La FDA denuncia la “publicidad engañosa”de AstraZeneca

sobre el anticolerestemiante Crestor 

"Los anuncios son falsos y engañosos".Con tal contundencia se ha expresado la agencia estadounidense del medicamento (FDA) sobre la publicidad que la multinacional AstraZeneca insertó recientemente en la prensa norteamericana sobre Crestor, un fármaco contra el colesterol.
Todo empezó cuando un alto cargo de la FDA, David Graham, durante una comparecencia en el Senado norteamericano para revisar lo ocurrido con Vioxx -el antiinflamatorio recientemente retirado del mercado porque aumentaba los problemas cardiovasculares- mencionó otros cinco productos que a su juicio debían correr la misma suerte, entre ellas una estatina: la rosuvastatina cálcica, comercializada como Crestor. Aquella declaración hizo que Crestor pasase de tener el 22% del mercado a quedarse con el 6,4%, según la conocida consultora J. P. Morgan. Sólo que si se mantiene aún con ese porcentaje es porque AstraZeneca contraró una campaña de publicidad en cuyos anuncios tuvo la desfachatez de afirmarcosas como“La FDA tiene confianza en la seguridad y eficacia de Crestoro que el fármaco es capaz de "reducir los niveles de colesterol malo mejor que otros fármacos líderes de este sector". Lo que, según la FDA, es "falso y engañoso".
Crestor tiene potenciales  efectos secundarios, en especial problemas renales graves.
Cabe añadir que según el New York Times la FDA ya ha recriminado a nueve empresas por exagerar los beneficios de sus productos.  
Bien, ¿quién va a dar explicaciones –además de afrontar responsabilidades- a los españoles que han estado tomando este fármaco? Por supuesto, nadie. Las multinacionales farmacéuticas gozan en España de impunidad.