Merck ofrece 3.300 millones de euros si se retiran los miles de pleitos planteados a causa del Vioxx

La multinacional estadounidense Merck está dispuesta a pagar 3.300 millones de euros (4.850 millones de dólares) en un intento de quitarse de encima los 26.000 pleitos planteados por unos 47.000 demandantes así como otras 265 denuncias colectivas, todas ellas planteadas por personas afectadas por el Vioxx, analgésico con el que ingresó 2.500 millones de dólares anuales -de media- entre 1999 y 2004, año en el que fue retirado al denunciarse los graves problemas que causaba en el sistema cardiovascular. La oferta –que algunos califican de chantaje y otros de una nueva compra de impunidad- sólo la mantendrán si se retiran al menos el 85% de las demandas. Y entonces la indemnización se valoraría en cada caso en función de los daños causados por el medicamento y el período de tiempo consumido. En suma, se calcula que Merck facturó en ese tiempo entre 12.000 y 15.000 millones de dólares y quiere solventar el caso pagando 4.850. Y luego habrá quien diga que se trata de un “escarmiento”. Con arreglos así las multinacionales farmacéuticas seguirán sacando año tras año cualquier cosa a la venta porque siempre les será rentable y les bastará pagar luego para comprar su impunidad. Y es que en estos casos nadie va a la cárcel. Aunque sea responsable de miles de muertes.
En España, por cierto, un juzgado de Primera Instancia condenó a Merck a pagar ¡50.000 euros! a una mujer de 54 años que sufrió un infarto cerebral tras consumir Vioxx. Claro que en nuestro país la vida de una persona vale muy poco para la mayoría de los jueces. Numerosas sentencias lo demuestran.