La justicia india niega a Novartis la patente de un anticancerígeno

El Tribunal Supremo de la India ha denegado a la multinacional Novartis que pueda vender allí en exclusiva el medicamento para la leucemia que ya comercializa en 40 países con el nombre de GlivecGleevec en Estados Unidos- por entender que es el mismo producto que ya comercializaba antes con otro nombre sin que el nuevo suponga una innovación real. Novartis alega que puede patentarlo de nuevo porque se absorbe un 30% mejor que el anterior.

Un tratamiento con Glivec cuesta 2.000 euros al mes por paciente cuando el genérico del producto anterior que se fabrica hoy en aquel país sale por unos 150. Lo mismo que pasa con los antirretrovirales y otros muchos fármacos. Durante el juicio los representantes de Novartis intentaron convencer a los jueces alegando que el Glivec se ofrece de forma gratuita al 95% de los pacientes indios que lo necesitan; claro que la propia empresa asevera que en 2011 obtuvo con ese fármaco ¡4.000 millones de dólares de beneficios! Para Médicos Sin Fronteras es “el veredicto más importante en Medicina de los últimos tiempos”.
Hasta aquí la noticia. Nosotros debemos añadir que en realidad casi todas las multinacionales se han dedicado en las últimas décadas a hacer pequeñas modificaciones en los fármacos cuyas patentes vencen y  volver a patentarlos subiéndoles encima el precio y retirando el anterior. Lo que les consienten unos políticos absolutamente corruptos que despilfarran así los recursos del estado en beneficio de esas empresas… y de quienes ponen la mano por ello.