La mayoría de los medicamentos sólo son eficaces entre el 30% y el 50% de los casos

Así lo reconoce uno de los ejecutivos de la GlaxoSmithKline

Allen Roses, vicepresidente del Departamento de Genética de una de las multinacionales farmacéuticas más importantes del mundo, la GlaxoSmithKline, ha tenido la inusitada valentía de reconocer que la mayoría de los medicamentos sólo tienen eficacia entre el 30% y el 50% de las personas que los toman. Hasta el punto de que aconseja hacer análisis de ADN para identificar a los pacientes que puedan responder positivamente a un tratamiento. Y semanas después, ninguna gran empresa del sector le ha desmentido.
¿Reaccionarán el Ministerio de Sanidad y Consumo así como los médicos ante tamaña afirmación? Lo dudamos.
Lo increíble es que la portavoz de la multinacional, ante las preguntas sobre el parecer de la compañía ante esa declaración, se ha limitado a contestar que lo dicho por Roses “no debería haber sorprendido” porque “ya se sabe de sobra que hay variaciones en las respuestas de las personas a las medicinas debido a sus diferencias genéticas”. Añadiendo que “es verdad que los medicamentos no actúan en todos los pacientes pero sí en una gran proporción de ellos”. Algo –agregó- que “saben también quienes regulan la aprobación de los fármacos”. “Todo el mundo –reconoció Roses- ha utilizado fármacos que no le funcionaron, fuera para intentar paliar un dolor de cabeza o de espalda. Y eso pasa porque cada persona tiene una sensibilidad distinta al medicamento por razones genéticas”
En el número anterior de la revista comentábamos ya tanto en nuestra editorial como en la sección de Noticias que las multinacionales estaban intentando quedarse con el sector de las medicinas alternativas porque la gente empieza a rechazar mayoritariamente los fármacos convencionales tanto por su ineficacia como por sus tremendos efectos yatrogénicos. La confesión pública de este ejecutivo lo corrobora ya sin género de dudas.
Es más, Roses -experto en Farmacogenómica, ciencia que pretende determinar qué tratamientos son más adecuados para una persona según sus genes- reconoció abiertamente que los fármacos usados para luchar contra el cáncer no son eficaces en el 75% de los casos, los usados para el Alzheimer no funcionan en 2 de cada 3 pacientes y los indicados para la migraña, la osteoporosis y la artritis no actúan en la mitad de las ocasiones. Agregando que ello se debe a que hay genes que, de alguna forma, interfieren con el principio activo. Una explicación, por cierto, no demostrada.
Sin comentarios.