Gripe A: la OMS sigue haciendo el ridículo

por José Antonio Campoy

La Organización Mundial de la Salud (OMS), empeñada en hacer el ridículo y perder el escaso crédito que le queda, decretó en junio pasado que la llamada Gripe A había alcanzado el nivel 6 y ya podía hablarse de ¡pandemia! Y, por tanto, ¡que había que prepararse para afrontarla! ¿Cómo? Pues suponemos que agotando en todo el mundo las existencias de anís estrellado en cápsulas –que eso simplemente es el Tamiflu- y hacer así negocio aprovechando que hace unos años se retiró del mercado alegando que era “tóxico”. Y preparando el terreno para que todo el mundo se vacune, algo probablemente inútil pero sobre todo completamente innecesario. Lo que no obstante hará la inmensa mayoría de la gente porque más de la mitad de la población no lee jamás, sólo escucha la radio y la televisión y ambos medios están bien controlados. Claro que muchos de los que sí leen tampoco encontrarán demasiada información fiable porque la mayoría de las publicaciones escritas pertenecen a unos cuantos grupos que también están controlados. A pesar de que toda vacuna tiene peligro potencial. Y que en este caso no se justifica porque la llamada gripe A es infinitamente más benigna que una gripe común. La fiebre de quienes la han sufrido apenas ha llegado a los 38 grados y en un par de días de descanso -con síntomas muy leves- les ha desaparecido ¡sin hacer nada, sin tomar fármaco alguno! Lo reconoció después de una tan vergonzosa como lamentable e injustificada campaña de alerta la Ministra de Sanidad y Política Social española Trinidad Jiménez quien ante el asombro de muchos de los periodistas presentes en la rueda de prensa que convocó nada más saberse la decisión de la OMS explicó, como esta revista denunció con dureza el mes pasado en solitario, que no se justificaba una alarma social y en realidad se trata de un virus que se contagia fácilmente -y de ahí la rapidez de su extensión- pero de poca gravedad y escasas consecuencias. Agregando además que su diseminación depende de las características sociales y sanitarias de cada país y en España “la enfermedad es leve y evoluciona sin complicaciones”. De hecho en la web del ministerio se reitera que “entrar en fase 6 se refiere, por tanto, a la extensión del virus y a su transmisión sostenida, no a la gravedad clínica de la enfermedad”. Añadiendo: “Con la información nacional e internacional disponible hasta el momento el Ministerio subraya que el virus provoca una gripe leve que responde bien a los tratamientos convencionales. Hasta ahora todos los casos que se han dado en España se han curado y han tenido una evolución favorable”. Y más adelante insiste: “Todo esto permite enviar un mensaje de tranquilidad a los ciudadanos ya que, por un lado, la enfermedad es muy leve y es comparable a una gripe común y, por otro, el sistema sanitario está preparado para dar la mejor atención posible a los afectados”. ¿La mejor atención posible? ¿Qué “atención” si no se requiere ninguna? Y si se trata de una gripe tan leve para qué se ha constituido un Comité Ejecutivo Nacional para la Prevención, el Control y el Seguimiento de la Evolución Epidemiológica del Virus de la Gripe A en el que bajo la presidencia de la ministra de Sanidad y Política Social hay representantes ¡de los ministerios de Ciencia e Innovación, Asuntos Exteriores, Interior, Fomento, Trabajo, Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Economía y Hacienda, Educación y Defensa! ¿Se han vuelto locos en Sanidad? ¿Y por qué ha decidido ese comité “que las administraciones central y autonómica continúen planificando las acciones de respuesta a la enfermedad en los próximos meses en la organización de la atención sanitaria, la disponibilidad de medidas preventivas y otros dispositivos”. O nos aclaran su necesidad real o deberemos colegir que es sólo otra de esas comisiones que se crean para meter miedo o, simplemente, para aprovechar la situación creada y que un grupo de gente cobre dinero del estado con tal excusa. Todo negocio. Puro negocio. Y los ingenuos… ¡a vacunarse!.