Los médicos norteamericanos obtienen los mismos resultados que en el resto del mundo

 

La extendida creencia de que en Estados Unidos se encuentra la mejor asistencia médica del mundo… es falsa. No es mejor que la de otras naciones. Aunque la propaganda pretenda hacer creer lo contrario con series televisivas como Urgencias, tan entretenidas y alejadas de la realidad que pueden considerarse auténticas obras de ciencia-ficción.
Así se reconoce en un reciente estudio que publica la revista Health Affairs tras analizar una veintena de variables sanitarias -como las tasas de supervivencia de ciertos tumores y de otras patologías, la extensión de pruebas preventivas como las mamografías o la cobertura de algunas vacunas- en Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda. “El estudio no es exhaustivo –se dice en el  editorial de la revista- pero podemos concluir con seguridad que no existe un sistema sanitario ejemplar”.
Así, mientras en el Reino Unido la mortalidad por cáncer es altísima el número de muertes por asma es muy bajo. En Canadá, sin embargo, la supervivencia entre los enfermos de cáncer y los trasplantados es mayor pero obtienen malos resultados entre quienes sufren un infarto de miocardio o un accidente cerebrovascular.
Aunque lo que el informe deja claro sobre todo es que gastar más dinero en Sanidad –como es el caso de Estados Unidos- no implica que se vayan a obtener mejores resultados. Con ello no se logra siquiera acortar las lista de espera de las operaciones quirúrgicas consideradas no urgentes.
¿A alguien le extraña? A nosotros no. Los fármacos no curan prácticamente ninguna enfermedad, luego, ¿por qué iba a haber mejores resultados por el mero hecho de aportar más dinero a un sistema sanitario como el actual, completamente ineficaz y obsoleto?