Roche y Novartis, denunciadas por la OCU

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha denunciado a las multinacionales Roche y Novartis ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) por haberse puesto de acuerdo para convencer a los médicos del Sistema Nacional de Salud de que prescribieran uno de los fármacos para la degeneración macular húmeda -el ranimizumab, comercializado como Lucentis por Novartis– presentando al otro -el bevacizumab que fabrica Roche como Avantiscomo «más peligroso». ¿La razón? Que aunque se trata de dos fármacos de similar mecanismo de acción -inhiben el factor de crecimiento del endotelio vascular- el primero es ¡100 veces más caro! Uno cuesta aproximadamente 8 euros y el otro 891. Es decir, se habrían puesto de acuerdo para repartirse las ganancias. Por supuesto ambas multinacionales lo niegan. Y el Ministerio de Sanidad se hizo inmediatamente de nuevas diciendo simplemente que estaban «estudiando la posibilidad de tomar medidas al respecto» pero lo cierto es que se trata de un medicamento de uso hospitalario que cubre la Seguridad Social por lo que para la OCU es evidente que «puede haber supuesto un importante despilfarro de los recursos del sistema público de salud, algo inadmisible«. Y de hecho el pasado mes de marzo el Gobierno italiano multó a ambas multinacionales por hacer allí lo mismo y suponerle al estado un desembolso extra, solo en 2012, de ¡45 millones de euros! Y a fin de que escarmienten impuso unas multas de 92 millones de euros a Novartis y de 90 millones a Roche.

Y hay más: ambos fármacos se consideran antitumorales útiles en casos de cánceres de mama, pulmón y colon habiendo demostrado en los ensayos una eficacia similar pero resulta que el que está aprobado en España para ello es solo el más caro: Lucentis. Ambas multinacionales se defienden alegando que son fármacos diferentes porque se presentaron para su aprobación con objetivos terapéuticos distintos pero la verdad es que el mecanismo de acción es exactamente el mismo.
Hasta aquí la noticia. Nosotros nos preguntamos cuándo va a hacerse una investigación a fondo sobre la Agencia Española del Medicamento; ya es hora de acabar con la gigantesca corrupción que hay en nuestro putrefacto sistema sanitario.