Incuestionable eficacia de la vitamina C intravenosa en el tratamiento del cáncer

ntermedia_118_04

Sumarios:

El Dr. Miguel Ángel Ibáñez presentaría en 2009 en la californiana Universidad de San Diego (EEUU) ante más de tres mil investigadores un trabajo en el que describía cómo la vitamina C aplicada intravenosamente por goteo y de la forma adecuada es antitumoral y antidegenerativa pues impide los daños que provocan los radicales libres a nivel celular. Es más, asegura que es antiinflamatoria, antihistamínica y claramente eficaz tanto en casos de cáncer como de alzheimer y otras patologías degenerativas.

Sumarios:

Yo no creía en la llamada Medicina Natural –explica el doctor Miguel Ángel Ibáñez- pero un día caí enfermo y mis padres, ante la falta de resultados de la medicina convencional, decidieron llevarme a un homeópata francés que trabajaba en Valencia. Éste me puso a tratamiento ¡y funcionó! Aquello me rompió los esquemas”.

Para aplicar vitamina C de forma intravenosa es necesario tener en cuenta el pH del tejido conjuntivo del paciente y su resistividad (el grado de dificultad que encuentran los electrones en sus desplazamientos). Porque tanto si el pH es demasiado ácido como demasiado alcalino se puede desequilibrar aún más.

La dosis de vitamina C que deberíamos tomar para estar sanos oscila entre medio y un gramo diarios pero a la hora de tratar una patología grave puede llegar a infundirse en vena mediante goteo hasta sesenta gramos según el Dr. Miguel Ángel Ibáñez.

Un trabajo conjunto hecho entre las universidades de Barcelona y Stanford ha demostrado que un aumento de la concentración de radicales libres activa las tirosinquinasas y éstas, cuando se activan, hiperfosforilan a nivel celular las proteínas y eso lleva a la degeneración celular y/o al cáncer. Lo que puede evitarse ingiriendo suficiente vitamina C porque ésta inhibe las tirosinquinasas y, por tanto, bloquea toda la cascada de acontecimientos que lleva a la degeneración celular.

El Dr. Miguel Ángel Ibáñez ha demostrado mediante un sencillo experimento científico que la vitamina C sintética es ¡ocho veces menos efectiva que la natural!

Para el Dr. Miguel Ángel Ibáñez los actuales protocolos de tratamiento convencional en el cáncer “no deberían durar”. Y añadiría: “El problema es que hay demasiados intereses creados detrás. La industria farmacéutica es la cuarta industria del mundo tras la armamentística, la prostitución y la droga. Mueve mucho dinero”.

Este reportaje aparece en
118
118
Julio - Agosto 2009
Ver número