Sanidad obliga a los restaurantes a congelar el pescado que vayan a servir crudo o poco hecho

Para evitar el contagio por Anisakis

El Ministerio de Sanidad y Consumo español ha aprobado un decreto que obliga a los restaurantes, bares, cafeterías, hoteles, hospitales, colegios, residencias, comedores de empresas, empresas de catering y similares a someter todos los pescados a una temperatura igual o inferior a -20 grados centígrados durante al menos 24 horas cuando se vaya a servir crudo, poco hecho, ahumado, en salazón o en escabeche para evitar el contagio con anisakis, parásito cuya presencia “ha aumentado mucho tanto en España como en Europa” según reconoció públicamente la vicepresidenta primera del Gobierno y portavoz, María Teresa Fernández de la Vega agregando que “el problema es especialmente importante en España”. Medida con la que no se hace más que cumplir la normativa comunitaria recientemente aprobada. Y se anuncia que habrá inspecciones para acreditar que se cumple. Cabe añadir que también el calor destruye las larvas por lo que éstas mueren cuando el pescado se cuece, fríe o asa.
Una decisión que en la revista aplaudimos sin reservas aunque llegue muy tarde ya que se calcula que en la actualidad está infectado ¡entre el 36 y el 50% del pescado! Lo hemos denunciado varias veces. Es más, recordamos a nuestros lectores que en el número 54 publicamos un artículo titulado ¿Son seguros los alimentos que ingerimos en España?haciéndonos eco de la denuncia contra el Estado español presentada por el Director de Laboratorios Oikos, Antonio López Román, ante la Comisión de las Comunidades Europeas para el Control de Países Comunitarios y ante la Presidencia de la Unión Europea enviando copia de la misma –para ampliar la alarma- a la Comisaría de Agricultura y Pesca y a la Comisaría de Salud y Protección de los Consumidores. La denuncia –que fue previamente enviada en España a la Presidencia de Gobierno y a la Ministra de Sanidad y Consumo- alertaba a las autoridades europeas sobre algunas situaciones relacionadas con la alimentación en nuestro país, entre ellas el problema del anisakis. Denuncia que fue admitida el 19 de junio del 2003.
“Hay personas –afirmaba López Román en su denuncia-a las que en España han tenido que operar de urgencia y quitarles varios metros de intestino ya que el parásito había anidado allí. Otras, también afectadas de Anisakis, sienten súbitamente una sensación de agobio y asfixia, síntomas corrientes que pueden llevar al médico al error si no sabe reconocer que la causa es ese parásito. Lo cual podría llevar a los enfermos a la muerte sin que sus familiares supieran la causa real de su fallecimiento. Y además, la existencia del problema no trasciende adecuadamente a la opinión publica”. Luego agregaba: “Las medidas sanitarias de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria se han revelado inútiles. Conozco personalmente a 3 personas que han sido infectadas con Anisakis y no murieron pero tienen secuelas gravísimas”. López Román añadiría rotundo: “Como consumidor y científico que conoce lo que está pasando he entendido que es mi deber denunciar este y otros hechos graves que están acaeciendo en el ámbito alimentario en España. Por eso he solicitado también al Comisario de Agricultura y Pesca de la Unión Europea, Franz Fitcher, su inmediata intervención. Es evidente que hay un grave riesgo de salud tanto para los españoles como para los turistas; y nuestros vecinos europeos tienen el derecho de ser advertidos. Estoy haciendo lo que deberían hacer nuestras autoridades sanitarias que, por el contrario, se dedican a ocultar el problema. Y lo conocen por mí al menos desde finales de abril del 2002, fecha en la que informé por escrito del asunto a la anterior ministra Celia Villalobos. En suma, están ocultando a la opinión pública de forma descarada y continuada que el parásito Anisakis es un peligro para la salud publica de los españoles con lo que están violando el artículo. 43 de la Constitución”.
Tres años después es evidente que Antonio López Román, miembro del Consejo Asesor de Discovery DSALUD, no exageraba un ápice como la medida actual demuestra. Aunque entonces nadie le hiciese caso y le acusasen de alarmista. El tiempo ha puesto a cada cual en su sitio. Lo que lamentamos es que los responsables de tantas intoxicaciones tampoco van a pagarlo esta vez. Las autoridades parecen gozar siempre de patente de corso.
Añadiremos que un equipo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) afirma ahora que ha conseguido neutralizar el anisakis con un tratamiento suave de altas presiones, metodología poco agresiva con las propiedades del alimento lo que, afirman, hace de ella una técnica ideal para desparasitar el pescado.
Paralelamente en el tiempo, otro grupo de investigadores –esta vez del Departamento de Microbiología y Parasitología de la Universidad de Alcalá de Henares (Madrid)- acaba de presentar la patente de una salmuera desarrollada por ellos que permite “neutralizar” el anisakis sin necesidad de congelar el pescado en el caso de ejemplares pequeños. Según estos investigadores una salmuera con elevadas concentraciones de ácido acético consigue asegurar la muerte de las larvas de anisakis.