Expertos en Medicina Genómica de todo el mundo se reunieron en España

El Palacio de Exposiciones y Congresos de La Coruña fue el 12 y 13 de diciembre pasados sede de la primera reunión de la Asociación Mundial de Medicina Genómica (WAGEM) aprovechando la celebración de la III Conferencia Anual de la Fundación EuroEspes. El objetivo era promocionar programas educativos que permitan implementar la Farmacogenética y la Farmacogenómica como procedimientos estándar para una medicina personalizada en Europa y otros países desarrollados así como actualizar los últimos datos en este ámbito. Un acto en el que participaron personalidades como Ramón Cacabelos -director del Centro de Investigación Biomédica EuroEspes-, Miguel García Montes -presidente de la Asociación Española de Biopatología Médica-, Damiano Galimberti -presidente de la Asociación Italiana de Médicos Antiaging-, Anna Soler -vicepresidente de la Asociación Española de Genética Humana-, Jorge Teijeiro Vidal -vicepresidente de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Galicia-, Helder Motta Filippe -vicepresidente de INFARMED en representación del Ministro de Sanidad de Portugal-, Christian A. Scerri -genetista, en representación del Ministro de Sanidad de Malta-, Gerardo Jiménez Sánchez –Director General del Instituto Nacional de Medicina en representación del Ministro de Sanidad de México-, Víctor Manuel Ramírez Anguiano -Rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de la Universidad de Guadalajara (México)- y Rafael Cortés Elvira -Rector de la Universidad Camilo José Cela (Madrid).

El Dr. Cacabelos, presidente de la conferencia, explicaría en el acto que “los mecanismos patogénicos de la mayoría de los desórdenes del sistema nervioso central son poco conocidos aún. Los estudios genéticos realizados en las dos últimas décadas han demostrado que las patologías del Sistema Nervioso Central son multifactoriales y poligénicas. De ahí que los recientes avances en Medicina Genómica puedan contribuir a acelerar nuestro conocimiento de la patogénesis de los desórdenes del Sistema Nervioso Central mejorando la precisión del diagnóstico con la introducción de nuevos biomarcadores y personalizando los tratamientos con la incorporación de procedimientos farmacogenéticos y farmacogenómicos al desarrollo farmacológico y la práctica clínica”.

Cabe agregar que fueron muchos e internacionalmente conocidos los ponentes pues entre ellos se encontraban Urs A. Meyer –profesor de Farmacología del Biocentro de la Universidad de Basel (Suiza)-, Allen D. Roses -profesor de Neurología en la Universidad de Duke (California, EEUU)-, John R. Cockcroft -del Instituto de Investigación Cardiaca de la Universidad de Gales (Reino Unido)-, Filippo Guglielmo de Braud -Director de la Unidad de Farmacología Clínica y Nuevos Fármacos de la Facultad Europea de Oncología de Milán-, Christian A. Scerri –genetista maltés-, Gerardo Jiménez-Sánchez -Director del Instituto Nacional de Medicina Genómica de México-, Masatoshi Takeda -jefe del Departamento de Psiquiatría y Ciencia del Comportamiento en la Universidad de Osaka (Japón)-, Carmen Vigo –Directora de Diagnóstico y Transplante de Invitrogen (Estados Unidos)-, Marvin Edeas -profesor de Medicina Preventiva en la Universidad de París XIII (Francia)-, Francesco Marotta -especialista en Biogerontología de la Universidad de Pavia (Italia)-, Munir Pirmohamed -del Departamento de Farmacología de la Universidad de Liverpool (Reino Unido), Ian P. may -de la División de Medicina Molecular y Terapéutica de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), Valter Lombardi -Director del Departamento de Inmunología Molecular de Euroespes Biotecnología-, Eugenio Luigi Iorio -nutricionista y bioquímico de la Universidad de Nápoles (Italia)-, Amalio Telenti –del Instituto de Microbiología de Lausanne (Suiza)- y Stefan Prause -cofundador y Director Ejecutivo de la empresa alemana Farmacogenómica GMBH-, último ponente que concluyó afirmando que “la implementación de la Farmacogenética en la medicina diaria es difícil por el consumo de tiempo y lo costoso de las tecnologías ya que aún requieren equipamientos muy sofisticados. Los test farmacogenéticos aún están reservados a los laboratorios centralizados. Sin embargo, nosotros ya disponemos –anunció- de un test farmacogenético rápido y económico que utiliza equipamiento poco costoso y es pues adecuado para introducir la Farmacogenética en la práctica clínica diaria y en las aplicaciones diagnósticas rutinarias”.