Los priones pueden infectar tejidos distintos al nervioso


¡El peligro del “mal de las vacas locas” resurge! 

Oficialmente la encefalopatía espongiforme bovina o “mal de las vacas locas” lo provocan unas proteínas –priones- presentes en los tejidos del sistema nervioso; es decir, en los tejidos cerebrales, en la médula ósea, en el timo, en los ganglios linfáticos y en el bazo. De ahí que las partes potencialmente afectadas de las vacas se excluyeran de la cadena de alimentación. Eso es al menos lo que se nos dijo pero resulta que ahora un grupo de investigadores del Hospital de Zurich (Suiza) coordinado por Adriano Aguzzi y cuyo trabajo ha publicado Science ha hallado priones en tejidos del riñón, páncreas e hígado de ratones infectados que presentaban inflamación crónica.. Lo que plantea que los priones en animales de granja con procesos inflamatorios crónicos podrían trasladarse desde los tejidos nerviosos y linfáticos hacia otros órganos en los que hasta ahora no se habían encontrado. El grupo de investigación piensa que la inflamación crónica facilita la replicación de priones en órganos libres de la enfermedad debido a la infiltración de células inmunes infectadas.
Una investigación anterior ya avisaba de la afinidad que existe entre los priones y las células del sistema inmune lo que sugería que la inflamación podía permitir la expansión de los priones más allá de los tejidos del sistema nervioso y linfoide.
Cabe preguntarse qué van a hacer ahora nuestras autoridades sanitarias ante el potencial peligro para la salud que esta información representa. Aunque la respuesta es obvia: probablemente nada.