La utilidad del MORA en casos de cáncer

ntermedia_119_05

Sumarios:

Para el doctor Gottfried Cornelissen el cáncer es consecuencia de un daño sostenido sobre el metabolismo de las mitocondrias celulares, resultado tanto de una deficiencia nutricional como del impacto de los tóxicos sobre ellas. La mutación de su ADN sería por tanto efecto y no causa de la célula tumoral. Y bastaría reforzar el sistema inmune con suplementos adecuadamente testados para cada paciente, equilibrar el sistema hormonal y eliminar los materiales tóxicos del organismo para evitar entre el 60 y el 80% de los desarrollos tumorales. Sencilla terapia que, eso sí, complementa con un aparato de diagnosis y tratamiento por biofrecuencias –el MORA– capaz de testar y corregir desequilibrios antes de que se produzcan los daños en las mitocondrias. Y de revertir la situación cuando estos daños ya se han producido.

Sumarios:

Para Gotfried Cornelissen el cáncer no es una patología local sino un proceso degenerativo sistémico –es decir, global- que se inicia cuando el llamado sistema básico de Pischinger se ensucia afectando al funcionamiento mitocondrial de las células y éstas, en un intento de sobrevivir, ponen en marcha el mecanismo de proliferación celular que llamamos cáncer.

Si la matriz extracelular o sopa biológica del sistema básico se densifica, se solidifica, se envenena o degenera dejará de llegar oxígeno y nutrientes a las células y, por ende, a sus mitocondrias. Y ello dar lugar a muy diversas patologías.

Los oncólogos interpretan todo tumor como algo maligno que hay que combatir cuando a menudo no es sino la consecuencia de una falta de oxígeno y nutrientes en las mitocondrias de las células por lo que bastaría desintoxicar y nutrir la sopa biológica del sistema básico de Pischinger para que éstas dejen de mutar en su intento de adaptación a las circunstancias y así sobrevivir.

Hoy día sólo el diagnóstico con un MORA –afirma Gotfried Cornelissen- permite evaluar el estado real de la función mitocondrial. Con él puede hasta medirse cuantitativamente cuánta energía producen las células”.

El programa de Diagnóstico Sistémico del MORA incluye un test de sustancias, uno de cuantificación y otro de correlación que permiten determinar y tratar las causas de cualquier problema degenerativo.

El test de sustancias del MORA permite valorar todas aquéllas –fármacos incluidos- que han terminado afectando al organismo. El de cuantificación pone en cifras cómo nos afecta –positiva o negativamente- cualquier sustancia. Y el de correlación relacionar cada sustancia que ejerza un daño con el órgano o tejido en el que incide y viceversa.

Este reportaje aparece en
119
119
Septiembre 2009
Ver número