Tratan con éxito a pacientes de cáncer desahuciados ¡estimulando sus defensas!

ntermedia_186_04

Sumarios:

En 1891 el cirujano norteamericano William B. Coley inyectó estreptococos en un paciente de cáncer para causarle erisipela y estimular su sistema inmune… ¡y el tumor del enfermo desapareció! El éxito le llevaría a tratar durante los cuarenta años siguientes a centenares de personas con cáncer óseo inoperable y sarcomas de tejidos blandos utilizando una combinación de bacterias muertas del Streptococcus pyogenes y el bacilo Serratia marcescens –fórmula que terminaría conociéndose como Toxina, Fluido o Vacuna de Coley– con excelentes resultados que se vieron sin embargo oscurecidos por el auge de la radioterapia y la quimioterapia. Pues bien, entre 2007 y 2012 la empresa MBVax Bioscience empezó a distribuir a pacientes de cáncer desahuciados una fórmula similar bautizada como Vacuna Bacteriana Mixta (MBV por sus siglas en inglés) logrando que en el 20% de los casos desaparecieran los tumores y en un 70% hubiera regresión parcial.

Sumarios:

En 1891 el cirujano norteamericano William B. Coley inyectó estreptococos en un paciente de cáncer para causarle erisipela y estimular su sistema inmune… ¡y el tumor del enfermo desapareció!

La fiebre y la inflamación son mecanismos de autorreparación demonizados por la industria farmacéutica para vender antipiréticos y antiinflamatorios.

William B. Coley encontraría en la literatura científica ¡de hace un siglo! 47 trabajos que documentaban el efecto beneficioso de las infecciones en el tratamiento de tumores.

Según William B. Coley “la fiebre hace disminuir de tamaño los tumores -benignos y malignos- cuando aparece por causa de diversas enfermedades infecciosas; entre ellas, la escarlatina, el tifus, el cólera e, incluso, la piemia”.

Entre 2007 y 2012 la empresa MBVax Bioscience empezó a distribuir a pacientes de cáncer desahuciados una fórmula similar a la Vacuna de Coley bautizada como Vacuna Bacteriana Mixta (MBV por sus siglas en inglés) logrando que en el 20% de los casos desaparecieran los tumores y en un 70% hubiera regresión parcial.

“Nuestra vacuna -explica Stephen Hoption Cann- se ha usado solo en pacientes que ya habían sido sometidos a cirugía, quimioterapia y/o radiación y tenían metástasis en muy distintos lugares del cuerpo porque los tratamientos fueron ineficaces… y a pesar de ello logró la regresión de una amplia variedad de diferentes tipos de cáncer en muy distintos órganos”.

La Vacuna Bacteriana Mixta (MBV) ha obtenido regresiones en muy diversos tipos de cáncer -linfomas, melanomas, sarcomas, mielomas múltiples…- y órganos: cerebro, lengua, esófago, estómago, pulmones, hígado, páncreas, mama avanzado, próstata, ovarios, cuello uterino, colon y recto. Produciéndose las remisiones completas en cánceres de esófago, estómago,  mama y pulmón.

Este reportaje aparece en
186
186
Octubre 2015
Ver número