La venta por correo de productos dietéticos, fitoterapéuticos, homeopáticos y fármacos que no requieren receta es legal

por José Antonio Campoy

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha dictaminado en una reciente sentencia que la venta por correo -e, incluso, la venta por Internet- de medicamentos que no requieren prescripción médica y estén autorizados en alguno de los estados miembros no puede prohibirse porque constituiría una restricción a la libre circulación de mercancías. El tribunal agrega que eso sólo sería posible si hubiera peligro real para la salud y la vida de las personas. Incluso se opone a que pueda prohibirse la publicidad de los fármacos que no requieren prescripción médica. En cambio, entiende que cuando se trata de medicamentos sujetos a prescripción médica permitir su adquisición sin suficiente control podría aumentar el riesgo de que se utilicen las recetas médicas de modo abusivo o incorrecto. Añadiendo que el hecho de que el etiquetado del fármaco esté en una lengua ajena puede también tener consecuencias más graves cuando se trata de medicamentos con receta. Evidentemente, ello implica que la publicidad y venta por Internet de los complejos vitamínicos y minerales así como de los productos dietéticos y fitoterapéuticos es totalmente legal y no puede ser prohibida por gobierno alguno ya que tampoco precisan receta y ni siquiera tienen la categoría de fármacos. La noticia es importante y nos congratula saber que los magistrados del Tribunal de Justicia de la Unión Europea han actuado con equidad y sentido común. Ahora sólo hace falta que ese mismo tribunal se pronuncie sobre la reciente norma comunitaria que impide que tales productos puedan alegar propiedades terapéuticas ya que es una disposición sencillamente aberrante. Es más, resulta a todas luces ridículo que se permita vender productos vitamínicos, dietéticos o fitoterapéuticos pero se prohíba decir para qué sirven y cuáles son las dosis adecuadas. Es más, la falacia del Ministerio de Sanidad y Consumo de que todo producto que alegue propiedades terapéuticas puede ser retirado del mercado con la alegación de que por ese simple hecho pasa a considerarse «fármaco» es deleznable. Como incalificables e impropias de un estado de derecho son las actuaciones que sigue ejerciendo con total impunidad en tal sentido. Centenares de productos que llevan muchos años en el mercado y se venden libremente en el resto del mundo y en Europa siguen siendo retirados con esa excusa en una actuación propia sólo de una república bananera. Y no crea el lector que se trata sólo de empresas pequeñas. Los «técnicos» de Ana Pastor han ordenado retirar de nuevo decenas de productos, esta vez a empresas como Solgar, Ebiotec, Ynsadiet o Biover que se unen así a la enorme lista de las ya damnificadas como es el caso de Oikos Internacional, Catalysis, Cheminova Internacional, Tegor, Nutrimed, Biomiskal, Phytovit, Fito-Cosmos, Dimecat, Euronatur 2000, Quality Life, Nutrispain, Xatoga, Destilados Tridyn, Biofit… Una lamentable actuación que sólo ha sido posible por el grado de desunión que reina entre ellas y el temor irracional que provoca el Ministerio en algunos de sus propietarios y gestores. En suma, un cúmulo de disparates que por sí mismos descalifican a una ministra que mientras hace campaña para que la gente no fume se fotografía cada vez que puede entre el humo del puro de su valedor político: Mariano Rajoy.