Anti-aging, una terapia para envejecer más despacio

Durante siglos los humanos hemos buscado un elixir capaz de mantenernos eternamente jóvenes. Pues bien, aunque no se ha encontrado esa fórmula la ciencia está permitiendo acercamientos interesantes. Uno de ellos es Anti-Aging, una terapia que se basa en el control científico del envejecimiento y que consigue prolongar la estabilidad de los 35 años, la edad que se considera metabólicamente más plena. Le contamos en qué consiste.

Que sepamos, el hombre es el único animal consciente de su destino final y de su propio deterioro a causa del envejecimiento. No es de extrañar, pues, que la búsqueda de la eterna juventud haya acompañado al género humano desde los albores de la civilización. Y gracias a esa inquietud se han realizado miles de investigaciones que permiten explicar muchos de los procesos por los que atraviesa nuestro metabolismo con el paso de los años a la par que se han ideado terapias para prevenir o frenar dichos procesos degenerativos.

Pues bien, una de esas terapias es la Terapia Antienvejecimiento o Anti-Aging que practica la clínica marbellí Molding Clinic. Con este novedoso método –que combina tratamiento hormonal y dietético con Ozonoterapia y quelación intravenosa- se logra prolongar la estabilidad metabólica característica de los 35 años, una edad que se considera plena en este aspecto. Eso sí, para poder someterse a esta terapia es necesario hacerse a rigurosas pruebas previas para establecer el control científico del envejecimiento del paciente. Sobre la técnica, sus posibilidades y beneficios hemos hablado con el doctor Jaime Soler, director de la Unidad de Anti-Aging de la clínica.

PROCESO DIAGNÓSTICO

-Por la información que obra en nuestro poder, antes de aplicar el Anti-Aging al paciente se le hacen muy diversas pruebas que van desde una resonancia magnética a una densitometría ósea, un escáner o un perfil del estrés oxidativo. ¿Por qué tantas pruebas? 

-Porque lo que perseguimos es un conocimiento profundo del estado del paciente que nos permita hacer un control científico de su envejecimiento. Por eso además de las pruebas diagnósticas que usted ha mencionado hacemos una evaluación de los antecedentes clínicos y familiares así como de los hábitos personales del paciente. Un análisis de sangre y orina para determinar los niveles hormonales y bioquímicos, un estudio de los marcadores tumorales y de los neurotransmisores, un estudio dietético, otro vascular; un test de organometría y de capacidad de función sensorial, un estudio más de la masa muscular y la grasa, uno más del envejecimiento cutáneo y, por último, radiografías, escáneres y tomografías computerizadas que descarten cualquier patología tumoral incipiente. También hacemos eco-dopplers, es decir, ecografías de los vasos sanguíneos para valorar el estado del sistema arterial y venoso.

-Más que unas pruebas diagnósticas parece que al paciente se le realiza un chequeo exhaustivo, lo cual es realmente útil para prevenir cualquier patología.

-Sí. Precisamente ese es uno de los objetivos del Anti-Aging. Si profundizamos al máximo en el conocimiento del paciente podremos detectar cualquier anomalía, desequilibrio o disfunción que pronostique dolencias futuras e intentar evitarlas.

-¿Y cuando tienen los resultados de todas esas pruebas es cuando hacen el diagnóstico y el pronóstico de cuán efectiva puede ser la terapia Anti-Aging?

-Así es. Una vez que conocemos todos los datos de la persona elaboramos el protocolo terapéutico personalizado ciñéndonos a nuestra cada vez más amplia experiencia en la aplicación de este tratamiento. Los resultados que estamos obteniendo son, simplemente, espectaculares.

PROTOCOLO TERAPÉUTICO

-Antes nos decía que uno de los objetivos de este tratamiento es la prevención. Suponemos que hay más. ¿Puede hablarnos de ellos?

-Pues, principalmente, son dos. En primer lugar, en lo que tiene que ver estrictamente con la terapia el objetivo es mantener el cuerpo bello, joven y sano. Pero, por otro lado, creemos en el poder de lo psicosomático y por eso en la clínica nos encargamos de que la persona se relaje, elimine el estrés, se divierta y mantenga su mente en plena forma. Se trata de prolongar la situación de los 35 años.

-¿Por qué de los 35?

-Porque es considerada la edad biológica más plena tanto en lo corporal como en lo mental.

-Entiendo. Por tanto, en lo terapéutico la idea es lograr que el proceso de envejecimiento de la persona quede estancado en ese punto. 

-Exacto. Y para lograr nuestro objetivo nos marcamos unas directrices que se fundamentan en el control hormonal, el control de nutrientes, una vigilancia dietética y el control de antioxidantes.

-Ya que menciona los antioxidantes, ¿qué ocurre con el estrés oxidativo? ¿Qué permite la terapia Anti-Aging a ese respecto?

-Lo que hacemos es determinar el perfil del estrés oxidativo de cada persona. Como sabe, los procesos oxidativos tienen una influencia decisiva en el envejecimiento. Pues bien, el avance de las técnicas diagnósticas y analíticas nos ha proporcionado un conocimiento preciso de los valores biológicos de este proceso. Los porcentajes de glutation o de peróxidos lípidos junto a otros criterios analíticos nos proporcionan, por ejemplo, una lectura sobre el perfil del estrés oxidativo del individuo, lo que se traduce en un código sobre los baremos de su capacidad de envejecimiento.

-¿Quiere decir que, conocidos los baremos ideales o considerando como ideales los de los 35 años, es posible mantener ese perfil de forma “artificial”?

Sí. Mediante suplementos vitamínicos y con Ozonoterapia el paciente puede mantener esos perfiles permanentemente.

MULTITERAPIA ANTIENVEJECIMIENTO

-¿En qué consiste propiamente la terapia Anti-Aging?

-Es un protocolo de intervención que combina, según las necesidades de cada caso, diferentes tipos de tratamientos. Así, en función de los datos de las pruebas diagnósticas aplicaremos al paciente un tratamiento hormonal, un tratamiento dietético o con suplementos nutricionales, un tratamiento con ozono y/o un tratamiento de quelación.

-Si le parece empezamos con el tratamiento hormonal. Entiendo que en este caso el primer paso será establecer los baremos que también se lograban en cuanto al estrés oxidativo y, que con arreglo a ellos, se actúa de una u otra manera.

-Exacto. Hoy en día conocemos bien todo el proceso de envejecimiento desde el punto de vista hormonal. Sabemos bien que el déficit hormonal es la causa central de la menopausia en la mujer y que el descenso de testosterona es, paralelamente, signo de envejecimiento en el varón. Por tanto, el control, prevención y reposición del perfil hormonal considerado ideal –insisto, el de los 35 años- es otra de las pautas de la terapia Anti-Aging.

-¿Y esa suplencia hormonal cómo se hace?

-Con medicación. Nosotros recomendamos la hormona del crecimiento, una hormona que se ha comprobado que está activa en los humanos hasta los 35 años. Por eso se considera que la toma de esta hormona devuelve al metabolismo sus características de juventud.

-¿No es peligrosa la utilización de esa hormona?

-Su empleo en terapias de rejuvenecimiento siempre ha estado rodeada de polémica. Lo que nosotros conocemos es que si se utiliza convenientemente es una terapia útil y segura.

-¿Pero esa hormona no está legalmente prohibida en España?

-Así es. Lo sabemos y por ese motivo no la administramos. Mire, cuando vemos que, en virtud del diagnóstico, el paciente precisa de esa hormona le enviamos a Estados Unidos para que se la receten. Así se salva esta “dificultad”.

-¿Y compensa viajar tan lejos para obtener esa hormona?

-Nosotros creemos que sí a juzgar por los importantes beneficios que reporta al paciente su utilización.

-¿Cuáles?

-Pues, por no hacer muy extensa la relación, sólo mencionaré los más importantes, que son: la disminución entre un 10 y un 14% de grasa -predominantemente alrededor de la cintura-, el incremento de la masa muscular, la mejoría de la densidad ósea, la mejoría del funcionamiento cardíaco, la curación acelerada de las heridas, el descenso de los niveles de colesterol LDL (“malo”) y el aumento de los de HDL (“bueno”). Además, se sabe que mejora el sueño, la visión y el rendimiento físico y mental.

-También en la terapia se incluyen un tratamiento dietético y otro con suplementos nutricionales.

-Así es. A nadie se le escapa la trascendencia de estar bien alimentado y bien nutrido. Por eso, si las pruebas de sangre nos muestran alguna deficiencia en este sentido prescribimos los oligoelementos, minerales, vitaminas, folatos, etc., que consideramos necesarios para restablecer el equilibrio nutricional y dietético del paciente.

-Otro componente del Anti-Aging es la Ozonoterapia. Aunque ya hemos hablado de ella en las páginas de Discovery DSALUD, me gustaría que nos hablara de los beneficios de esta terapia.

-Pues seguramente poco podré añadir a lo que ustedes ya han publicado y sus lectores conocen pero creo que es interesante recordar algunos detalles. Por ejemplo, el hecho de que la formulación del ozono sea O3 significa que tiene una molécula de oxígeno más que el oxígeno, cuya formulación es O2. Por eso es una terapia muy efectiva en el tratamiento de todas las enfermedades que cursen con falta de oxigenación tisular, como úlceras, enfermedades cardiacas, diabetes, arteriosclerosis, etc., pero también en otras de tipo inmune como artritis, herpes, etc., ya que mejora la respuesta del sistema inmunitario. Además, el ozono es un potente antivírico, antifúngico y antimicrobiano por lo que su acción es beneficiosa en casos de infección.

-Entonces, ¿se utiliza el ozono para equilibrar el estrés oxidativo y el daño vascular causado por los radicales libres, responsables de nuestro envejecimiento?

-Sí. La terapia de ozono, combinada con la dieta y los suplementos necesarios, no sólo detiene el proceso de deterioro sino que previene el envejecimiento. Optativamente, la quelación se une al proceso terapéutico del Anti-Aging, como sueroterapia limpiadora de las toxinas y metales pesados que afectan negativamente al organismo provocando un engrosamiento de las paredes de las arterias y dificultando el paso de la sangre.

-De la quelación que usted menciona también hemos hablado en nuestras páginas. En concreto, hablamos de los impresionantes resultados que con ella está logrando el doctor Pérez Fernández.

-Pues imagino que mencionaría que esta terapia provoca el rejuvenecimiento de la estructura de los vasos sanguíneos, mejora la circulación en general, reduce los niveles de colesterol y la agregación plaquetaria, disminuye los triglicéridos, mejora el funcionamiento sensorial, alivia los síntomas del Alzheimer, mejora el síndrome de fatiga crónica, mejora la elasticidad de las arterias y bloquea el exceso de radicales libres, entre otras mejorías contrastadas que permite este tratamiento.

-¿Puede recordarnos en qué consiste?

-Con gusto. Consiste en algo tan sencillo como la introducción en el torrente sanguíneo de una sustancia quelante llamada EDTA que arrastra los metales pesados y otras toxinas y permite su eliminación del organismo. Pero también hemos comprobado que además de limpiar los vasos y mejorar la circulación ayuda a conseguir un buen equilibrio metabólico ya que componemos el suero quelante de acuerdo a las deficiencias nutricionales de cada paciente.

TRATAMIENTO PERSONALIZADO

-¿Y cuánto se tarda en hacer la terapia Anti-Aging?

-Pues eso depende de cada paciente, de su estado de salud, de las carencias o deficiencias que presente su organismo, etc. No le puedo dar una cifra en días.

-Pero lo que sí hay que tener en cuenta es que los resultados de algunas de las pruebas tardan varios días en obtenerse.

-Exacto. Algunas, como las genéticas, pueden tardar en torno a una semana. De otras tenemos los resultados de forma casi inmediata. En todo caso, el paciente puede aprovechar esos días para descansar en nuestra clínica o para aplicarse otros tratamientos.

-¿Los pacientes también pueden estar en régimen externo?

-Sí, sí, por supuesto. La terapia es para cualquier persona que la necesite o que quiera aprovecharse de sus beneficios. No hace falta que esté residiendo en nuestra clínica aunque, sinceramente, yo recomiendo que se queden unos días para relajarse y descansar.

Por lo que parece, técnicas como la terapia Anti-Aging nos acercan al sueño de la eterna juventud y permiten ir dejando atrás el hasta ahora irresoluble dilema “más años de vida sin calidad o calidad de vida sin añadir años”.

L. J.

Este reportaje aparece en
48
Marzo 2003
Ver número