Roche Farma lanza en España el Tamiflu para el tratamiento de ¡la gripe común!

 

En el número 90 de la revista -correspondiente al mes de enero de este año- dimos ya a conocer a nuestros lectores que el polémico Tamiflu (oseltamivir)parecía ser la causa reciente de varias muertes –al menos tres- y numerosos casos de delirios, alucinaciones, agresividad y hasta pensamientos suicidas. Explicando que así había acaecido entre numerosos japoneses que tomaban el controvertido fármaco para tratar la gripe común, entre ellos varios niños. La Agencia de Alimentos y Drogas de Estados Unidos -la conocida FDA- diría al comentar el caso que estaba por comprobar si esos efectos los había provocado el Tamiflu, el virus de la gripe o ambos yque, por tanto, no había que apresurarse en retirarlo del mercado porque hacerlo podría ser peor si esos problemas los causa el virus de la gripe y no el fármaco. Ya denunciamos entonces que lo que no añadió la FDA es que en los últimos años está constatada la muerte de otros 12 niños japoneses que tomaron Tamiflu, que entre quienes no lo toman no se producen esos cuadrosy, sobre todo, que asumir tamaño riesgo es manifiestamente estúpido porque el Tamiflu no previene la gripe y lo único que hace una vez alguien se ha contagiado -si es que de verdad hace algo positivo- es reducir el tiempo y la severidad de los síntomas.
Bueno, pues nuestro Ministerio de Sanidad y Consumo ha decidido autorizar en España a Roche Farmala comercialización del Tamiflu para el tratamiento de la gripe estacional cuando en otros países lo que se plantea es si hay que retirarlo. A pesar de que ese presunto antiviral perteneciente al grupo de los llamados inhibidores de la neuraminidasa se supone que sólo sirve –y siempre que se tome durante las primeras 48 horas de aparición de los síntomas- para moderar su intensidad, acortar el proceso gripal y reducir sus complicaciones”. Y se ha permitido también su consumo en niños con la excusa de que permite “reducir en un 36% la intensidad y la duración de los síntomas gripales”, “disminuir en un 44% la incidencia de otitis media asociada en comparación con el tratamiento convencional” y “reducir en un 91% las hospitalizaciones en niños por problemas respiratorios”.
Como nuestros lectores saben Tamiflu fue creado por Gilead Sciences y comercializado bajo licencia por Roche en 1996. Luego Roche y Gilead desarrollaron clínicamente el producto de forma conjunta liderando Roche la producción, el registro farmacéutico y el lanzamiento al mercado. Acuerdo que se modificó en noviembre del 2005 haciendo que Gilead participe ahora con Roche en la evaluación de sublicencias para el suministro de oseltamivir contra una posible pandemia.
En suma, el Tamiflu sólo sirve para aliviar síntomas –si es que sirve-, no está demostrado que prevenga el contagio de la gripe común y la posibilidad de que pudiera ser eficaz contra una mutación del famoso virus de la gripe aviaria H5N1, como en su día se dijo, es pura especulación. Hoy por hoy adquirir Tamiflu es un completo sinsentido y encima peligroso. Invitamos al lector a leer de nuevo en nuestra web –www.dsalud.com– el extenso reportaje que sobre el producto y lo que hay detrás publicamos en el nº 82 de la revista bajo el títuloLa gripe aviar, el Tamiflu y el negocio del miedo.