La OMS quiere un mayor control de la medicina natural 

    

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha acordado durante su última asamblea anual celebrada en Ginebra (Suiza) la necesidad de regular la medicina natural y las medicinas alternativas. La idea es lograr la mayor evidencia posible de la idoneidad de estos tratamientos con criterios de seguridad, eficacia y calidad. En los países desarrollados crece constantemente el número de pacientes que recurren a las medicinas alternativas. El 75% de los franceses, por ejemplo, asegura haber utilizado alguna terapia complementaria. Y el 75% de las clínicas y centros sanitarios alemanes ofrecen en ellos la Acupuntura.
Es más, la OMS calcula que sólo las plantas medicinales mueven cerca de 60.000 millones de dólares al año y la tendencia aumenta por lo que es necesario garantizar la calidad de los productos así como promover su aceptación terapéutica.