Sanidad y Consumo quiere legalizar que los padres con un hijo enfermo puedan concebir otro sano para curar o salvar la vida del primero

 

El borrador de la nueva Ley de Reproducción Asistida preparado por el Ministerio de Sanidad y Consumo español pretende autorizar las técnicas de diagnóstico preimplantacional con fines terapéuticos para terceros. De ese modo las familias con un hijo enfermo podrán concebir otro niño sano para curar o salvar la vida del primero. El proyecto de ley se remitirá en marzo al Consejo de Ministros para su posterior debate en el Parlamento por lo que se prevé que -de aprobarse- la ley entre en vigor en el 2006. La legislación permite hoy seleccionar los embriones a implantar en los casos de fecundación artificial a fin de que los padres se aseguren de que los futuros bebés no heredan defectos genéticos pero hasta ahora la posibilidad de ver además cuáles de ellos son genéticamente compatibles con el hijo enfermo para poder concebir un segundo descendiente y potencial donante no estaba prevista. La ley, en cambio, prohibirá la clonación de seres humanos con fines reproductivos.