Los refrescos azucarados engordan

Una investigación recién publicada en PLoS Medicine dirigida por Maira Bes -profesora del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra- ha llegado a la conclusión -tras analizar 17 artículos- de que en los trabajos de investigación la constatación de si ingerir bebidas azucaradas lleva o no al sobrepeso ¡depende de quién los financia! Y es que mientras en el 83,3% de los estudios cuyos autores no tenían relación alguna con las empresas comercializadoras se concluía que el consumo de refrescos azucarados engorda en el 83% de quienes admitían tener lazos con el sector se concluía justo lo contrario: que la “evidencia científica” era “insuficiente” para apoyar tal “asociación”. “Nuestros resultados confirman la hipótesis de que los autores de algunas revisiones sistemáticas llegan a unas conclusiones consistentes con los intereses de sus sponsors”, denuncia Maira Bes. Añadiendo que los investigadores que trabajan para la industria parecen “estar sometidos a presión”, sea “de forma consciente o inconsciente”. Maira Bes no duda por ello en comparar lo que está pasado hoy en la industria alimentaria con lo que pasó -y pasa- en las industrias tabaquera y farmacéutica.