Treinta y nueve colectivos exigen al Gobierno que afronte la brutal contaminación química que sufrimos

 

Representantes de 39 colectivos sociales de muy distinto tipo enviaron en noviembre pasado un durísimo escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en el que le expresan su enorme preocupación por la falta de iniciativas para proteger nuestro medioambiente -cada vez más contaminado- y le exigen que “ejerza su responsabilidad y adopte medidas urgentes” dado que cada vez más personas enferman a consecuencia de la actual exposición a sustancias químicas tóxicas. Un contundente escrito en el que, entras cosas, se dice que…
…“el 100% de la población española presenta concentraciones corporales de compuestos orgánicos persistentes (COP), sustancias sintéticas de toxicidad demostrada”.
…“el cáncer, los problemas reproductivos (infertilidad, malformaciones y enfermedades reproductivas), las alteraciones hormonales (diabetes y problemas tiroideos), las enfermedades inmunológicas (dermatitis y alergias) y los problemas neurológicos (problemas de aprendizaje, hiperactividad, alzheimer, parkinson…) entre otras enfermedades relacionadas con la exposición a sustancias tóxicas han alcanzado cifras sumamente preocupantes”.
…”según la OMS más del 40% de la carga global de enfermedad atribuible a factores medioambientales recae sobre los niños de menos de cinco años de edad -¡que sólo constituyen el 10% de la población mundial!-”y que “en torno al 65% de las enfermedades infantiles tiene su origen en la contaminación y degradación del medio ambiente (…) El 84% de la población respira aire que supera los índices de protección a la salud recomendados por la Organización Mundial de la Salud”.
”en España un porcentaje importante -posiblemente más de la mitad- de los recién nacidos y de los niños pueden estar expuestos a concentraciones elevadas de mercurio, sustancia potencialmente neurotóxica según indican diversos estudios en población infantil española. Tal exposición prenatal está relacionada en buena parte con la ingesta de algunos tipos de pescado contaminado por parte de las gestantes. La contaminación de estos pescados se produciría principalmente por los vertidos de mercurio al mar o a los ríos y lagos por parte de actividades industriales, del ámbito sanitario y de la minería. La exposición prenatal a tóxicos está relacionada con el desarrollo de trastornos neuroconductuales en la niñez y podría tener relación con problemas neurológicos en la edad adulta”.
”la exposición laboral a sustancias tóxicas produce cada año en España decenas de miles de enfermedades respiratorias, de la piel, del sistema nervioso o cardiovasculares, entre otras enfermedades laborales (8.550 casos de EPOC, 6.840 casos de dermatitis, 5.130 casos de asma laboral cada año). También según estimaciones la incidencia del cáncer laboral en España sería de 2.933 a 13.587 casos nuevos cada año y la mortalidad por cáncer laboral supondría un mínimo de 1.833 y un máximo de 8.214 trabajadores”.
Los firmantes critican luego el “abandono sistemático de las pocas iniciativas políticas para prevenir y controlar los riesgos para la salud pública, el medio ambiente y la salud de los trabajadores ocasionados por la exposición a sustancias químicas peligrosas” agregando que“ninguna administración, ni central ni autonómica, cuenta con un diagnóstico general de la situación del riesgo químico que integre los diferentes campos de actuación (salud laboral, salud pública, medio ambiente, agricultura). Tampoco existen diagnósticos sectoriales del riesgo químico. Ninguna administración cuenta con una estrategia para prevenir el riesgo químico que defina objetivos y líneas de actuación concretas”.
“La ausencia de políticas públicas vigorosas ante los riesgos químicos–se denuncia en el escrito- es escandalosa e impropia de gobiernos que se reclaman defensores de la salud ambiental (el subrayado y las negritas son nuestros).
Asimismo se afirma que “la situación es aún más compleja dada la inaceptable dispersión de competencias. El número de autoridades implicadas en la gestión del riesgo químico es deplorable; sólo a nivel central ocho ministerios tienen competencias específicas en gestión y control del riesgo químico y existen centenares de Direcciones, Subdirecciones y servicios implicados. Cada administración tiene unas prioridades y criterios propios. La descoordinación vertical y horizontal son la norma. No existe ningún órgano ni red que coordine a los ministerios implicados en la gestión del riesgo químico. Todo esto conlleva un elevado grado de aislamiento y disgregación de las actuaciones y la ausencia de políticas integradoras”. Añadiendo: “A nivel autonómico la situación es la misma, como lamentablemente también lo es, en su ámbito de competencias, a nivel municipal”.
Por si todo esto fuera poco el escrito agrega que “la Administración central ha dejado de ser el centro generador de iniciativas, programas y legislación para convertirse en mero transmisor pasivo y burocrático de la normativa y programas elaborados en Europa. Pero las normas son papel mojado cuando no se cree en ellas, cuando detrás de ellas no hay valores ni responsabilidad política.”
“La salud–agregan- es un derecho fundamental que está siendo vulnerado. Está fracasando la protección de la salud humana y el medio ambiente frente a los graves efectos de la contaminación química. La actual situación de crisis económica no sólo no es un argumento para abandonar la responsabilidad política de proteger la salud pública sino que ofrece una oportunidad histórica para impulsar políticas, programas, servicios y productos que protejan a la población y al medio ambiente del riesgo químico. Hay que atender al coste social y ambiental en términos de enfermedad, muertes, años de vida perdidos o limpieza ambiental que se puede reducir. También es necesario que la sociedad que resulte tras la crisis económica sea más sostenible y más humana”.
La carta dirigida al presidente del Gobierno termina diciendo: Exigimos que el gobierno central y todas las administraciones públicas del estado abandonen su actual pasividad y negligencia ante la contaminación química y pasen a impulsar los cambios políticos, económicos y culturales que este grave problema exige (de nuevo el subrayado y las negritas son nuestros).

Entre las organizaciones firmantes se encuentran la World Association for Cancer Research (WACR) –quepreside nuestro director, José Antonio Campoy-, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, laAsociación de Estudios Geobiológicos (GEA), la Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo (Plural-21), laFundación para la Salud Geoambiental, la Fundación Alborada, la Fundación Vivo Sano, MERCURIADOS, los dos principales sindicatos españoles -la Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO)-, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) y otras que citamos ya por orden alfabético: Asociación Afigranca, Asociación "ANTENA NO-GETXO”, Asociación ALAS DE MARIPOSA –SQM, Asociación de Afectad@s Químicos y Ambientales (AQUA), Asociación de afectados de FM, SFC, SQM y otras enfermedades medioambientales y para la defensa de la salud y el medioambiente (ALTEA), Asociación Estatal de Afectados por los Síndromes de Sensibilidad Química Múltiple, Fatiga Crónica, Fibromialgia y para la Defensa de la Salud Ambiental (ASQUIFYDE), Asociación Iniciative Ningú més Danyat per Irradiació d'Antenes (INDIA), Asociación Madrileña de Salud Pública, Asociación Nacional de Afectados por Dimetilfumarato (ANDAFED), Asociación para la atención de Enfermedades Ambientales de Andalucía, CENTRE D'ANÀLISI I PROGRAMES SANITARIS (CAPS), Centre d'Ecologia i Projectes Alternatius (CEPA), Científicos por el Medio Ambiente (CiMA), Comité Nacional para el Reconocimiento del Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple, Dempeus per la Salut Pública, Federació d'Ecologistes de Catalunya (EdC), Fundació per a la Prevenció de Residus i el Consum Responsable (FPRC), Fundación Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM), Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES), Grupo de Ornitología Balear (GOB), Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), Liga SFC (Síndrome de la Fatiga Crónica), Plataforma FM, SFC, SSQM, Reivindicación de Derechos Asociación Nacional, Sociedad Española de Epidemiología, Sociedad Española de Ornitología (SEO) y World Wildlife Foundation (WWF)