Narconon denuncia que se trate a los drogadictos con drogas y se les considere enfermos mentales

Dado el fracaso de la actual política de “guerra contra las drogas” la Comisión Mundial sobre Políticas de Drogas ha propuesto a todos los gobiernos vías tan singulares como su despenalización -especialmente de la marihuana- y experimentar con nuevos fármacos que se supone sirven para tratar la adicción. Pues bien, a Clark Carr –presidente durante 16 años de Narconon Internacional, red internacional de rehabilitación de drogadictos sin ánimo de lucro que cuenta con 150 centros en 50 países- la primera idea le parece bien. “Criminalizar el consumo de drogas -manifestaría- ha llevado a millones de infractores no violentos -desde agricultores a consumidores- a la cárcel; a veces durante décadas. Y lo que se propone ahora, correctamente, es pedir mayor respeto por los derechos humanos y la salud pública. Pero lo que es inaceptable es que se apoyen programas que se autopromocionan como de ‘recuperación de drogadictos’ cuando lo que hacen es proporcionar otras drogas igualmente adictivas”. Y es que laComisión Mundial sobre Políticas de Drogas recomienda como tratamiento para los drogadictos el consumo de otras drogas: buprenorfina y metadona. Y hasta “heroína de calidad farmacéutica” en el caso de los heroinómanos.

Carr denuncia que la propuesta parte de la insólita idea de considerar la adicción como “una enfermedad cerebral incurable” y que lo que se pretende con ella es que la sociedad acepte que se proporcione a los drogadictos drogas… pero dándolas la consideración de “fármacos”. Serían así legales en lugar de ilegales y se acabaría con el negocio de las mafias pero ello pasa por aceptar que vivamos todos en un mundo donde ser drogadicto sea legal y tras asumir que se trata de enfermos incurables.
 “Asumen que un adicto no puede lograr la meta de llegar a estar limpio, sobrio y mantenerse así. Y esa suposición es totalmente falsa. Sé muy bien que la adicción NO es una enfermedad cerebral. Es un problema de salud, sí, pero es más un problema social y de la comunidad. Cuando se considera más profundamente se ve que la adicción es una manifestación de un déficit de habilidades en la vida”.
Carr añadiría que Narconon ha atendido a drogadictos de todo tipo durante más de 40 años y sabe perfectamente que todos son capaces de recuperarse por completo; y sin tener que tomar drogas sustitutas o fármacos para supuestos trastornos mentales. “La política de luchar contra las drogas puede que haya fracasado –diría-pero peor es aceptar la hipótesis de que la adicción es una enfermedad incurable y no exigir una rehabilitación de drogas eficaz”.
Y es que la industria farmacéutica no desaprovecha ninguna oportunidad para vender sus drogas…