Sanidad apoya el uso de la talidomida para tratar el cáncer a pesar de su enorme riesgo

Hace años provocó graves malformaciones en 20.000 recién nacidos.

El Ministerio de Sanidad y Consumo asegura que el uso de la talidomida (Thalidomide) va a aprobarse para tratar algunos tipos del cáncer… a pesar de que se trata de un producto que fue retirado porque provoca gravísimas malformaciones en el feto. Fernando García Alonso, Subdirector General de Farmacia y Productos Sanitarios, ha justificado su aprobación alegando que no se permitirá su uso en embarazadas.
La medida ha llevado a la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (cerca de 500 españoles sufren hoy malformaciones en las extremidades generadas por medicamentos derivados de ese químico) a anunciar que si finalmente se aprueba emprenderá acciones judiciales. En España se comercializaron siete fármacos que contenían talidomida entre 1957 y 196, año en que fueron retirados del mercado.
Es un sarcasmo que durante esos años la talidomida se prescribiera a las embarazadas para paliar los efectos habituales en los primeros meses -como los vómitos o los mareos- y lo que hiciera fue provocar graves malformaciones en más de 20.000 recién nacidos de todo el mundo.
Además, no hay un solo estudio científico serio que justifique el uso de la talidomida en enfermos de cáncer. Porque si bien es verdad que hay hospitales que la utilizan como “uso compasivo” para tratar algunos cánceres con la alegación de que “retrasan” su desarrollo el resultado final es… la muerte.
Las personas agrupadas en la Asociación de Víctimas de la Talidomida exigen pues que el producto siga siendo ilegal y recuerdan que dos artículos de la Ley del Medicamento prohíben de forma expresa de nuevo su legalización. Es más, exigen de paso que las autoridades sanitarias «reconozcan por fin a las víctimas que provocó la talidomida y se acuerde de una vez una indemnización económica para todas ellas». Y es que –explican- “España es el único de los 50 países que se vieron afectados por el uso de la talidomida que no ha reconocido a las víctimas a pesar de que en 1980 la Dirección General del Medicamento confirmó en un escrito que se habían comercializado en España siete productos con talidomida».
La asociación de víctimas denuncia además que, de hecho, el laboratorio Pharmion está ya distribuyendo el producto en los hospitales -bajo el nombre de Talidomida Pharmion– a más de 300 euros la caja de 28 pastillas. Y añade que el producto se puede además obtener fácilmente en el mercado negro en Internet.
Las víctimas españolas de la talidomida son las únicas de toda Europa que no fueron indemnizadas.
Sí, España es diferente… sobre todo a la hora de asumir responsabilidades.