Miles de profesionales se rebelan ante el intento de considerar trastornos mentales la timidez, la rebeldía o la tristeza de los niños

Más de 11.000 profesionales de la salud han firmado una petición -puede leerla en http://dsm5-reform.com– solicitando que se detenga la quinta edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de Trastornos Mentales –auténtica biblia de la Psiquiatría publicada por laAsociación Psiquiátrica Estadounidense (APA por sus siglas en inglés)para modificar su contenido. Y es que de no hacerse así cualquier niño triste, apático, tímido o rebelde podrá ser etiquetado a partir de ese momento de “mentalmente enfermo”. Y todo para poder medicarles y hacer negocio con ellos. Peter Kinderman, jefe del Instituto de Psicología de la Universidad de Liverpool, afirma al respecto: “Muchas personas que son simplemente tímidas, están desconsoladas por la muerte de un familiar o tienen vidas románticas poco convencionales van a verse de pronto  etiquetadas como mentalmente enfermas”. Es más, se pretende convertir a todo abusador y violador en persona trastornada, es decir, en enferma; lo que les brindará la posibilidad de evitar la prisión al alegarlo como excusa ante los tribunales.

Invitamos al lector a leer en nuestra web –www.dsalud.com– los muchos artículos que hemos dedicado a este tema y especialmente los publicados en los números 118, 128 y 140 con los títulos –respectivamente- de La enfermedad de la rebeldía,¿Es la Psiquiatría una disciplina científica o una estafa? y Profesionales sanitarios se plantan ante ‘la Biblia de los trastornos mentales’”. Recordando que precisamente en el nº 140 ya adelantamos que numerosos psiquiatras, psicólogos clínicos, médicos de familia, psicoanalistas y trabajadores sociales -entre otros profesionales- habían creado un movimiento bautizado como STOP DSM cuyo objetivo era denunciar el intento de incluir en ese manual cualquier malestar emocional o psicológico para que se consideren a partir de su publicación una “enfermedad” que requiere medicación.
Realmente es esperpéntico. En 1840 sólo había una enfermedad de este tipo: el trastorno mental. Sin embargo en 1917 laAsociación Psiquiátrica Estadounidense ya hablaba de 59 trastornos mentales diferentes, en 1959 de 128, en 1980 de 227 y en 1994 de 350. Así que ahora quieren añadir muchos más. Y todo para vender fármacos inútiles y iatrogénicos. No hay la menor duda: la inmensa mayoría de los psiquiatras están mentalmente enfermos y son peligrosos.