Más de 18.000 oncólogos en Madrid

 

Más de 18.000 oncólogos de 134 países se reunieron en Madrid del 26 al 30 de septiembre con motivo del congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología (ESMO) para «ser informados» de los presuntos avances obtenidos en el ámbito de la Oncología. Y es que el 99,99% viene solo a escuchar; bueno, en teoría ya que la mayor parte se dedica en realidad a hacer turismo porque no hay foro que permita reunirlos a todos. En cuanto a las «novedades» hay que decir que no hay nada destacable pues la mayor parte de las presentaciones se centraron en productos y tratamientos basados en la Genética -de muy dudosa utilidad- y en los que potencian el sistema inmune -lo único con sentido común asumido por los oncólogos en los últimos 50 años tras rechazar visceralmente durante décadas tal vía-. Y es que las «soluciones» tradicionales -la Quimioterapia y la Radioterapia- tienen los días contados dada su inutilidad preventiva y terapéutica. A pesar de que algunos oncólogos entendieran que hay una investigación -el Estudio Cleopatra- que sí aporta algo porque según sus creadores el producto testado prolonga en 16 meses la supervivencia prevista para las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama HER2 que han desarrollado metástasis. Eso en el mejor de los casos porque luego mueren igualmente. Patético «avance» pues…

Eso sí, algo empieza a cambiar porque la mayor parte de los grandes medios de comunicación han «pasado» esta vez del evento a pesar de la enorme cantidad de invitados de piedra que se trajo la industria para intentar dar empaque al «congreso».