LOS RESTAURANTES BRITÁNICOS, OBLIGADOS A AVISAR DE SI UTILIZAN ALIMENTOS GENÉTICAMENTE MODIFICADOS

 

El Gobierno británico aprobó a finales de Septiembre pasado una ley que obligua a todos los establecimientos que sirvan comidas (restaurantes, bares, comedores de colegios, empresas de catering, hospitales, etc.) a advertir mediante etiquetas de si los alimentos que ofrecen contienen organismos genéticamente modificados.
La medida afecta no sólo a los alimentos fabricados con chocolate, grasas vegetales o maíz: también se incluyen los productos que contienen enzimas producidas por proceso genético como la quimosina -utilizada para el queso vegetariano- y la lecitina de soja.
La ley prevé imponer multas de más de un millón de pesetas (5.000 libras) a quienes no hagan caso. Algunos propietarios, como es el caso del de la conocida tratoría londinense Casa Mamma, admitió que ni él ni ninguno de sus empleados saben si están incluyendo en el menú algún tipo de organismo transgénico. “Lo único que podemos hacer es fiarnos de la palabra de nuestros proveedores”, se quejaba este responsable.
Veremos ahora si el ejemplo cunde en España.