El tejido de la placenta ayuda a la curación de lesiones oculares

 

El transplante de tejido de placenta al ojo parece ser una forma efectiva de reparar ciertos tipos de lesiones en la córnea, según publican varios investigadores de Florida (EE.UU.) en el British Journal of Ophthalmology. El transplante funciona para pacientes con un tipo particular de problema ocular denominado deficiencia parcial de células limbares progenitoras.
La córnea -la parte del ojo que recubre el iris y la pupila- está recubierta por una capa de células que tienen una tasa de rotación muy rápida. Las células progenitoras que producen estas células de rápido crecimiento se localizan en la zona limbar, situada a lo largo del borde de la córnea.
La lesión de esta zona disminuye el número de células que pueden producir las que recubren la córnea. Este daño -que puede estar causado por quemaduras químicas o térmicas, radiación, enfermedades oculares y otras causas- puede conducir a la irritación ocular, a la hipersensibilidad a la luz o, incluso, a la pérdida de visión.
El transplante de membrana amniótica mejora los síntomas de los pacientes con lesión parcial de la zona limbar. Veintitrés días después del transplante todos los pacientes desarrollaron una capa normal de células sobre la córnea. La visión había mejorado un 90% al año. Sólo uno de los 15 pacientes experimentó pérdida de visión tras el tratamiento. El dolor y la hipersensibilidad a la luz desapareció en el 86% de los pacientes. Debido a que las células amnióticas no están vivas cuando son transplantadas no hay riesgo de que el sistema inmune humano las rechace.