Cómo tratar la psoriasis

 

La psoriasis es una afección crónica que produce descamación e inflamación de la piel. Actualmente se desconoce qué la causa y cómo, cuándo o en qué zona del cuerpo del afectado se va a producir un brote psoriásico. De ahí que no exista un tratamiento estandarizado y la forma más adecuada de aliviarla sea combinar distintos remedios con una correcta alimentación.

Nuestra piel es un complejo órgano que -entre otras funciones- regula la temperatura corporal, transmite estímulos de dolor o placer y actúa como barrera protectora impidiendo que determinadas sustancias penetren en el organismo, tanto las toxinas como los rayos perjudiciales del sol. Pero además es afectada por el viento, la sequedad ambiental, la mala alimentación, el estrés y los problemas psicológicos y emocionales. Todo lo cual puede favorecer la aparición de enfermedades como la psoriasis que, afortunadamente, hoy puede aliviarse gracias al desarrollo de diversas terapias y remedios naturales que superan los efectos secundarios de los tratamientos tradicionales.

¿QUÉ ES LA PSORIASIS?

La psoriasis está considerada una enfermedad crónica no contagiosa que produce descamación e inflamación y cuyo síntoma más habitual es la aparición en la piel de manchas o placas de tamaño variable, recubiertas de escamas (células muertas que se desprenden del cuerpo). Suele manifestarse entre los 15 y los 35 años pero también puede darse en niños y personas mayores. Esta enfermedad –que se calcula que afecta a un 2% de la población- no está considerada estrictamente hereditaria a pesar de lo cual sí parece transmitirse cierta predisposición a padecerla ya que un tercio de los afectados tiene antecedentes familiares. Ahora bien, además de esa predisposición genética la dolencia sólo parece si se dan otros factores como estrés psicológico, un traumatismo (heridas, golpes, quemaduras solares, etc.), cambios hormonales, consumo excesivo de alcohol o tabaco, o tener sobrepeso, entre otras posibilidades.

Lo cierto es que se desconoce qué causa la psoriasis y por eso no existe aún un tratamiento estándar si bien distintas medicinas, cremas y terapias pueden hacer desaparecer temporalmente los síntomas. Además es una enfermedad caprichosa que puede desaparecer durante largas temporadas –incluso años- y volver a aparecer en los mismos u otros sitios del cuerpo.

Eso sí, cada persona afectada tiene su particular psoriasis y lo que le va bien a una puede que no sirva para otra o que sólo sirva alguna vez.

¿CÓMO SE TRATA?

Para tratar los distintos tipos de psoriasis existe un amplio abanico de tratamientos. Algunos son efectivos para mucha gente pero ninguno lo es para todo el mundo. Además, la psoriasis requiere constancia en el tratamiento y, en muchas ocasiones, deben combinarse o alternarse distintas fórmulas.

Tradicionalmente la psoriasis se ha tratado con cremas de corticoides repletas de conservantes con inevitables efectos secundarios perjudiciales como pérdida de grosor y debilitamiento de la piel, entre otros. Se ha observado que muchos pacientes reaccionan a los conservantes que contienen las cremas corporales en vez de reaccionar a los principios activos, algo que dificulta e, incluso, impide su mejoría.

Y aunque siguen siendo escasas las alternativas naturales a esas cremas con corticoides o esteroides las investigaciones llevadas a cabo últimamente dan como resultado la comercialización de productos de uso tópico que mitigan, en mayor o menor medida, los síntomas de esta enfermedad. Son los casos de Blue Cap de Laboratorios Catálisis y Allergenics de Laboratorios Evicro.

No obstante, los expertos advierten que patologías como la psoriasis no se curan únicamente con cremas aunque puedan hacer mucho por aliviar su sintomatología. Son pues una alternativa natural excelente.

Por otro lado, una alternativa interesante para el tratamiento de la psoriasis –y también del acné, el herpes y otras enfermedades de la piel- es el Recuperador Electrónico de Indiba con el que se han obtenido excelentes resultados (vea los números 22 y 27 de la revista).

En cualquier caso, es importante recordar que, se opte por el remedio que se opte, hay que ser constante en el tratamiento y vigilar la dieta ya que una deficiente o desequilibrada alimentación puede ser el origen de diversos problemas de la piel.

VIGILE LA ALIMENTACIÓN

Piense que la dieta tiene una influencia fundamental sobre el estado de la piel, máxime si tiene algún problema. En ese caso es precisa una alimentación exenta de toxinas y baja en proteínas. Los expertos señalan que también habrá que eliminar todo alimento con grasa saturada y suprimir las bebidas gaseosas, las de cola, el café, el tabaco, el alcohol, el cerdo, el marisco, los picantes y los lácteos. Es además aconsejable consumir alimentos ricos en antioxidantes como frutas, verduras, cereales integrales, semillas, etc., ya que, además, son una excelente fuente de fibra dietética, fundamental para evitar el estreñimiento. Y es que cuando la comida permanece demasiado tiempo en el intestino se produce una acumulación de toxinas. Por el contrario, su correcta y rápida eliminación permite mejorar la psoriasis y cualquier enfermedad de la piel.

Además, para ayudar al cuerpo a combatir la psoriasis es imprescindible que le aportemos una cantidad suficiente de agua: al menos 2 litros y medio al día. Y no puede sustituirse por sodas, colas, refrescos, zumos o infusiones: debe ser agua.

Sepa, por otra parte, que según algunos expertos la psoriasis podría ser causada por la alergia o intolerancia a algún alimento. De ahí que sugiramos a quienes padezcan este problema la realización de un análisis de intolerancia alimentaria porque la eliminación del producto de su dieta podría resolver el problema. Y compruebe también que esa intolerancia no se la produzca algún fármaco que tome habitualmente o bien algún producto de belleza corporal o uno de limpieza.

LA INFLUENCIA DE LAS EMOCIONES

Sepa también que son cada vez más los especialistas que piensan que el origen de esta afección está en el interior de la persona y que la piel no sería sino el espejo en el que se reflejan los conflictos interiores por lo que todo intento de curación fracasará si no se presta atención a la situación global de quien la padece. Es más, según estos expertos es un hecho que las lesiones provocadas por la psoriasis aumentan o disminuyen según el estado emocional, físico y psíquico del enfermo. Consecuentemente, un tratamiento eficaz para la psoriasis sería buscar la tranquilidad e intentar lograr la armonía interior.

L. J.
 

Este reportaje aparece en
53
Septiembre 2003
Ver número