La industria lechera guarda silencio ante nuestro reportaje de denuncia

 

Nuestro director, José Antonio Campoy, envío el pasado 29 de mayo una carta a la práctica totalidad de los presidentes, directores generales y responsables de comunicación de las principales empresas lácteas instaladas en España -tal como adelantó en el Editorial de la revista correspondiente al mes de Junio- adjuntándoles un ejemplar del nº 84 en el que aparecía el artículo ¿Es la leche animal adecuada para el consumo humano?elaborado por el presidente de la Sociedad Española de Nutrición Ortomolecular,José Ramón Llorente, invitándoles a rebatir los datos que en él se ofrecían. Como nuestros lectores habituales saben en ese texto se explicaba que el consumo de leche y productos lácteos se ha asociado en muy diversos estudios científicos con la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, las patologíascoronarias, la esclerosis múltiple, muy distintos tipos de cáncer (de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón, testículos y linfomas), el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, el estreñimiento, las úlceras pépticas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, las fístulas y fisuras anales, la diabetes tipo I, la enfermedad de Crohn, la incontinencia urinaria, numerosos casos de migraña, las infecciones de oídos y garganta, la sinusitis, distintas reacciones alérgicas, la fatiga crónica y los trastornos del sueño, la acidosis láctica severa, el aumento del riesgo de preeclampsia en mujeres sensibles, la dificultad de aprendizaje en niños y algunos casos de infertilidad femenina.
Pues bien, en el momento de enviar este ejemplar a imprenta –23 de junio- no se ha recibido ni una sola carta de respuesta. Todos han optado por guardar silencio. Juzgue el lector por sí mismo.