¿Puede la prolactina detener y/o revertir el daño neuronal provocado por la desmielinización?

 

Hace ya varios años se constató que las mujeres con esclerosis múltiple mejoran notablemente cuando quedan embarazadas y se planteó como posible razón la liberación que se produce durante la gestación de una hormona, la prolactina, cuya presencia permitiría reconstruir la mielina, es decir, el tejido que recubre las células nerviosas. Así que con el fin de constatar si verdaderamente es así un equipo de investigación multidisciplinar coordinado por Samuel Weiss –miembro de la canadiense Universidad de Calgary– y Fred Gage -del Instituto Salk de San Diego (California)- decidió comprobarlo en ratas preñadas tras destruir buena parte de la mielina que rodea sus células nerviosas. Pues bien, su trabajo -que acaba de publicarse en The Journal of Neuroscience- ha confirmado que la prolactina aumenta notablemente la producción de oligodendrocitos -las células productoras de mielina- tanto en el cerebro como en la médula ósea. Lo mismo si es por causa del embarazo como si se inyecta directamente la hormona (así se hizo con las ratas no preñadas). Y lo que es más importante aún: administraron prolactina en daños neuronales similares provocados por otro tipo de enfermedades ¡y también funcionó!
Se trata del primer trabajo que demuestra que la prolactina podría utilizarse terapéuticamente en personas con esclerosis múltiple y otras patologías en las que se destruye la mielina como es el caso de las personas que han sufrido un ictus o daños en la médula ósea.
Queda por comprobar si la eficacia en seres humanos es similar y si un tratamiento con prolactina permitiría detener o revertir los daños neuronales causados por la destrucción de las vainas de mielina.