Ya hay 19 millones de españoles que padecen enfermedades crónicas

La industria farmacéutica, encantada

Ya hay diecinueve millones de españoles que padecen ¡enfermedades crónicas! Así se asegura en un informe titulado El paciente en España que, elaborado por Farmaindustria -la patronal del sector farmacéutico-, se ha dado a conocer en un acto al que asistió la Reina. El informe agrega que, a pesar de ello, sólo entre cinco y siete millones recibe tratamiento de forma regular… de los que encima un 40% debe costeárselo –total o parcialmente- de su propio bolsillo. Sólo al 60% el tratamiento le sale gratis. Cabe añadir que las patologías más frecuentes son los reumatismos (29,4%), la hipertensión arterial (27,8%) y las dolencias cardiovasculares (18%). El informe se basa en una encuesta a más de 1.000 ciudadanos de todo el país.
Humberto Arnés, Director General de Farmaindustria, agregaría que la población más afectada es la que tiene entre 65 y 75 años, el 65% mujeres. Asimismo, afirmó que –estadísticamente- cada español enfermo padece una media de 1,8 enfermedades. También se explicó que el 42% de los pacientes entrevistados manifestó alguna queja sobre el sistema sanitario, la mayoría sobre las listas de espera.
La ex ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, en funciones todavía, declararía por su parte en el acto –entre otras cosas- que “la Organización Mundial de la Salud ha reconocido que los pacientes tienen derecho a ocuparse de su propia salud”. Y se quedó tan fresca. Que se lo diga a los pacientes que consumían Bio-Bac o alguno de los centenares de productos que durante su mandato retiró de la venta.
El presidente de Farmaindustria, Jorge Gallardo, subrayó que otro de los propósitos del informe era mostrar la realidad del colectivo de pacientes crónicos y la creciente tendencia al asociacionismo. Explicando que se ha elaborado el llamado Mapa Nacional de Asociaciones de Pacientes lo que ha permitido saber que hay ya más de 1.500 asociaciones de pacientes –la mayoría alrededor de una sola patología-, atomización que a su juicio es un inconveniente. Suponemos que porque es más difícil controlar a unas cuantas que a varios centenares…
En suma, es evidente que con este informe el actual paradigma sanitario español queda en completo ridículo: ¡19 millones de enfermos crónicos! ¡Qué disparate!