¡Plan para vacunar a 300 millones de niños!

Dagfinn Høybråten, presidente de la Alianza Global para la Vacunación y la Inmunización (GAVI, por sus siglas en inglés), anunció a finales de enero en Berlín que ha recibido de gobiernos, fundaciones y organizaciones internacionales 7.539 millones de dólares (6.625 millones de euros) que sumados a los 1.770 ya comprometidos en donaciones anteriores permitirán vacunar en los próximos cinco años a 300 millones de niños lo que, a su juicio, "permitirá salvar a seis millones". Cantidad de la que España aportará 47,5 millones (9,5 millones al año hasta 2020).

Entre los mayores donantes se halla la Fundación Bill y Melinda Gates con 1.370 millones de euros, la Agencia Internacional para el Desarrollo de Estados Unidos con 885 millones y uno de los países que más negocio hace con las vacunas, Reino Unido, que aportará 1.330 millones. Vacunas para inmunizar en los países más pobres contra el sarampión, la meningitis, la difteria, el tétanos, la tos ferina, la rubeola, la polio, la tuberculosis, la hepatitis B, el virus del papiloma humano y las enfermedades neumocócicas, meningocócicas y rotavíricas.

Loable iniciativa si no fuera porque no conocemos ningún estudio riguroso que demuestre clínicamente que alguna vacuna -la que sea- tiene eficacia preventiva o curativa como ya hemos denunciado muchas veces. Lo grave además es que puede tratarse de otro mero negocio que pone en riesgo la salud de millones de personas o existir tras esta gigantesca iniciativa motivos inconfesables.