños tumores papulares umbilicados, es decir como verruguitas con una ligera depresión en el vértice. Se considera benigna y uno se infecta por vía sexual. Suele desaparecer sola en dos o tres meses aunque a veces se trata aplicando nitrógeno líquido para congelar la zona o ácido tricloroacético. Y en este caso se achaca a una infección por un virus de la familia Poxviridae. ¿Y qué pueden ustedes hacer? Pues aplicarse en la zona de forma abundante plata coloidal e ingerir extracto de semilla de pomelo durante unos días. La misma solución que debería seguir cualquier persona que tenga un problema vírico independientemente de la “enfermedad” que le hayan diagnosticado.


Saludos. Mi primo me recomendó vuestra revista por su calidad y humanidad y, la verdad, no se equivocó porque he quedado completamente prendado. Sin embargo, mirando un poco la web he visto que no habéis tocado el tema de la infertilidad y por eso me gustaría pediros consejo: sufro Azoospermia obstructiva… aunque a veces me planteo si no se habrán equivocado en el diagnóstico. De hecho, ahora, tras conocer la revista me pregunto más si cabe si el problema se podrá deber a un bloqueo, a una vacuna mal asimilada, a un virus, a las amalgamas dentales… En fin, a todos esos detalles que gracias a vosotros hoy conozco. No se si sabréis de algún médico que conciba mi problema desde otro punto de vista. Os ruego que me digáis qué haríais vosotros si tuvieseis mi problema. Gracias, amigos.

Paco Pérez

Azoospermia obstructiva es el nombre que recibe la obstrucción de los conductos que unen los testículos con el pene impidiendo el paso de los espermatozoides. Y las causas más frecuentes son la ausencia de los mismos (hablaríamos en tal caso de un problema congénito), que hayan sido seccionados sin querer al someterse a una vasectomía o ser intervenido de una hernia inguinal o, lo que es más probable, a alguna infección en los conductos seminales que al ser combatida por el organismo haya provocado la obstrucción al dejar cicatrices. Por eso la única solución médica es intervenir quirúrgicamente. Es todo lo que se puede hacer ya que independientemente de la causa se trata de una obstrucción del conducto. Salvo que el diagnóstico sea erróneo, claro está, y no haya tal obstrucción.


Estimado Sr. Campoy: vaya por delante mi gratitud y mi reconocimiento a la gran labor que realiza. Bien, hace 7 años me diagnosticaron artritis reumatoide y desde entonces sufro cada año un brote en otoño que se prolonga parte del invierno. Cada vez con más fuerza, siempre en el lado izquierdo y en diferentes articulaciones. En tres ocasiones llegué a necesitar la silla de ruedas para moverme. Los pasé tomando antiinflamatorios -que no me hacían nada- y paralelamente productos que encontré en la revista por si podían ayudarme cuyo consumo prolongaba todo el año en lugar de los antiinflamatorios. Y así he ido tirando. He tomado cartílago de tiburón, espirulina, fitoterapia, omega 3, silicio -tomado y aplicado sobre la zona-, pomadas y ungüentos de todo tipo, cantidad de productos antiinflamatorios… Incluso he seguido las recomendaciones que indica en su libro La Dieta Definitiva que siempre recomiendo porque me parece de lo mejor. Me han hecho Gemoterapia, Kinesiología, el análisis con un Oberon, tratamientos con Papimi. Hasta tengo una máquina Bioptrón. Es más, he hecho el curso de control mental Silva, pertenezco a un grupo de autoayuda y estoy muy introducida e interesada en la cultura y terapias chinas. Mi alimentación y mi forma de vida son muy sanas y para mí Discovery DSALUD es como una biblia. Pues bien, desde noviembre del 2007 tengo inflamados los metatarsos del pie izquierdo aunque desde abril del 2008 puedo andar con dolores. A finales de mayo me dio un brote muy fuerte en la rodilla derecha con derrame de líquido sinovial y el médico me recetó antiinflamatorios y reposo total, como siempre. Al día siguiente me fui a Madrid -vivo en Álava- a la consulta de un doctor que me hizo un examen bio-hematológico y me puso una dieta ortomolecular y un tratamiento homeopático (se lo indico) pero un mes después la inflamación no había disminuido así que mi médico de familia me remitió al reumatólogo para que me baje las defensas y me extraiga el líquido. El caso es que me extrajo 5 jeringuillas de líquido y me inyectó cortisona pero luego me propuso darme Metotrexato y a eso ya me opuse de lleno; el problema es que me dice que si empeoro me lo tiene que dar sin más prórrogas. Me ha diagnosticado Oligoartritis seronegativa. A finales de julio me hice otro análisis bio-hematológico y me dijeron que siguiera con la misma alimentación pero me modificaron el tratamiento homeopático. El 9 de agosto tuve un nuevo brote en la rodilla derecha con derrame sinovial y decidí hacerme una Terapia Neural pero parece que tampoco ha funcionado. El 25 de agosto me sacaron 26 cl de líquido sinovial pero a los dos días se me volvió a llenar de líquido la rodilla. Y es en este punto donde ya brotan en mí lágrimas de impotencia. Veo que quizás no tenga más salida que la quimioterapia y estoy horrorizada porque siento como si fuera a firmar mi sentencia de muerte. He buscado en Internet oligoartritis y lo único que he visto ha sido un centro donde cogen células madre y las modifican más o menos. Veo que sobre cáncer y artritis hay más o menos cosas pero sobre oligoartritis no encuentro nada y eso me da más desesperanza. ¿Tengo que seguir un tratamiento contra el cáncer? El Bio-Bac, que tanto ponderan, menciona de pasada la artritis pero, ¿es la misma enfermedad? Llevo tanto dinero gastado que ya no sé qué hacer. ¿Se puede hacer algo con la genética? ¿Y con las células madre? El tratamiento es muy caro pero si hubiera alguna posibilidad buscaría el dinero como fuera. En fin, creo que esta carta es un SOS por si ustedes ven algo que para mí está nublado. Entenderé que no publiquen mi carta porque no es muy esperanzadora por lo que aunque sé que no suelen hacerlo les quedaría eternamente agradecida si me pudieran responder por correo. Gracias.

Rosa González
(Álava)

Vamos a ver: cuando se le dice a alguien que tiene artritis se le está diciendo que tiene una articulación inflamada. Y si se le dice que sufre oligoartritis que son dos o más las articulaciones inflamadas. Por otra parte, se llama seropositivo en general a toda aquella persona que presenta en sangre anticuerpos (un tipo de proteínas producidas por el sistema inmune en respuesta a la presencia de sustancias extrañas potencialmente dañinas a las que se llaman antígenos) que prueban la presencia de algún agente infeccioso. Luego si el médico le dice a un paciente que la prueba ha dado negativa para el agente que se busca -un virus, un hongo, una bacteria, un parásito o, incluso, un prión- se le comunica que su patología es seronegativa. O sea, que la causa de su problema no parece estar en el agente que se creía posible responsable. Así de simple. Ya hemos explicado que algunos médicos ocultan su ignorancia usando un lenguaje esotérico e incomprensible para quienes no lo son –alegando que es su lenguaje técnico como si éste no pudiese hacerse comprensible fácilmente si quisieran para los profanos- ya que así dan la impresión de tener un conocimiento del que en realidad carecen. El problema es que los posibles agentes infecciosos son muchos y lo normal es que se le pueda decir a alguien que es seronegativo a tal o cual agente infeccioso pero no a todos. En su caso lo que seguramente se ha buscado al analizar el liquido sinovial son dos cosas: saber el nivel en sangre de la llamada Proteína C reactiva de alta sensibilidad o PCR -porque cuando hay una infección o inflamación aguda en el cuerpo el hígado la produce en gran cantidad- y comprobar si aparece el llamado Factor Reumatoideo, anticuerpo que en la sangre se adhiere a la inmunoglobulina G (IgG) formando una molécula conocida como Complejo inmunitario que puede activar diferentes tipos de procesos relacionados con inflamación en el organismo. Cuando la prueba da positivo indica pues que el problema puede estar motivado por algún virus que puede dar lugar a una infección crónica, a una dermatomiositis, a una mononucleosis, a un lupus eritematoso sistémico, a una leucemia y a otras patologías. En suma, no parece ser su caso porque le han dicho que es una Oligoartritis Seronegativa (aun cuando está constatado que se trata de una patología que tiene una asociación clara con el antígeno HLA-B27). Resumiendo: le han dicho simplemente que tiene dos o más articulaciones inflamadas y que la causa no parece ser bacteriana. Y si el nivel de proteína C reactiva es bajo –que no nos lo dice- que tampoco parece ser vírica. Que luego eso sea así o no es discutible porque tales pruebas no son precisamente infalibles. Por otra parte, los expertos que ha visitado le han sugerido que tome silicio orgánico y se lo aplique tópicamente porque muchas artritis están relacionadas con la psoriasis y ésta se resuelve con la ingesta o aplicación de ese mineral (lea en nuestra web –www.dsalud.com– lo publicado al respecto en los números 59, 74 y 98). Y ácidos grasos omega 3 porque son potentes antiinflamatorios. Y cartílago de tiburón porque también es antiinflamatorio y analgésico además de estimular el sistema inmune, regular la angiogénesis e inhibir el crecimiento tumoral, entre otras propiedades (lea el artículo que sobre él publicamos en el nº 74). Y espirulina porque estimula el sistema inmune, ayuda a combatir la anemia, protege de las infecciones, ayuda a corregir las alteraciones de la vista provocadas por déficit de vitamina A, facilita la eliminación de toxinas, reduce el riesgo de desarrollar cáncer, contiene cantidades apreciables de Ácido Gammalinolénico (GLA) y multiplica la población de lactobacilos en el intestino mejorando la digestión y la absorción de nutrientes (lea el artículo que publicamos en el nº 44). Y no le decimos por qué le recomendaron otras plantas por qué no nos dice cuáles fueron. En suma, le han dado soluciones que son útiles pero que no afrontan el problema. Lo que se explica porque no se conoce la causa de su patología, considerada por muchos además una enfermedad autoinmune. Dicho esto nos vamos a permitirnos decirle varias cosas. El problema puede estar originado por una contaminación electromagnética, por una contaminación química -de productos alimenticios en conserva, de limpieza, de higiene (especialmente por metales pesados), etc.-, por alguna infección microbiana, por una intolerancia o una alergia alimentaria (sobre todo a la leche y derivados, huevos y carne roja), por una flora intestinal deteriorada, por alergia al látex (¿no usará un colchón de ese material?), por déficits nutricionales (¿cómo anda de calcio, magnesio y vitamina C?), etc. En suma, nuestro consejo –y nos repetimos una y otra vez sin que muchos lectores parezcan entender por qué lo hacemos, es que averigüe si está contaminado electromagnéticamente, si se trata de una contaminación química o si es usted alérgico o intolerante a algún alimento. Y luego si sufre alguna infección o déficit de algún nutriente. Ese es el camino. Mientras puede someterse a un ayuno -o semiayuno- terapéutico de entre siete y quince días seguida de una dieta absolutamente libre de carne, mariscos, leche y derivados, huevos, azúcar blanco, pimientos, berenjenas, patatas, tomates, alcohol y café. Asegúrese asimismo de que su ácido úrico está en víveles adecuados. Y a continuación sométase a un proceso profundo de desintoxicación del organismo para lo que le sugerimos que lea el reportaje que publicamos en el nº 106 sobre el sistema propuesto por Andreas Moritz. Mejorará sin duda alguna.


Estas cartas aparecen en
110
Noviembre 2008
Ver número