Nacen los primeros bebés genéticamente modificados del mundo

Tienen información genética de tres personas diferentes

El Instituto de Ciencia y Medicina Reproductivas de Nueva Jersey (EE.UU.) ha dado a conocer el nacimiento de los primeros bebés genéticamente modificados del mundo. Los bebés, nacidos gracias a un método usado para tratar una forma rara de infertilidad, tienen genes de tres personas diferentes en sus células.
Los científicos enfatizaron que los genes añadidos no tendrían consecuencia alguna sobre las características de los niños ya que son de un tipo que no varía mucho de una persona a otra. El tratamiento se ha utilizado exclusivamente en un tipo infrecuente de infertilidad que ocurre en un porcentaje muy pequeño de la población.
Las mujeres con este tipo de infertilidad producen óvulos que pueden ser fertilizados, pero el embrión resultante se rompe, muriendo antes de que pueda implantarse en el útero. Los investigadores han señalado que el problema podría residir en el citoplasma, el material que rodea el núcleo del óvulo y dirige su desarrollo y fertilización. En consecuencia, los científicos inyectaron citoplasma de óvulos de mujeres fértiles en los de las mujeres con problemas de fecundación.
Sin embargo, el citoplasma de un óvulo contiene algo más que proteínas para ayudar a crecer al embrión: también contiene mitocondrias, unas estructuras autónomas diminutas que utilizan el oxígeno y los nutrientes para crear energía para las células. Las mitocondrias tienen su propio material genético, lo que significa que los bebés tienen información genética de tres personas diferentes: la mujer con problemas de infertilidad, el padre y la mujer cuyo óvulo fue la fuente del citoplasma adicional.