Cuatro voluntarios mueren tras probar Avastin, fármaco “anticancerígeno” que investigaba Roche

 

La compañía suiza Roche ha suspendido el ensayo de un fármaco que probaba para tratar el cáncer colorrectal -el Avastin (bevacizumab)- porque cuatro de los voluntarios que lo tomaban fallecieron. Según el laboratorio los cuatro murieron cuando comprobaban si el producto en combinación con quimioterápicos era capaz de prevenir las recidivas de tumores de colon tras la cirugía. El ensayo -denominado Avant- se desarrollaba en 308 centros de 33 países, entre ellos 21 hospitales españoles. De hecho el mayor número de “cobayas humanas” era de nuestro país. Pues bien, uno de los responsables del mismo en España es Alfredo Carrato, presidente de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y uno de los “expertos” que se niega a que Antonio Brú pueda realizar un ensayo con enfermos terminales desahuciados para probar el tratamiento que propone aun sabiendo que en principio es inocuo. Sin comentarios.
El Avastin –que no cura nada- logró el pasado año sólo en Estados Unidos unos ingresos de ¡más de mil millones de dólares!  Y eso que sus efectos secundarios constatados van desde la insuficiencia cardiaca congestiva hasta perforaciones intestinales o hemorragias.