El esperpento de la gripe A

por José Antonio Campoy

Keiji Fukuda, director en funciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó a principios de mayo que es muy probable que el año que viene ¡un tercio de la población mundial se haya contagiado con el virus de la Gripe A! Y claro, teniendo ese cargo a ver quién le lleva la contraria. Que ya se sabe que los cargos hacen a cualquier analfabeto o sinvergüenza –y no decimos que ese personaje lo sea porque igual es sólo un tonto útil- en alguien muy creíble. En España lo sabemos muy bien. Y eso es posible porque el virus de la estupidez sí que afecta ya a gran parte de la humanidad. Lo decimos ahora como lo dijimos en noviembre del 2005, mes en el que este editorial se titulaba El virus VEH infecta ya a medio planeta y en cuyos primeros párrafos se decía textualmente lo siguiente: “El VEH, un virus tremendamente peligroso, ha infectado a medio planeta. Sumamente contagioso se introdujo hace ya muchos años en los núcleos de células sociales básicas como la ONU, la OMS, la FDA (la agencia estadounidense del medicamento), los MS (Ministerios de Sanidad), los CM (Colegios Médicos) y los grandes MSC (Medios de Comunicación Social)- merced a la actividad de agentes patógenos muy activos procedentes de algunas cepas de las MF (multinacionales farmacéuticas). Y según los expertos sólo existe una vacuna para evitar ser infectado compuesta básicamente de dos antivirales muy poco comunes: SC y CR (vulgarmente conocidos como Sentido Común y Capacidad de Raciocinio). Nos referimos al Virus de la Estupidez Humana (VEH). De hecho, si este singular virus no estuviera tan extendido la alarma que hoy genera la cepa H5N1 -subtipo del virus de la gripe aviar- no habría tenido lugar. Porque es éste un patógeno tan enormemente peligroso que en todo el mundo ha infectado a poco más de seis decenas de personas desde que se detectó en Hong Kong hace ya ¡ocho años! -en 1997- y eso porque estaban en contacto físico permanente con las aves infectadas y la mayoría padecía además enfermedades crónicas que no habían dejado precisamente su sistema inmune en las mejores condiciones”. Seguro que nuestros lectores habituales recuerdan las líneas precedentes. Y seguro que las recuerdan también quienes nos pusieron a caldo llamándonos inconscientes e ignorantes acusándonos de no entender la gravedad del problema. ¿Y qué ha pasado tres años y medio después? ¿Se han infectado y muerto por el virus de la gripe aviar los millones de personas que nos dijeron? A ver, ¿qué tienen que decir todos aquellos ignorantes y sinvergüenzas que sólo querían vender antivirales inútiles como el Tamiflu para hacer negocio mediante la estrategia de aterrorizar a la gente? ¿Y qué tienen que decir ahora? Porque lo de la llamada Gripe A es un esperpento. Primero nos dijeron que el virus responsable procedía de una piara de cerdos que se criaban en México y había infectado a unas decenas de personas y por eso le bautizaron como virus de la gripe porcina, luego que una persona había contagiado a cerdos y más adelante que nada de eso se había demostrado y que por tanto le cambiaban el nombre por el de Gripe A (lo que indica por cierto que ya piensan en los virus B, C,. D, E… que a fin de cuentas esto de las vacunas es un negociazo). Solo que como las mentiras oficiales se asumen siempre sin metabolizar semanas después la mayor parte de los políticos y los periodistas, a pesar de haberse descartado oficialmente que el cerdo tuviera algo que ver, siguieron hablando de matar cerdos, de si el cerdo –jamón incluido- podía comerse, de prohibir importarlo o exportarlo… Luego, como si de partes de guerra se tratara, los informativos de radio y televisión abrieron cada día con las nuevas cifras de víctimas y bajas. Hasta que en el momento de cerrar este número de la revista -20 de mayo- la OMS afirmaba que había contabilizado ya unos 8.500 casos siendo 72 las personas fallecidas a causa de tan peligrosísimo virus. ¡En todo el mundo! Cuando sólo en el 2008 murieron de gripe común –datos oficiales de la propia OMS- ¡500.000 personas! ¿Y con lo que ha provocado la Gripe A la OMS ordena una alerta mundial de nivel 5? ¿Es o no evidente que la estupidez ha infectado a medio planeta? Lo afirmamos de forma rotunda al igual que lo hicimos en el 2005: el riesgo de pandemia por el virus de la Gripe A es prácticamente inexistente. Aun si como algunos investigadores aseguran quienes están detrás del negocio intentan esparcirlo artificialmente a toda prisa. Lea en nuestra web –www.dsalud.com- el Editorial que con el título El Tamiflu, Donald Rumsfeld y el negocio del miedo publicamos en el nº 81, el extenso y esclarecedor reportaje que al mes siguiente publicamos en el 82 con el título La gripe aviar, el Tamiflu y el negocio del miedo y, sobre todo, el que con título La verdad sobre la Gripe A aparece en este mismo número. Porque si después de hacerlo aún duda de que todo esto no es más un deleznable montaje de muy altos vuelos es probable que usted también esté infectado del Virus de la Estupidez Humana (VEH). Y si lo duda espere, deje que pasen unos meses y luego juzgue. No nos equivocamos en el 2005 con el peligro real del virus de la gripe aviar y no nos vamos a equivocar ahora con el de la Gripe A. Como no nos equivocamos con el llamado mal de las vacas locas al que en su día dedicamos varios artículos muy críticos y dos editoriales: uno en el nº 25 titulado ¿Vacas locas o políticos incompetentes? y otro en el 29 titulado Matanza absurda.